Siempre sí…

Punto de Vista

 

Por Jesús Michel Narváez

 

Durante 10 días, el jefe del gobierno capitalino, insistió en que el agua que reciben los vecinos de cuando menos 9 colonias en la Alcaldía Benito Juárez, no estaba contaminada.

Incluso, desdeñó a los vecinos y acusó que se trataba de una maniobra política. El tiempo lo desmiente como lo hizo el jefe de la banda… presidencial que reconoció ignorar las causas de la probable contaminación. Según información del Sistema de Aguas de la CdMx, en dos semanas habrá agua “limpia, pura y potable” en la zona afectada. Nadie explicó que con el cierre del pozo Alfonso XIII, las llaves de cocinas, baños y zonas de lavado, no arrojan una sola gota. La presencia del ejército con el Plan DN-III, ha solventado la escasez sin cumplir con el consumo normal.

Hay que señalar que desde el viernes instaló una planta potabilizadora con capacidad de 5 mil litros por hora y, además, entregó garrafones con agua purificada. Y cómo no, hicieron acto de presencia sujetos que vestían el chaleco de Morena. Se trató de decirle a los vecinos “aquí estamos para atender sus necesidades”. Falso. Aprovechan -porque siguen ahí- la oportunidad para repartir propaganda en favor de la candidata Leticia Esther Varela, a quien los vecinos no conocen ni en foto.

Pese a las negativas del gobernador capitalino, ayer recibió otro balde de agua. En conferencia de prensa, el director de Pemex Logística, Javier Emiliano González, reconoció que el contaminante del agua es una mezcla de diferentes aceites y otros componentes degradados.

“Petróleos Mexicanos ha realizado nuevas pruebas, determinando la presencia de una mezcla de diferentes aceites y otros componentes degradados, confirmando que se trata de una sustancia perteneciente a la familia de los aceites y los lubricantes”, señaló. Y agregó: “Para llegar a dicha conclusión, tuvieron que hacerse estudios minuciosos que evidencian la bajísima concentración de ese compuesto en el agua, indetectable en las primeras pruebas”.

Eso sí, ante los medios, aprovechó la oportunidad para descartar que el ducto de Pemex, que se ubica a 500 metros del poco cerrado, no registra fisura, filtración o toma clandestina.

Tratando de lavarse el rostro, Martí Batres, quien también estaba presente en la conferencia confirmó que después de realizar diversos estudios y análisis de particulares, universidades, instancias oficiales y laboratorios de alta especialización, se puede afirmar que el agua que se distribuye en esa zona no representa riesgos graves para la salud de la población.

¿Qué quiere?… ¿ver hospitales saturados por las infecciones?

Además, ignoró la declaración del empleado de Pemex en torno a que se hicieron “estudios minuciosos” para llegar a la conclusión, algo que no se practicó en los otros e incluso la UNAM informó que el solicitante del análisis no mencionó hidrocarburos.

La verdad es que el agua sí está contaminada y a los vecinos les asiste la razón.

E-mail: jesusmichelmp@hotmail.com, Facebook Jesus Michel, X @misionpolitica y en Misión, Periodismo sin Regaños martes y jueves de 16 a 17 horas por Radio Cañón en el 760 de amplitud modulada

 

Acerca de misionpo 37590 Articles
Noticias nacionales e internacionales. Investigación y reflexión política.