Con los cazas F-39 Gripen Brasil se une a la élite mundial de fabricantes aeronáuticos

Con la inauguración de una nueva línea de producción de los aviones de combate F-39 Gripen, Brasil “demuestra su capacidad de modernizar su Fuerza Aérea con el caza más avanzado de toda la región”, explicó a Sputnik el analista argentino en temas de Defensa Juan José Roldán.
El experto recordó que, en efecto, el acuerdo entre el Gobierno brasileño y la empresa sueca Saab y la brasileña Embraer permitirá que el país produzca en su totalidad 15 de las 36 aeronaves que serán adquiridas por el gigante suramericano. Si bien estos aviones cuentan con partes hechas en Brasil y otras en el exterior, el país suramericano comenzará a participar en las fases de desarrollo, producción y pruebas, convirtiéndose en uno de los pocos países del mundo que fabrican cazas avanzados.
Hasta ahora, Brasil producía únicamente la sección frontal del fuselaje, el cono de cola y los frenos aerodinámicos de estos aviones, que luego eran enviados a Suecia para su montaje final. La nueva línea de producción permitirá realizar dicho montaje directamente en Sao Paulo, donde también se llevarán a cabo las pruebas de fábrica de estas aeronaves.
Roldán considera que el F-39 Gripen será el caza más avanzado en propiedad de países suramericanos. “Lo único comparable podrían ser los F-16 (estadounidenses) que tiene Chile, pero ya tienen sus años”, acotó.

Otro caza de nivel avanzado que actualmente está en servicio en el continente latinoamericano es el Su-30MK2 de la Fuerza Aérea de Venezuela. Hasta la aparición de los Gripen en los cielos de Brasil, estos cazas de producción rusa eran la cúspide de la aviación de combate en el continente.

El experto valoró además que el acuerdo no quedaría únicamente en la fabricación de los 15 aviones, ya que se trata de un programa de un total de 4.500 millones de dólares que, además de dotar a Brasil de 36 nuevos aviones a partir de 2025, también transfiere tecnología y conocimiento de la sueca Saab al país suramericano. De hecho, la sede de Sao Paulo es la única que tiene la firma europea en el extranjero.
Si bien el primer acuerdo habla de 36 aeronaves que se sumarán a la flota brasileña, Roldán señaló que, de acuerdo a informaciones del Ministerio de Defensa, el país suramericano podría adquirir cuatro más próximamente y hasta evaluar la compra de un lote adicional de 30 aviones más.

“Esto demuestra que Brasil tiene la capacidad de llevar políticas de Estado en materia de Defensa”, valoró el experto argentino, recordando que el acuerdo con Saab comenzó a gestarse durante el último Gobierno de Luiz Inacio Lula da Silva, sin ser interrumpido por la Administración de Jair Bolsonaro (2018-2022).

Para Roldán, una de las claves del acuerdo es la perspectiva a futuro que se abre para Brasil en materia de fabricación de aviones de combate. En ese sentido, especuló con que el país suramericano podría aumentar paulatinamente la cantidad de componentes hechos localmente, aprovechando su nuevo know how y convirtiéndose en una referencia para exportar estos modelos a otros países de la región.
En ese sentido, mencionó a Argentina y Colombia como dos de los vecinos de Brasil que se encuentran en pleno proceso de renovación de aviones de combate. Mientras Colombia busca renovar su flota de aviones Kfir, Argentina sigue estudiando ofertas para sustituir a sus viejos Mirage franceses.
“Tener el taller al lado abarata costos”, valoró el analista, señalando que la expansión en América Latina con una nueva línea de montaje en suelo brasileño parece ser uno de los objetivos de Saab.
Aun así, la fabricación de Gripen brasileños para el mercado argentino podría ser complicada, ya que los aviones de diseño sueco mantienen algunos componentes fabricados por el Reino Unido, que no autoriza vender sus componentes al Estado argentino desde la Guerra de Malvinas de 1982. Sputnik
Acerca de misionpo 39290 Articles
Noticias nacionales e internacionales. Investigación y reflexión política.