San Miguel Arcángel Disfrutó del Mariachi y… fue Agradecido 

*Sí, por el Segundo Concurso Estatal y por los Fondos Para su Parroquia

*Hoy se observan los avances: el Patio Antes de Tierra ya es de Adoquín

*Se Logró con Música Mexicana, en las Voces Nada Menos que de los Mariachis

*Allá en Ixmiquilpan, Hidalgo, Donde Músicos Consolidados y Hasta Niños Concursaron

*Triunfó el “Mariachi Juvenil Mi País”, que Cuenta con Tres Mujeres en el Violín

*La Sorpresa: Escuchar la Espectacular voz de Luis Alfredo Jiménez, sí Nieto de José Alfredo 

SUSANA VEGA LÓPEZ,

Enviada

IXMIQUILPAN, Hgo.-  La música, la cultura, la artesanía, la gastronomía y la fe se unieron en un solo lugar: Panales, donde se realizó el segundo Concurso Estatal del Mariachi San Miguel Arcángel con el propósito de recaudar fondos para continuar con la obra en torno a la Parroquia de San Miguel Arcángel, una de las 50 que tiene la diócesis, en Tula, que comprende 28 municipios de Hidalgo.

El 21 de octubre fue un día para disfrutar, para cantar, para convivir, para alegrarse y, al mismo tiempo, para cooperar con los arreglos del templo a San Miguel Arcángel, que poco a poco luce mejor pues su patio -antes de tierra, ahora de adoquín- se debe concluir, señaló el presidente del Comité Organizador de dicho concurso, José Jared Hernández.

Aquí se cantó música ranchera, mexicana, tradicional, y se tocaron algunas piezas clásicas e instrumentales. La fiesta comenzó con el “Mariachi Juvenil Mi País” que llamó la atención porque sus integrantes, la mayoría, son jóvenes -incluso menores de edad- donde resaltan tres mujeres en los violines. Ellos fueron los ganadores del primer concurso.  Luego de interpretar “El Son de la Negra”, acompañaron a Darling, una adolescente de 13 años que promete mucho; después subió al escenario Luis Alfredo Jiménez quien hizo gala de una voz espectacular, digna del nieto de José Alfredo Jiménez.

Después siguieron los mariachis concursantes: “Sol de América”, de Tezontepec; “Luceros de mi Tierra”, de San Antonio Zaragoza; “Nuevo Amanecer”, de Ixmiquilpan, y; “Premier de América”, de Tulancingo; éste último ganador del concurso. Cerró la fiesta el “Mariachi Gallos de México”.

Los músicos interpretaron a los grandes compositores como José Alfredo Jiménez. Y en este sentido, su nieto, Luis Alfredo Jiménez, quien cantó algunos de sus éxitos y actuó como juez, reconoce que en nuestro país han existido grandes compositores como Juan Gabriel, Armando Manzanero, Joan Sebastian, Agustín Lara…

LA “PAYOLA” SIGUE 

EN SU APOGEO

Entrevistado al final de su actuación, Luis Alfredo recordó que su abuelo ya va a cumplir 49 años de muerto “y, con todo respeto, nadie lo ha podido igualar. Es muy complicado tener un éxito y José Alfredo tiene 100 clásicas; compuso 240 canciones”.

Comentó que, en México, en casi todas las fiestas, hay mariachi “bueno, bonito y barato, pero la televisión, la radio, no quiere tocar al mariachi, y si lo toca, se debe pagar la payola (un incentivo económico)”, se quejó. “Lo bueno es que ya existen las redes sociales y por eso es que nos damos a conocer. Cuando tocamos puertas siempre piden ‘payola’, aunque no seas consagrado”.  

Señaló que tiene su material, sus canciones, en Spotify y otras plataformas. “Tengo 20 canciones arriba y ahora ha pegado una canción que se llama ‘Mi Guanajuato’. Hice una que se llama ‘Te vas al Diablo’ con arreglo de Luis Martínez, del mariachi Nuevo Tecalitlán, y hemos interpretado canciones inéditas”.

Reconoció que en otros países se valora mucho más al mariachi. “Hay mariachis muy pequeños, de 6 o 7 integrantes y a la gente le gusta, ahora imagínate si tuvieran, como aquí, a uno de doce o trece elementos… pues se volverían locos allá”.

-¿Te ha dado por la composición?

-Sí lo he intentado, pero siento que me ando pirateando una canción de mi abuelito (risas) y, aparte, mi esposa no me ha hecho sufrir tanto como para escribir.

-¿Qué tanto pesa el nombre de José Alfredo Jiménez?

