Michoacán “el Infierno” Electoral; Cristóbal Arias Iría por Otro Partido

Tema Principal

*Zacatecas, Guerrero, Colima, Sinaloa y Chihuahua, se Rebelan 

*Exigencia de Aspirantes Perdedores Para Conocer las Encuestas

*Grupos Poderosos Dentro de Morena Inconformes por sus Derrotas

*La Responsabilidad: de Mario Delgado; Afirma que AMLO no Decidió

*Las Oposiciones no Cederán Tiempos en Radio y Televisión

Por Gerardo Lavalle

A cinco meses de realizarse los comicios que pondrán a prueba el “buen gobierno de la 4t”, dos alianzas, la oficialista y la opositora, y un partido en solitario, además de los noveles que no pueden estar en las coaliciones y que irán de facto con Morena, las encuestas marcan al partido de Andrés Manuel López como “el más conocido” y en algunos estados como “favorito” para ganar las gubernaturas, no así los distritos electorales que pretende para mantener la mayoría en la Cámara de Diputados, a fin de “operar el presupuesto a favor de los pobres” y evitar que los de “antes” cambien los proyectos del gobierno federal.

Los 15 gobiernos en juego el primer domingo de junio, no serán para Morena. No todos. La elección-designación de los candidatos por “encuesta” provocó división en los aspirantes que, por supuesto, cuentan con grupos de apoyo, algunos de ellos, muy poderosos como el caso de Pablo Amílcar Sandoval. La fragmentación entre la militancia pone en riesgo a cuando menos seis de las entidades en donde presuntamente pretende ganar el partido del gobierno. Guerrero, Chihuahua, Colima, Sinaloa, Michoacán y Zacatecas –donde Alfonso Ramírez Cuéllar y José Narro Céspedes, diputado y senador por Morena respectivamente- hicieron pública su inconformidad por la nominación de David Monreal Ávila, hermano del jefe político de Morena en el Senado de la República.

Michoacán se convirtió en un infierno moreno” cuando Cristóbal Arias, presuntamente el senador que llevaba la ventaja desde hace cinco meses fue desplazado por el alcalde de Morelia, Raúl Morón y de inmediato salieron los trapos sucios y que manchó el pedigrí del exgobernador y ahora jefe de asesores de la Presidencia de la República, Lázaro Cárdenas Batel. Lo menos que reveló el senador Arias es que participó en los sobornos de Odebrecht algo hasta ahora desconocido o bien guardado.  Y lo más grave: Anunció que buscará ser candidato de otro partido y confirmó su ruptura total con el dirigente nacional de Morena.

Otros exaspirantes a la candidatura están llamando a las “bases” para hacerle frente al exlíder de la sección 18 de la CNTE, cuya sede está en Morelia, y “rescatar” la dignidad del partido oficial.

Aunque Mario Delgado, dirigente del oficialista partido culminó la selección de candidatos para las 15 entidades en juego, la falta de transparencia en las encuestas –realizadas por tres empresas profesionales y avaladas por el INE- provocó la reacción de quienes se apuntaron para convertirse en precandidatos y a la hora de la decisión simplemente fueron excluidos.

OPERACIÓN FALLIDA

A pesar de los anuncios triunfalistas del dirigente de Morena, ha sido imposible realizar la cirugía que permita curar las heridas abiertas y que genere la unidad de la militancia.

En las mencionadas 6 entidades los grupos políticos en desacuerdo con el “triunfador de la encuestas” trabajan por su lado y hay incluso anuncios de que podrían ser candidatos de otros partidos –que tendrían que ser los de la Alianza PRI, PAN y PRD- o bien trabajar para que aquellos que resulten elegidos en su momento cuenten con el apoyo de los que deberían llamarse para ese entonces exmorenistas.

La necesidad de cerrar las heridas producidas por la aparente mala selección de candidatos a los gobiernos estatales podrían supurar más de lo que espera Delgado y sus compañeros de Comité Ejecutivo Nacional.

Porque las supuestas –y reales- equivocaciones en las nominaciones no solamente irritaron a los perdedores sino a los dirigentes estatales y municipales que tenían la confianza en que sus propuestas se concretarían. Tenían trabajo realizado e incluso propaganda impresa que iba desde los clásicos trípticos hasta las majestuosas lonas para los espectaculares.

Hasta esta segunda semana de enero no se había registrado ningún acercamiento, por lo menos público, entre la dirigencia nacional y las estatales que han mostrado el descuerdo.

CANDIDATURAS DE DIPUTADOS, OTRO LÍO

Para Morena los problemas prelectorales no terminan con la selección de sus candidatos a gobernador. No. Tiene enfrente otro y grande: la designación de candidatos a los 30 distritos electorales federales más los 200 aspirantes a las listas plurinominales.

Ante la carencia de un mecanismo que determine con claridad el procedimiento, la propuesta que parece se aplicará será la de la “tómbola” o rifa de espacios para competir.

Quienes busquen ser reelectos tuvieron hasta el pasado lunes para manifestar ante el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación la intención de participar. Aquellos que no atendieron la prórroga concedida por el organismo, ya no podrán estar en las boletas de no haber confirmado su participación.

De acuerdo con informaciones oficiales, Morena cuenta con 161 legisladores de mayoría relativa unos 140 intentarían ser reelegidos. Y de los 91 de representación proporcional, es decir, plurinominales, se ignora a quienes propondrá la dirigencia del partido. No es decisión de los legisladores estar o no en la boleta. Y esta cuestión ha producido malestar entre cuando menos 46 plurinominales consideran tener el derecho de participar, porque son expertos en el trabajo legislativo.

