“Together Together”

Del Cine y las Leyes

Maternidad Subrogada

Por Horacio Armando Hernández Orozco

“Together Together”, comedia antirromántica, dirigida por Nikole Beckwith, con la actuación de Ed Helms (Matt), Patti Harrison (Anna), Tig Notaro (Psicóloga Madeline), Anna Konkle (Shayleen terapeuta de partos), Rosalind Chao (Dra. Andrews) y Evan Jonigkeit (Bryce); se estrenó en el Festival de Cine de Sundance el 31 de enero de 2021.

Matt, un soltero cuarentón, contrata a Anna, una joven solitaria de veintitantos años, como madre sustituta, quien necesita dinero para poder asistir a la universidad, la relación es puramente contractual, pero estos dos extraños pronto se dan cuenta de que esta inusual relación desafiará sus percepciones de conexión, límites y los detalles del amor.

La mejor manera de tratar temas delicados o controvertidos es a través del humor, ya sea blanco o negro, la simpleza o el sarcasmo son mecanismos eficaces, y a través de esta comedia se habla de la subrogación maternal también llamada sustitución gestacional.

LA ENTREVISTA

Matt, un exitoso desarrollador de aplicaciones, entrevista a Anna, que trabaja en una cafetería, para contratarla como sustituta gestacional; las preguntas son de carácter personal, tales como: si alguna vez ha robado, qué es lo peor que haya hecho, y qué edad tiene su hijo, dudando ella sobre si tiene 7 u 8 años, pues lo tuvo mientras estaba en la escuela secundaria y lo dio en adopción.

El contrato de maternidad subrogada o sustitución gestacional, es intuitu personae, que es un término jurídico proveniente del latín y significa “Atención a la persona”; es usado para describir aquellos contratos que deben cumplirse a cabalidad únicamente por los contratantes; las relaciones Intuitu Personae son consideradas de alto valor moral, representan una gran responsabilidad, por la cual deben estar previstos en leyes, a fin de evitar que este principio se vea marginado.

Este tipo de contratos comprende la calidad de una persona como elemento fundamental, pues tiene una mayor y más genuina aplicación que cualquier otro convenio con una obligación de hacer, sin que se quiera decir que todos los contratos con obligación de hacer, deban reputarse como intuitu personae, ya que en muchos de ellos lo que interesa es que la prestación se haga, siendo indiferente quién la haga.

PRIMER TRIMESTRE

La doctora Andrews les dice que todo va bien, lo que pone feliz a Matt, e invita a Anna a celebrarlo; en la cena hablan sobre Provida y Libertad de decisión, ella pide carne con papas, Matt hace un sonido extraño en desapruebo, pues eso no es bueno para el bebé, ya que lo que ella come lo come el bebé; después van con Madeline, la psicóloga, donde Matt dice que está muy emocionado y quiere compartir la noticia con todos, pero Anna dice que no le va a contar a nadie sobre el embarazo; posteriormente, Matt donde conoce a Pryce, un amante ocasional de Anna, y se molesta porque piensa que no es seguro para el bebé.

La sana alimentación de la madre es un factor trascendente para la salud del bebé, y no solamente ello, pues los restantes hábitos son de igual trascendencia; es claro que Anna, no será la madre del bebé, es más no es ni la madre biológica, ya que otra mujer ha sido la donadora del ovulo, y el esperma es de Matt; sin embargo, la gestación estará a cargo de ella, por eso el tema de la alimentación debe formar parte del clausulado de un contrato de subrogación maternal, pero ¿podrá prohibirse en un contrato de esta naturaleza la actividad sexual cuando ello es normal entre las propias parejas que esperan a un bebé?

En condiciones normales, por decirlo así, hay cambios emocionales en las personas que serán padres, por ello, el hecho de asistir a terapia es recomendable para los contratantes de la subrogación maternal.

SEGUNDO TRIMESTRE

Matt le muestra a Anna el futuro cuarto del bebé, y conversan sobre por qué están solos, ella le confiesa que no ha visto a sus padres porque ellos se sintieron defraudados cuando salió embarazada y más cuando dio al bebé en adopción, y que de saber que ahora estaba en gestión se enojarían como lo hicieron la primera vez; así que Matt le pide que se mude con él, ya que quiere disfrutar del embarazo, ella acepta.

Aun con sus inconvenientes, un embarazo debe disfrutarse por los futuros padres, la sensación de las pataditas del bebé son un gran motivo de alegría, por eso es razonable que Matt quiera disfrutar esos momentos, pero ¿será válido incluir una cláusula de esta naturaleza?

No se discute que se trata de un contrato muy personalísimo y sui generis, pero debe tener límites muy claros sobre lo qué puede convenirse o sobre qué puntos no puede transigirse, más cuando puede existir el riesgo de vulnerar derechos consustanciales a la vida privada.

Cosas tan sencillas, sobre si la madre subrogada debe asistir o no a un Baby Shower, pues en la cinta se muestra cómo ello causa un conflicto para Anna.

TERCER TRIMESTRE

Anna y Matt asisten a una clase del centro de maternidad donde aprenden varias técnicas para preparar a las madres para el parto, ahí Shayleen, que es la terapeuta de partos, no logra entender cómo es que Anna sin ser la pareja de Matt tendrá a su bebé, pero contrariamente si encuentra lógica en que una pareja de lesbianas tome la clase.

Tan sencillo como eso, una persona que está capacitada para dar técnicas de preparar a las parejas que serán padres no logra concebir cómo es que una mujer alquile su vientre y que el futuro padre vaya a las clases sin ser su pareja, pues este tipo de terapias son muy personales por el trato tan íntimo que se tiene sobre el cuerpo de la mujer embarazada.

Esa incomprensión se presenta inclusive en los familiares de ambos, pues Anne está segura que decepcionará de nueva cuenta a sus padres, mientras que Matt sintió esa falta de empatía de su hermano y sus propios padres, y muy factiblemente de la sociedad.

La cinta muestra los cambios en la relación entre ambos, que empiezan entre frías e incómodas, lo que es comprensible, ya que, para cuidar a su bebé, Matt se entromete demasiado en la vida de Anna, siendo importante el alcance que pueda tener un contrato de gestación subrogada sobre temas tan cotidianos de un embarazo como lo es la alimentación, hábitos cotidianos, relaciones sexuales durante el embarazo, cláusulas de secrecía, etc.

Al final la trama de comedia antirromántica se presta para ver el significado de la maternidad y la paternidad, la estructura de las familias no convencionales, y la realización de que la verdadera felicidad se encuentra en cumplir las metas propias, no aquellas que han sido trazadas o dispuestas por alguien más.

Pero ¿serán las únicas aristas que tiene la subrogación maternal o habrá algunas otras?

La mejor respuesta la tendrá como siempre nuestro amable lector…

Acerca de misionpo 15478 Articles
Noticias nacionales e internacionales. Investigación y reflexión política.