Ayotzinapa, Otra Cortina de Humo

Punto de Vista

Por Jesús Michel Narváez

Después de 6 años de la tragedia que conmovió a México y al mundo y después de 22 meses de “nuevas indagatorias”, el caso Ayotzinapa se mantiene como antes: sin resultados.

Confieso que estaba interesado en el “informe amplio” anunciado por el habitante de Palacio Nacional porque, suponía, aportaría verdaderas novedades que esclarecieran o por lo menos se encaminaran a ello, lo ocurrido.

Decepcionado como los propios padres de los 43, quedé. Lo novedoso es el latrocinio de Tomás Zerón de Lucio.

Hay que regresar a los meses iniciales de este año. Antes de la pandemia, todo giraba en torno al combate a la corrupción. Los enfrentamientos con el sector privado se mantenían y como hasta ahora, y la economía mostraba signos de debilidad.

Llegó el Covid-19 y las cosas se paralizaron. Marzo fue el mes de la crisis. Se declaró que las empresas no esenciales debían cerrar y, los empresarios, estaban obligados a no despedirá sus trabajadores.

Entre los traspiés del vocero sanitario y de las medidas tomadas para frenar, no erradicar, la pandemia fueron surgiendo nuevos temas.

Algo así como la renovación de la programación cinematográfica. Sí, para no aburrirnos y que no dijéramos: esa película ya la vi.

Cuando la curva de la pandemia estaba más vida que un dolor de muelas, llegó EMIIO “L” que le cayó “como anillo al dedo” al presidente. Era la confirmación de la enorme corrupción del gobierno anterior y del ejercicio neoliberal que, según palabras del alto mando, ha sido sepultado. Por decreto, por supuesto. Porque si hay algo neoliberal es el T-MEC que tanto se pregona como la palanca para el desarrollo de México.

Otro anillo –quien sabe para cuál dedo- fue la aprehensión de Juan Collado, abogado de Carlos Salinas de Gortari. De los dos se esperaban nombre, nombres de encumbrados políticos y empresarios que saquearon y empobrecieron al país.

Con toda la parafernalia posible, se procuró juntar los elementos que hicieran sonar correctamente a la orquesta. Aquel que hace sonar los platillos debe estar acorde con el que acaricia las teclas del piano. Sin embargo, para lograr la obra maestra se requiere de un director que lea por nota. Aquí todo se hizo sin papeles pautados.

Y como era de esperarse, comenzaron a sonar desafinados los que se sentaron para recibir la información “comprometedora”.

Como el tema se agotó, vámonos con la consulta popular para juzgar a los expresidentes. No duró una semana en el teatro la comedia. Entonces hay que sacar una nueva obertura y anunciar el moderno concierto cuyo título será Ayotzinapa.

El respetable que esperaba fanfarrias y cuerdas, se quedó con las ganas de escucharlo y simplemente participó de la introducción.

Ahora sí, como diría Bugs Bunny: ¿Qué hay de nuevo viejo?… el cascarrabias respondería: Nada y no soy viejo.

Lo que está en el escenario es una nueva cortina de humo ante el desorden gubernamental. Ni más, ni menos.

E-mail: jesusmichel11@hotmail.com, Twitter: @jesusmichelMx, Facebook: Jesus Michel y en Misión, Periodismo sin Regaños martes y jueves de 16 a 17 horas por ABC-Radio en el 760 de AM.

Acerca de misionpo 38584 Articles
Noticias nacionales e internacionales. Investigación y reflexión política.