Vendedor de la Alcaldía Tlalpan, Busca Imponer Líderes en el SUTGCDMX

Los Privilegios del Poder

Por Verónica V. González y Arnoldo Piñón

Detrás de la precandidatura de Alejandro Mayén a la dirigencia de la sección 12 “Servicios médicos” del sindicato del gobierno de la Ciudad de México, se encuentra José Medel, impulsor de una irrelevante coalición supuestamente democrática de trabajadores de la ciudad y de las alcaldías, mientras es proveedor de sándwiches, botellas de agua, gorras y playeras a dependencias públicas.

Un personaje que conforme cambia el rumbo de los vientos, él cambia sus alianzas e intereses: a finales de 2003 fue un feroz crítico de Joel Ayala Almeida junto con Fernando Espino, Víctor Bernardo López Carranza e Ignacio Castillo Flores, que guiados por la maestra Elba Esther Gordillo se ponían a su segunda reelección al frente de la Federación de Sindicatos de Trabajadores al Servicio del Estado (FSTSE).

Al no alcanzar sus propósitos, impulsaron la creación de la Federación Democrática de Servidores Públicos (FEDESSP). Medel no figuró en la dirigencia porque para entonces había renunciado a la presidencia del Sindicato Único de Trabajadores del Gobierno de la Ciudad de México (SUTGCDMX), frente a una revuelta de secciones sindicales que lo acusaban de corrupción con la irregular compra de un equipo de fútbol que manejaba uno de sus hijos.

Eran los tiempos en que llamaba “la jefa” a la maestra Gordillo.

En 2006 presentó ante la, entonces Procuraduría General de la República una denuncia por el desvío de unos mil 200 millones de pesos en contra de Trabajadores del Gobierno del Distrito Federal, en contra de quien era candidato presidencial, Andrés Manuel López Obrador.

La denuncia fue elaborada por un cercano colaborador de Benjamín González Roaro, quien durante el gobierno de Vicente Fox Quesada fue director general del ISSSTE, uno de los más cercanos a la maestra Gordillo.

Luego ofreció una conferencia de prensa en el salón de un hotel ubicado en Avenida Cuauhtémoc para ofrecer detalles del supuesto desvío de López Obrador, al no haber enterado al ISSSTE las aportaciones de los trabajadores incorporados a ese instituto durante el gobierno de Rosario Robles. A un centenar de metros, lo esperaban, entre otros, María Luisa Calderón, senadora del PAN, hermana de su candidato presidencial, Felipe Calderón.

Poco se supo de Medel en los siguientes años. Durante meses hacía antesala en las oficinas del dirigente de la FSTSE: buscaba afanosamente su perdón, aún cuando mantenía relaciones cercanas con el profesor Rafael Ochoa Guzmán, otro de los cercanos, entonces, de la maestra Gordillo.

Al finalizar 2017, asociado con el empresario Gerardo Márquez, dueño entre otras de la empresa de zapatos y botas de trabajo Ten Pac -Tenería de Pachuca-, lanzó una revista de corte sindical, en la que a los reporteros no los dio de alta en IMSS, INFONAVIT ni en el SAR.

Publicó fotografías de una hija de Héctor Carreón, secretario general de la sección 12 “Servicios médicos” del SUTGCDMX, a las que tituló “el helicóptero del amor”. Semanas después presentó una denuncia por amenazas. Pretendió un acercamiento con Hugo Alonso, en busca, argumentaba, de un acuerdo con el primero, para lo cual pretendía una indemnización reparatoria de cinco millones de pesos.

El secretario general de la sección 1 “Limpia y transportes” ni siquiera estuvo enterado de las pretensiones de Medel. En el juicio la juez ordenó una indemnización por 25 mil pesos, pagadero en abonos.

En la revista eran frecuentes las críticas a la gestión de Juan Ayala, entonces dirigente del sindicato de los trabajadores del Gobierno de la Ciudad de México (GCDMX).

Con el triunfo de la doctora Claudia Sheinbaum para jefa de gobierno, fortaleció su relación con Berta Gómez Castro, subsecretaria de egresos de la Secretaría de Finanzas, con la que se había relacionado años antes: a mediados de 2019 le informaba los movimientos que hacían los grupos ante la renovación de la dirigencia sindical.

Con ex secretarios generales seccionales, creó una llamada coalición supuestamente democrática con la buscaba insertarse en el ámbito sindical. Al no lograr sus propósitos, al finalizar el año se sumó a la candidatura de Armando Bautista por la presidencia del SUTGCDMX, contendiente de Hugo Alonso.

En enero se sumó entusiasta a un Directorio Sindical de la FSTSE para hacerse cargo del SUTGCDMX. En columnas de su revista firmadas con un seudónimo, se convirtió en un severo crítico de Alonso.

Y mientras criticaba al secretario general de la sección 1 “Limpia y transportes”, a la Alcaldía Tlalpan le vendía, a través de una comercializadora de la que es propietario, desde sándwiches, gorras y playeras para trabajadores de esa seccional.

A través Manufacturas Serka Continentales, S.A. de C.V., en febrero de 2020 vendió a esa alcaldía sándwiches y botellitas de agua por un monto de 173 mil 500 pesos, mediante asignación directa. También, a través del contrato AT-2020-001 BIS ADQ le surtió 1200 gorras en color azul y 1200 playeras con un valor de 354 mil 960 pesos.

Tanto los sándwiches como las gorras y las playeras fueron para la peregrinación anual a La Villa de Guadalupe de la sección 1 “Limpia y transportes”.

A la par, logró que el presidente de la FSTSE lo nombrara asesor del mal llamado Directorio Sindical a cargo del SUTGCDMX, figura inexistente para el comité ejecutivo general y que fue desaparecido en el congreso extraordinario de julio pasado.

Medel es impulsor de la precandidatura de Alejandro Mayén por la secretaría general de la sección 12 “Servicios médicos”, una de las más importantes del SUTGCDMX. Sólo que quien tiene mayor aceptación de los trabajadores es Benigno Martínez.

Acerca de misionpo 15991 Articles
Noticias nacionales e internacionales. Investigación y reflexión política.