No me digan que la ley es la ley…

Punto de Vista

 

No me digan que la ley es la ley…

 

Por Jesús Michel Narváez

 

En un mensaje dirigido a los ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, el pasado 6 de julio, el presidente López expresó:

“Que no me vengan a mí con que la ley es la ley, que no vengan con ese cuento de que la ley es la ley. No, lo que se va a demostrar es si son abogados que defienden el interés público o son abogados patronales, empresariales”.

Hoy seguramente está preparado para repetirlo, aumentarlo y salirse con la suya.

Existe una sentencia del Tribunal Federal Electoral en la que se multa con 4.5 millones de pesos a Delfina Gómez por autorizar la retención de salarios a trabajadores del ayuntamiento de Texcoco cuando fungió como presidenta municipal, entre 2012-2015, que fueron utilizados con fines políticos.

La Ley General en Materia de Delitos Electorales, reformada el 27 de junio de 2014, establece en su artículo 11:

Se impondrán de doscientos a cuatrocientos días multa y prisión de dos a nueve años,

al servidor público que:

  1. Coaccione o amenace a sus subordinados para que participen en eventos proselitistas de

precampaña o campaña, para que voten o se abstengan de votar por un candidato, partido

político o coalición;

  1. Condicione la prestación de un servicio público, el cumplimiento de programas

gubernamentales, el otorgamiento de concesiones, permisos, licencias, autorizaciones,

franquicias, exenciones o la realización de obras públicas, en el ámbito de su competencia, a

la emisión del sufragio en favor de un precandidato, candidato, partido político o coalición; a la

abstención del ejercicio del derecho de voto o al compromiso de no votar a favor de un

precandidato, candidato, partido o coalición.

Si el condicionamiento del programa gubernamental, se realiza utilizando programas de

naturaleza social, se aumentará hasta un tercio de la pena prevista en este artículo;

III. Destine, utilice o permita la utilización, de manera ilegal de fondos, bienes o servicios que

tenga a su disposición, en virtud de su cargo, al apoyo o al perjuicio de un precandidato,

partido político, coalición, agrupación política o candidato, sin perjuicio de las penas que puedan

corresponder por el delito de peculado;

  1. Proporcione apoyo o preste algún servicio a un precandidato, partido político, coalición,

agrupación política o candidato, sea que lo haga por sí mismo o a través de sus subordinados, en

sus horarios de labores;

  1. Solicite a sus subordinados, por cualquier medio, aportaciones de dinero o en especie

para apoyar a un precandidato, candidato, partido político, coalición o agrupación política, o

  1. Se abstenga de entregar o niegue, sin causa justificada, la información que le sea solicitada

por la autoridad electoral competente, relacionada con funciones de fiscalización.

Por lo menos los incisos I, III, IV y V, se aplican a la actuación de Delfina Gómez Álvarez cuando fungió como presidenta municipal de Texcoco.

Dentro del marco legal, si bien es cierto la todavía secretaria de Educación Pública no perdió sus derechos políticos al no estar bajo proceso o sentenciada, la distancia entre tenerlos y no, es muy corta.

Los magistrados del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación tienen sobre sus espaldas la responsabilidad de cumplir uy hacer cumplir la constitución y las leyes de que ella emanen. La General en Materia de Delitos Electorales, encuadra en el comprobado delito cometido por la alcaldesa.

Y una multa, con todo respeto para los magistrados, no es suficiente cuando la burla es abierta, descarada y cínica impulsada desde Palacio Nacional por el Presidente de la República.

El Instituto Nacional Electoral se encuentra en posibilidad de negar el registro cuando lo solicite para ser candidata de Morena y adláteres al gobierno del Estado de México a fin de participar en los comicios del próximo junio.

Si los ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación no se amedrentaron -dos sí- ante la amenaza presidencial, los magistrados deberán seguir el ejemplo y tomar el toro por los cuernos y no imitar a Luis Procuna que prefería la “graciosa huida” antes de ser corneado por el astado.

Más allá de que actúen quienes tengan que hacerlo, la nominación de Delfina Gómez es una afrenta para la legalidad y la democracia. ¿Se puede tener la conciencia tranquila cuando el Presidente y su pandilla avalan delitos electorales contenidos en la Constitución y la Ley secundaria?

Se escucha, se ve, se lee: “El cinismo, el engaño, la mentira y el robo están presentes”.

E-mail: jesusmichelmp@hotmail.com, Twitter: @misionpolitica, Facebook: Jesús Michel y en Misión, Periodismo sin Regaños martes y jueves de 16 a 17 horas por el 760 de Amplitud Modulada

 

Acerca de misionpo 38546 Articles
Noticias nacionales e internacionales. Investigación y reflexión política.