En su intento de perjudicar a la economía rusa, Europa pagará “un precio sorprendentemente alto”

Aunque Occidente se esfuerza por encontrar algunas pruebas del agotamiento de la economía rusa debido a la operación militar y las sanciones impuestas, hay muchos indicios de que el deseo de los críticos de Rusia se vuelve contra ellos mismos.
Un artículo del periódico japonés Daily Shincho recuerda cómo los medios occidentales intentaron aprovechar el formato reducido del desfile del Día de la Victoria en Moscú, pero prefirieron ignorar que ese mismo año se inauguró en Moscú la línea de metro más larga del mundo, lo que requirió una inversión financiera mucho mayor que la emblemática conmemoración.
Ante esta discrepancia, la publicación resalta que la economía rusa obviamente mantiene su resiliencia. El artículo destaca perspectivas de producción futura ventajosas, junto con el índice de actividad empresarial del S&P Global que para Rusia fue muy intenso con un umbral que estuvo por encima de 50 puntos por duodécimo mes consecutivo. Al mismo tiempo, los pronósticos de producción futura alcanzaron su máximo por segunda vez en los últimos cuatro años.
Varios países del mundo optaron por continuar negocios beneficiosos con Rusia en lugar de sumarse a las sanciones occidentales que ahora dañan a los que las impusieron. Ejemplos claves constituyen China y la India, que aumentaron sus importaciones del país euroasiático y representaron casi el 45% de sus ganancias el año pasado, de acuerdo con el Instituto Peterson estadounidense.
La falla grave en términos de la eficacia de las restricciones económicas bajo los que está sometida Rusia es reconocida por una cantidad de instituciones extranjeras. El Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales de EEUU admitió en su informe que “las efímeras esperanzas de un colapso de la economía rusa provocado por las sanciones se han visto disipadas por la recuperación de las instituciones financieras y el tipo de cambio de la moneda rusa”.
Al mismo tiempo, Europa ya tiene que afrontar las consecuencias de sus decisiones, ya que al imponer restricciones, se han reducido notablemente sus propias oportunidades para el desarrollo. Sucede mientras la estrategia elegida de la destrucción total de la economía rusa mediante las herramientas de presión económicas y financieras “ha fracasado totalmente”.
El tope de precios a los recursos energéticos solo ha estallado una grave crisis de energía en Europa, obligando a sus países a buscar en todas partes gas licuado para comprar. La publicación destaca que el invierno de 2022 ha sido el más templado en la historia de las observaciones, lo cual fue uno de los factores salvadores para el continente europeo y advierte de la alta probabilidad de que el invierno de este año agrave el estado de cosas para los europeos.
Mientras tanto, el Fondo Monetario Internacional prevé que la economía rusa crezca un 0,7% este año, lo que representará un mejor resultado en comparación con Alemania y el Reino Unido, que se contraerán un 0,3%, destaca el texto. Entre los Estados desarrollados de la Unión Europa, Alemania se ve como uno de los más afectados por sus propias decisiones y tiene que enfrentarse en marzo con la caída de la producción industrial a un 3,4% intermensual, lo cual es un indicador sustancialmente más alto de lo esperado, destaca el medio.
“Con un crecimiento negativo en el cuarto trimestre del año pasado, la posibilidad de una recesión en Alemania es cada vez más real”, profundiza el artículo.
Acerca de misionpo 39308 Articles
Noticias nacionales e internacionales. Investigación y reflexión política.