Cartel del Ganso

Yo Campesino

 

 

  •      Desde Palacio Nacional se Controlan los Saqueos al Presupuesto y se Protege a Criminales

 

MIGUEL A. ROCHA VALENCIA

 

Toda esta discusión sobre si en México se produce el fentanilo tiene varias aristas sospechosas por decir lo menos donde hay un fondo financiero, compra de lealtades, protecciones y complicidades, donde ahora hasta los marinos le entraron al baile para defender el discurso del ganso y consolidar la teórica injerencia de Estados Unidos en territorio nacional, a lo cual se suma el financiamiento a entidades privadas especialmente relacionadas a la transparencia y molestan al patrón.

 

Nada más de entrada en una mañanera a mediados de abril, el propio secretario de la Defensa Nacional reconoció que en México existen laboratorios donde se transforma la materia prima para generar “pastas” precursoras de grajeas de fentanilo, es decir, se reconoció que aquí se fabrican y se señaló al territorio sinaloense denominado por el cártel que encabezan los chapos desde donde se exportan hacia la unión americana.

 

Simultáneamente se revelaron las rutas asiáticas de los precursores del veneno hacia América por Alaska, Canadá, Estados Unidos y México, señaladamente los puertos de Lázaro Cárdenas y Manzanillo por donde también ingresan los precursores de metanfetaminas fabricadas en la costa del Pacífico, esa que dominan gobernadores emanados de Morena y que es “protegida” incluyendo sus aduanas por la secretaría de Marina a cargo del almirante y excontralor José Rafael Ojeda Durán.

 

Coincidentemente es don Rafael Ojeda quien en la mañanera del jueves salió a desmentir un reportaje que habla del tema, se le fue a la yugular en un tono ofensivo a un periodista (Ciro Gómez) por mentiroso y sostuvo contra toda evidencia que, en México, como dice el profeta su patrón y cómplice, no se produce fentanilo. Insisto a pesar de las pruebas presentadas con todo y video por su contraparte de Sedena, el entorchado general Luis Crescencio Sandoval.

 

Pero más allá de esa discusión que distrae la atención, subyacen un par de hechos, uno probable y que incluso sospechan en el exterior del país y el otro que explicaría la presunta sumisión de los militares para seguirle el juego mentiroso al peje.

 

Primero, Estados Unidos reclama a los hermanos Guzmán, los hijos del Chapo en extradición para ser juzgados por sus crímenes incluyendo la exportación de fentanilo, acción que el mesías tropical no está dispuesto a cumplir pues se dice y de eso hay muchas evidencias, que él mismo protege al cártel de Sinaloa y que incluso desde ahí sale o emanó mucho dinero “negro” para sostener sus campañas de varios lustros.

 

Recordemos que uno de los bancos donde recibía contribuciones (HSBC) fue sancionado internacionalmente con muchos miles de millones de dólares por probarse lavado de dinero y por eso razón también a Banorte donde también recibía contribuciones aparte de los “diezmos” que le entregaban en efectivo como los de Delfina Gómez y otros muchos, incluyendo algunos que aún siguen regenteando los despojos del PRD y han confesado que sí ordeñaban a los empleados para darle dinero al machuchón tabasqueño.

 

La protección al crimen organizado en general se da en el sexenio donde a pesar de no haber guerra, los asesinatos se suman todos los días para alcanzar cifras históricas que superan las del odiado enemigo Calderón. A 54 meses del gobierno, el Michoacano sumaba 80 mil 686 difuntos; Enrique Peña Nieto, 102 mil 400 y el profeta ya tiene en su cuenta 153 mil muertes violentas. Las cifras son a marzo.

 

Pero también está la otra vertiente: la del dinero, concesiones, negocios y “regalitos”. Para empezar ya lo sabemos, los militares en conjunto controlan más de 500 mil millones de pesos presupuestales entre asignaciones nominales, compra o renovación de equipos y armamento, ministraciones de la Guardia Nacional y pagos de “servicios” como cuidar instalaciones que requieren seguridad nacional, combate al huachicol (aunque siga creciendo), custodiar y transportar hidrocarburos, carreteras, construir y administrar ferrocarriles y aeropuertos y administrar “nada más”, las aduanas.

 

Tendrán de regalo de fin de año su propia línea aérea y lo que construyen será de ellos. Lo administrarán como propio para “pagarse” salarios y pensiones, en tanto, reciben sueldos adicionales con cargo a presupuesto.

 

Pero lo nuevo son los fideicomisos militares que engordan de manera progresiva e instantánea como los de Marina que no tenían ni uno y hoy cuenta con un fondo superior a los 25 mil 217 millones, sin aclarar por supuesto, si ahí está el dinero que tenía el de la antigua administración de Aduanas que hoy están bajo su tutela. A la mejor por eso el calor con que el almirante secretario defendió la posición del tlatoani tabasqueño. Aquí no se fabrica fentanilo.

 

Los otros, los de verde además de “tooooodo” lo que ya tienen vieron crecer sus fideicomisos ya que, según el informe trimestral de la propia Secretaría de Hacienda, la Sedena tiene cinco fondos con cerca de 110 mil millones de pesos. Al cierre de 2022 “sólo tenía” 22 mil millones, es decir que en un año creció casi cinco veces.  

 

Es decir, dinero a manos llenas, con eso se compra el honor militar y la fidelidad hasta la ignominia de caer en la mentira burda y desmentirse unos a otros con tal de quedar bien y obvio, les den más. Todo eso sólo podría tener un fondo de corrupción y muy malas intenciones del caudillo de Tepetitán, no hay duda. Lástima por los marinos, no eran así.

Acerca de misionpo 39277 Articles
Noticias nacionales e internacionales. Investigación y reflexión política.