-No lo veo como un peso, lo veo como un privilegio. Hay personas que, en las redes, me han dicho que me cuelgo del nombre, y yo les digo: si tu papá fuera abogado, ¿tú no lo serías?, o estás destinado al fracaso porque no quieres ser abogado porque tu papá fue muy bueno, pues nooo… hay que continuar con el legado. Por eso me puse “El Nieto del Rey”… tal vez en un futuro lo tendré que cambiar porque ya estaré muy grandecito para ser el nieto. Lo que sí es que llevo con mucho orgullo el apellido Jiménez.

LOS MARIACHIS 

CALLARON

Consideró que a José Alfredo se le canta diario en todo el país y dijo que no se puede perder el legado. “No me imagino conquistando a una mujer con una canción de reguetón; en cambio, con mariachi, ¡hasta el suegro abre la puerta!”.

Cabe mencionar que cuando Luis Alfredo interpretó “Ella”, cambió una línea de la letra. En este sentido recordó que de José Alfredo Gutiérrez Medel escuchó la frase que dice “y se fue para siempre”. Y acotó: “Era la original, así la estrenó mi abuelo en Guadalajara… aunque finalmente se decidió por la de ‘y los mariachis callaron’”.

Mientras, guitarras, vihuela, guitarrón, violines, trompetas, y, en algunos casos, arpa, se hicieron escuchar; se coordinaron para sonar fuerte, para competir y ganar el Concurso del mejor mariachi del Estado.

En Ixmiquilpan, uno de los 84 que conforman el estado de Hidalgo, más del 36 por ciento de la población conserva sus lenguas. Aquí se habla el hñahñú, tepehua, náhuatl y otomí en comunidades, rancherías y la ciudad donde se conserva su identidad, su cultura, su lengua, su atuendo, con su sombrero de tornillo, su ayate de ixtle, su huarache, sus bordados, comentó a Misión Política, el párroco José David Botello Uribe.

Precisó que el 29 de septiembre celebran a San Miguel Arcángel en la comunidad de Panales, en el Convento-iglesia del centro, y en San Angelito.

Una fiesta artístico-cultural realizada en un ambiente sano, amigable, familiar en beneficio de esta capilla, que comenzó a construirse en 1864, a iniciativa de Doña María Anacleta Corona y su esposo Don José Pérez, y que se concluyó el uno de noviembre de 1870, en el corazón del Valle del Mezquital, en el municipio de Ixmiquilpan, que cuenta con casi 100 mil habitantes, según el último censo del INEGI de 2020.

TEJIDOS 

ARTESANALES

En esta fiesta también hubo expo-venta de artesanías. Platicamos con Margarita de Casablanca, artesana que trabaja el ixtle de lechuguilla -un elemento 100 por ciento natural- muestra, orgullosa, su trabajo. Dice que la comunidad tiene reforestada varias hectáreas. Cosechan, sacan, cortan, tallan y trabajan el ixtle para elaborar sus artesanías.

“Nosotros nos las ingeniamos, aprendimos de una señora que nos ayudó, primero, a hacer escobetillas y, después, otras manualidades: aretes, collares y artículos decorativos donde estampamos los pajaritos, que caracterizan a la región”.

Más allá estaba, teje y teje tiras de palma, la señora García Hernández. Afirma que siempre sale con su material (hilo de cáñamo, aguja, tijeras y la palma), y aprovecha cualquier momento para mover sus manos y dar forma a lo que más le gusta hacer: sombreros y abanicos.

“Primero se hierve la palma, se pone a secar una semana y a la siguiente la hago tiritas para poderla tejer; algunos tramos los entintamos para poner color”. Después de dos días de labor, debe coser a mano su artesanía. “Es todo a mano, no hay máquina. A mis muchachos les di sus estudios de este trabajo, de eso me mantengo. Salgo a los eventos que me invitan.”

Recuerda que se vio en la necesidad de tejer porque no le fue bien en el matrimonio y debía sacar adelante a los hijos. “Tenía que mantenerlos, darles estudios, y esto me ayudó. Desde chica veía a mi mamá trabajar, pero nunca me interesó… pero la necesidad me llevó a aprender a tejer y, pues dije, si ya sé tejer, ¿será mucho aprender a coser?, y pues, aprendí porque mi mamá no me va a durar toda la vida. Mis hijas ya siguen la tradición.” El precio de los sombreros varía: 120 pesos, los de niño; 250, 300, 350 para adultos, “depende del tamaño”, dijo.

Isaura Gutiérrez Santos, de San Nicolás Ixmiquilpan, borda desde niña. “Me enseñó mi mamá. Es bordado pepenado”. Se borda en manta, cuadrillé con cocolitos, con pajaritos… “Tenemos un mostrario para las blusas, caminos de mesa, servilletas”, explica.

En Hidalgo, el concurso de mariachi va a continuar año con año. Vale la pena asistir, comprar alguna artesanía y, al mismo tiempo, ayudar.

 

Acerca de misionpo 25997 Articles
Noticias nacionales e internacionales. Investigación y reflexión política.