Espectáculo y Redención de Cyntoia Brown

La Tiendita de los Horrores

Por Emilio Hill

Apenas se perfila la normalización de la exhibición, los cines poco a poco ven llegar público. Sin embargo, la oferta es discreta. Lo más destacado, por decirle de algún modo, es Escuela Para Seductores (Giovanna Zacarías), comedia mexicana que su distribuidora decide sacarla en este contexto , se antoja a manera de prueba en lo que el respetable recupera la confianza para asistir a las salas. Los resultados hasta el momento han sido discretos.

Aun buena parte del entretenimiento dependen del streaming. Y así parece seguirá por algunas semanas más hasta la llegada de Tenet (Nolan, 2020) el 31 de agosto. El hollywoodazo pues, que reiniciará la normalidad –la nueva- en la exhibición. Pero no todo el tiempo libre está perdido, ya que para algo más que pasar el rato hay varios contenidos audiovisuales que resisten el análisis. Es el caso de Condena y Redención de Cyntoia Brown (Daniel H. Birman, 2020). Documental que es claro ejemplo de la civilización del espectáculo.

El caso a nivel periodístico no tiene desperdicio: una adolescente –Cyntoia- que se dedica a la prostitución, y le da parte del dinero a su novio mayor de edad, asesina a un hombre que pasa la noche con ella. La chica es condenada a pasar más de medio siglo en prisión.

A lo largo del documental se expone el caso jurídico, en el que queda establecido, es importante hacer la aclaración, que en el fondo es un asunto de trata de personas, pero sobre todo el impacto mediático y el peso específico que ejercen en la sociedad personajes de la vida pública. Los famosos vaya.

Y es que en 2011 Birman realizó un documental previo sobre el caso, Me Facing Life; Cyntoia Story, que hizo que Kim Kardashian, Rhiana y Cara Delevigne se interesaran en el delicado asunto con el fin de   defender a la joven. De alguna forma el impacto mediático y el signo de los tiempos, hicieron que se abriera un nuevo juicio: la chica hoy está libre.

Birman moldea un documental de tintes jurídicos y una buena parte de corrección política para dar voz a la chica y escuchar su versión de los hechos. En ese sentido el trabajo es impecable. Tiene alguna vuelta de tuerca que juega con la moral del espectador, pero la hipótesis es clara y no se separa de la mayoría de los productos Netflix, donde se puede ver. Es la corrección pues, convertida en debate. Es la agenda pública vuelta entretenimiento si consideramos que el tema y la condena a menores de edad enciende el debate en estos días.

A nivel genérico tiene sus referentes, basta citar They Call us Monsters (Ben Lear, 2016), sobre un grupo de adolescentes es Estados Unidos que cumplen largas condenas. Este trabajo por cierto se pudo ver en el Festival de Cine de Morelia, hace un par de ediciones.

Cyntoia Brown… no pretende ser polémico y sí impecable en cuanto a su corrección, pero a nivel narrativo transcurre sin problemas. Incluso tiene un buen clímax y en algún punto para un espectador no dopado por las buenas causas de la sociedad líquida, deja más dudas que respuestas. Se puede ver bastante bien, pero hay que guardarle cierta distancia.

Acerca de misionpo 13455 Articles
Noticias nacionales e internacionales. Investigación y reflexión política.