Y no es de Oposición

Punto de Vista

Por Jesús Michel Narváez

Cuando la realidad, esa terca realidad demuestra que no son culpas del pasado sino del presente y seguramente del futuro, se advierte que no importa pertenecer al partido que por ese solo hecho santifica.

Durante un lustro, Guanajuato se convirtió en el estado en donde más homicidios dolosos se cometieron. Gobernado por la oposición durante 3 décadas, la entidad parecía condenada por los criminales. Cuando no era el Marro y su banda de huachicol eran los sicarios del CJNG y los grupos desgranados de otros cárteles. Lo cierto es que no pasaba, no pasa, un día sin que gente de los criminales que quieren la plaza.

Michoacán padeció desde que Felipe Calderón, a mediados de diciembre de 2006 y con apenas 15 días de ser presidente constitucional, le pegó al avispero sin tener las escafandras para evitar los piquetes de muerte. Estaría Leonel Godoy en el gobierno y por primera ocasión en la historia de México, el acto del 15 de septiembre, el Grito de Dolores, el de Independencia, fue interrumpido por el estallido de dos bombas que mató a una docena de personas. Vendría el nieto de Lázaro Cárdenas y las cosas empeoraron. Al ser relevado por silvano Aureoles, en ese tiempo cuasi cercano al dirigente de Morena, Andrés Manuel López, había confianza en que se construyera el muro que detuviera a las cucharas, después de la captura de Servando Gómez, La Tuta, aunque la reagrupación de los Caballeros Templarios cercenó las esperanzas de una entidad apta para vivir sin mayores contratiempos.

Aureoles, junto con otros 9 gobernadores, decidieron formar la fallida Alianza Federalista la que, con toda la razón jurídica, exigía la revisión del Pacto Fiscal e, incluso, del Pacto Federal. Osó enfrentar al ya presidente López y desoyó los “consejos” de la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero.

Seis años de desacuerdos lo mismo con Enrique Peña Nieto que con López. Seis años en los que los sicarios del CJNG iniciaron la “conquista” del territorio y se enfrentaron con los de Sinaloa, los locales, los vecinos de Guerrero y Morelos. Poblaciones enteras fueron abandonadas. Los desplazados se cuentan por miles.

Durante la campaña electoral del año pasado en la que resultó vencedor Alfredo Ramírez Bedolla hizo el compromiso de pacificar la entidad porque, así lo decía en los mítines, el presidente de la República no nos va abandonar. (Sin decirlo permitía la libre interpretación: como ha ocurrido con Silvano).

Instalado en el poder estatal, Ramírez Bedolla convenció al presidente de realizar una gira por la entidad. La petición fue atendida con rapidez y el Jefe del Ejecutivo federal se trasladó acompañado de su gabinete y anunció la estrategia que vencería a los criminales y la paz retornaría.

Sin embargo, Michoacán ha desplazado a Guanajuato en homicidios dolosos y eso que el gobernador es de Morena y cuenta con el “decidido apoyo presidencial”.

El dato duro lo tiene la Secretaría de Seguridad Pública Ciudadana: Michoacán se colocó en el primer puesto de los estados con más homicidios dolosos en lo que va del 2022, al registrar 193 asesinatos hasta el pasado martes 25 de enero.

¿Ha servido el apoyo presidencial?

Los criminales prefieren los abrazos y no los balazos y saben que pueden actuar con total impunidad porque nadie les va a disparar.

Queda claro que el señor Ramírez Bedolla no es mejor que Silvano, Lázaro y Leonel.

E-mail: jesusmichel11@hotmail.com, Twitter: @misionpolitica, Facebook: Jesús Michel y en Misión, Periodismo sin Regaños martes y jueves de 16 a 17 horas por el 760 de Amplitud Modulada.

Acerca de misionpo 20547 Articles
Noticias nacionales e internacionales. Investigación y reflexión política.