Día Internacional de la Mujer y el Punk

Por Itzel Toledo García

Se acerca el Día Internacional de la Mujer (8 de marzo), una fecha relevante para pensar en la labor (pagada y no pagada) de las mujeres tanto en el ámbito público como el privado. Uno de los espacios donde las mujeres han tenido un lugar importante, pero no siempre reconocido, es la escena musical del punk, género surgido en los años setenta.

Comunmente, cuando se piensa en la historia del punk, vienen a la mente hombres blancos subversivos de la clase trabajadora de Reino Unido y Estados Unidos por bandas como The Sex Pistols, The Ramones, The Clash y otras, pero el movimiento desde el principio ha tenido presencia de personas con diversas identidades. Como señala la cantante chicana Alice Bag, quien fue la vocalista de la banda The Bags (1971) de Los Ángeles, “la cosa más importante que la gente necesita saber es que el punk no fue inventado por hombres blancos ni tampoco fue exclusivamente su dominio. El punk fue creado por mujeres, personas de color y queers. Y sin todxs nosotrxs, no sería nada.” (AJ+, “The Very Latinx History of Punk”, 1 de noviembre de 2019)

En el continente americano, bandas punk de origen latinoamericano han sido de gran importancia ante la represión política y la desigualdad económica. En Perú, bandas como Los Saicos (1964), considerada como la precursora mundial del punk rock, y el grupo de culto Narcosis (1984) presentaron una visión anarquista. En Argentina, Los Violadores (1981) se posicionaron críticamente ante la dictadura militar. En Estados Unidos, Los Crudos (1981), con el uruguayo-americano queer Martin Sorrondeguy como vocalista, realizaron una crítica anarquista desde la que discutieron temas como el racismo, la desigualdad y el imperialismo estadounidense.

El punk también ha tenido una importante presencia negra que ha discutido temas políticos como la esclavitud, el racismo y la desigualdad con bandas en Estados Unidos como Death (1971) de Detroit, quienes no fueron distribuidos por disqueras y la radio de la época, pero fueron recuperados en 2008; Bad Brains (1976) de Washington D.C.; y The 1865 (2019) de Nueva York, entre muchas más. En Reino Unido, X-Ray Spex (1976) con la vocalista anglo-somalí Poly Styrene, se volvió una de las bandas más importantes por su actuación en vivo.

Una de las mujeres que se ha encargado de restituir el papel de las mujeres en el punk es la británica Vivien Goldman (1952), periodista, música postpunk y profesora en el Clive Davis Institute of Recorded Music de la Universidad de Nueva York (NYU). Su obra Revenge of the She-Punks. A Feminist Music History from Poly Styrene to Pussy Riot publicada en 2019 por University of Texas Press ha sido traducida al español como La venganza de las punks: una historia feminista de la música de Poly Styrene a Pussy Riot por la editorial Contra en 2020.

En esta obra, Goldman explora el papel de las mujeres a lo largo de cinco décadas en el movimiento punk, pero no ofrece una narrativa cronológica sino se enfoca en analizar cuatro temas: identidad, dinero, amor/desamor y protesta. Goldman discute bandas ya sea de mujeres o con vocalistas mujeres que en sus canciones trataron cada uno de esos temas.

Asimismo, deja ver los retos que han tenido que enfrentar gracias a su experiencia en la escena y también a las múltiples entrevistas que ha hecho a lo largo de las décadas. Por ejemplo, Goldman señala el común rechazo de sus pares o el público que han pensado que las mujeres no tocan instrumentos con el mismo nivel que los hombres; las expectativas de que ellas hagan labores de cuidado del resto de las bandas cuando se encuentran en conciertos; el robo de su música por disqueras, etc.

Si bien se concentra en la escena europea y norteamericana donde ya son reconocidos nombres como Poly Styrene, Patti Smith, Siouxsie Sioux, Blondie, entre otras, también incluye bandas de mujeres en otras latitudes. Señala, por ejemplo, a Fértil Miseria (1990) de Colombia, Tika and the Dissidents (2006) de Indonesia, Pragaash (2012) en Cachemira y Fea (2015), banda chicana de San Antonio, las cuales cuestionan la violencia de género dentro y fuera del punk, así como regímenes autoritarios.

Así como Goldman ha hecho para el género punk, necesitamos más historias sobre mujeres en otros géneros como la música clásica, el jazz, la electrónica, etc. También necesitamos recuperar las historias de las mujeres y sus papeles desde el origen en otros ámbitos de la vida política, económica y social. Desde la disciplina de la Historia esto se ha hecho desde los años sesenta, pero el proceso de popularización de estos conocimientos que sitúan a las mujeres en el centro ha sido muy lento. El Día Internacional de la Mujer es un buen recordatorio para acercarnos a estas historias.

Acerca de misionpo 15308 Articles
Noticias nacionales e internacionales. Investigación y reflexión política.