Las elecciones federales de 2021 serán las primeras en las que los diputados podrán reelegirse.

Como es bien sabido, desde 1933 se borró de la Constitución la regla que permitía la reelección de senadores y diputados. Y no fue sino hasta 2014, cuando se realizó la enésima reforma electoral, que se estableció:

  • Los Senadores podrán ser electos hasta por dos periodos consecutivos y los Diputados al Congreso de la Unión hasta por cuatro periodos consecutivos. La postulación sólo podrá ser realizada por el mismo partido o por cualquiera de los partidos integrantes de la coalición que los hubieren postulado, salvo que hayan renunciado o perdido su militancia antes de la mitad de su mandato.

Sin reglas para la reelección, el pasado 25 de noviembre, el Pleno de la Cámara de Diputados aprobó por 454 votos a favor, el acuerdo por el que se establecen las reglas aplicables a la elección consecutiva de diputadas y diputados federales para el proceso electoral 2020-2021.

“Los diputados federales que busquen la reelección en 2021 tendrán la opción de dejar o no el cargo, y en caso de no hacerlo seguirán percibiendo su dieta y apoyos inherentes a su cargo”, dice la legislación avalada.

El 7 de diciembre, el Consejo General del Instituto Nacional Electoral (INE), emitió los Lineamientos sobre reelección de diputaciones para el Proceso Electoral Federal 2020-2021.

El objetivo: regular la reelección de diputadas y diputados para el próximo año, con el fin de ponderar y garantizar tanto el derecho a ser votada o votado de la persona interesada en reelegirse, el derecho a votar de la ciudadanía, así como salvaguardar los principios constitucionales de certeza y equidad de la contienda electoral.

“Las y los legisladores que busquen la reelección deberán presentar a su partido, a la Cámara de Diputados y al INE, una carta de intención a más tardar un día antes del inicio de las precampañas electorales; es decir, el 22 de diciembre (la Sala Superior del TEPJF modificó la fecha hasta el primer día hábil de este año).

En ninguno de los acuerdos o lineamientos se menciona a los diputados plurinominales como sí lo hace la Constitución, por lo cual no queda claro si son reelegibles o no. En la primera parte, se presume que serán los partidos a los que pertenecen en la actualidad los que tengan el derecho de proponer o vetar; en la segunda, no hay posicionamiento legal.

Ah, eso sí, el premio para los legisladores –propuesta de Morena y avalada mayoritariamente- que quieran obtener el voto y ser reelectos, no estarán obligados a separarse del cargo. Sin embargo, tendrá que asistir a las sesiones y reuniones en comisiones y el muro: no disponer de recursos públicos para sus precampañas y sus campañas. Son lineamientos, no palabra divina. (Un muro construido con tablaroca y pegado con saliva)

Presumiblemente deberán observar estrictamente las disposiciones legales y normativas dirigidas a preservar la equidad y la imparcialidad en las contiendas electorales, así como cumplir estrictamente con las disposiciones previstas en los Lineamientos para Regular la Entrega, Destino y Comprobación de los Apoyos Económicos para Legisladores y en la Norma para Regular el Pago de Dietas y Apoyos Económicos a Diputadas y Diputados.

No obstante el requisito de equidad, el Consejo General del INE aprobó la propuesta de la Comisión de Quejas y ordenó al presidente López no atacar a las oposiciones y dejar de hacer proselitismo por su partido, la instrucción no ha sido acatada y al inicio del año se advirtió que el Presidente “seguirá haciendo uso de su libertad y su derecho de réplica”. El INE se basa en la Constitución para evitar la inequidad económica, política y de proselitismo. La recomendación ha sido ignorada.

EL CALENDARIO, IGNORADO

De acuerdo con la Legislación electoral, y por cuerdo del Consejo General del INE, la precampaña para diputados inició el 23 de diciembre –aunque como se dice líneas Arriba habrían comenzado la primera semana de enero- y la campaña será del 4 de abril al 2 de junio.

Sin embargo, aquellos que quieren la reelección y los que buscan ser los nuevos de las bancadas, sin distingo de partido, desde hace semanas realizan reuniones “privadas” de las que todo mundo se enteró con dirigentes empresariales, campesinos, estudiantiles, clase política y hasta religiosos a quienes expusieron sus programas de apoyo a las comunidades en caso de ser electos.

Para ellos los lineamientos y las fechas de iniciar el proselitismo es cero a la izquierda.

El tema central lo acapara Morena. Por ser el partido oficialista las miradas están fijas en todas y cada una de las decisiones que se han tomado y que lo tienen fracturado.

En las dos próximas semanas podría gestarse una desbandada en Morena y que beneficiaría a la alianza Va Por México y pondría en riesgo el proyecto político encabezado por el presidente López.

Como colofón, a petición de Morena, los partidos oposicionistas se negaron a ceder sus tiempos en los medios electrónicos para ser usados “en información de la pandemia”. El INE dejó en libertad a los institutos políticos de ceder o no los tiempos. También se rechazó la petición gubernamental de que el propio INE traspase sus espacios en radio y televisión.

Los dirigentes de la alianza PAN, PRI y PRD respondieron: “con los tiempos de las mañaneras y de las nocturnas no han sabido comunicar la pandemia. Y eso que son horas y horas diariamente. Lo que buscan es que no lleguemos a los votantes y que no hagamos campañas para ganar”.

Acerca de misionpo 12038 Articles
Noticias nacionales e internacionales. Investigación y reflexión política.