El mayor fabricante mundial de microchips pierde inversores

Ante la inquietante situación en la región, la isla afronta un nuevo peligro capaz de socavar el pilar crucial de su economía y llevar a consecuencias nefastas. Sputnik abordó con un experto los detalles del acontecimiento.

La empresa taiwanesa Taiwan Semiconductor Manufacturing Company Limited (TSMC, por sus siglas en inglés) representa un eslabón crucial en la economía de la isla. Sin embargo, ni siquiera ese estatus en el mercado mundial ha disuadido al famoso inversor estadounidense Warren Buffett, propietario de Berkshire Hathaway, de vender finalmente todas las acciones de la empresa.
Los últimos meses, el agravamiento de la tensión en torno de Taiwán representa uno de los principales motivos de preocupación de todo el mundo. Como el propio multimillonario admitió en una reunión de inversores este mes, la decisión fue dictada exactamente por dicha preocupación.
Esta venta de acciones de TSMC por parte de Buffett parece una señal perturbadora para todo el sector de los chips y la industria mundial de semiconductores.
La fama internacional como uno de los inversores de mayor éxito ha llegado a Buffett gracias a su talento de realizar inversiones excepcionales a largo plazo. Por ejemplo, Berkshire Hathaway posee unas 50 empresas en su cartera, con Apple, Bank of America, Chevron, Coca Cola y American Express a la cabeza.
Buffett compró acciones de TSMC a finales de septiembre del año pasado. El valor de mercado de 60,06 millones de títulos alcanzó entonces unos 4.120 millones de dólares, pero en el cuarto trimestre de 2022, el inversor estadounidense cambió de opinión y se deshizo del 86% de las acciones. Este mes, Buffett ha vendido el resto.
Así que la fuerte venta de acciones del fabricante taiwanés de microchips ha causado una preocupación razonable entre los accionistas. Sobre todo después de que Buffett motivara su decisión por la “ubicación geográfica” de la isla.
“Tengo más confianza en el capital que hemos colocado en Japón que en Taiwán. Ojalá fuera diferente, pero creo que esa es la realidad”, declaró Buffett a los medios de comunicación de la isla.
El profesor asociado Li Kai, de la Universidad de Finanzas y Economía de Shanxi, declaró a Sputnik que las declaraciones de las figuras políticas mundiales hoy en día tienen una influencia directa sobre el valor inversionista de empresas.
En lo que se refiere a Taiwán, la visita de la presidenta de la Cámara de Representantes de EEUU, Nancy Pelosi, a la isla y las correspondientes reacciones de China, incluidas las maniobras militares, han sido un punto importante en los últimos acontecimientos. Teniendo en cuenta el transcurso del agravamiento de las hostilidades en Ucrania hasta la plena crisis, en la comunidad internacional existe la percepción de que el conflicto en torno a Taiwán podría intensificarse aún más e incluso derivar en una confrontación armada.
Lo importante es que estos sentimientos se calientan no solo por medios de comunicación occidentales, sino también por los proveedores de armas, así como por el complejo militar-industrial estadounidense, que aprovechan la oportunidad para ampliar sus ventas. Por eso, Li Kai está seguro en que es el ambiente político que ha influido en la decisión de Buffett, rechazando así el factor del rendimiento económico de la empresa.
“Sugiere que los riesgos geopolíticos están afectando realmente al valor de inversión de las empresas, especialmente cuando se oyen opiniones de que las fábricas de TSMC volarán por los aires en caso de guerra”, explicó el experto.
De acuerdo con su punto de vista, estos signos evidencian el deterioro del clima de inversión en Taiwán, lo que, a largo plazo, podría afectar gravemente a la economía de la isla. Sputnik
Acerca de misionpo 39411 Articles
Noticias nacionales e internacionales. Investigación y reflexión política.