En Manos de Quién Estábamos

Punto de Vista

Por Jesús Michel Narváez

Conocido el “paquete” de exservidores públicos que integró la Fiscalía General de la República y por el cual solicitó órdenes de aprehensión en contra de 19, no deja de sorprender que el exsecretario de Seguridad Ciudadana de la Ciudad de México, Jesús Orta, se encuentre en la lista. Y no porque se hubiera distinguido por sus acciones para proteger a los capitalinos sino porque su salida estuvo llena de asuntos presuntamente turbios.

Más allá de la protección a policías que violaban la ley –la hermandad aún persiste- se le señaló de haber adquirido un lote de bicicletas con sobreprecio; no contuvo la violencia y la criminalidad que asuela a la capital y menos aún redujo el robo a transeúntes a quienes generalmente despojan de sus celulares; la llamada Plaza de la Computación ubicada en Lázaro Cárdenas es un nido de teléfonos sustraídos de las bolsas, sobre todo, de mujeres. Y no hubo un solo detenido aunque se realizaron diversos operativos.

La reacción de la jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum al conocer el nombre de su excolaborador no deja duda: se aportará todo lo que solicite la FGR para que cuente con los elementos necesarios y continuar la carpeta de investigación.

¿En manos de quién estábamos?

El nuevo titular de la SSC, Omar García Harfuch ha declarado reiteradamente que la dependencia a su cargo tiene problemas de fondo y está realizando una limpia, ahora sí, barriendo las escaleras de arriba hacia abajo. El atentado que sufrió y que solamente el equipamiento de seguridad le salvó la vida, se planeó en la propia Secretaria de Seguridad, aunque los ejecutores hayan sido sicarios del CJNG. Hay evidencias de ello y el propio funcionario lo ha confirmado después de reintegrarse a sus actividades.

No es novedad saber que en la policía existen elementos corruptos, ligados con el crimen organizado y el narcotráfico. La novedad sería que fueran no solamente despedidos sino sometidos a proceso y los jueces aplicaran las condenas más elevadas, porque son quienes presuntamente deben cuidarnos.

En el paquetazo están otros nombres que tuvieron enormes responsabilidades en materia de seguridad y que habían partido sin mancha en sus uniformes. Las auditorías de la Auditoría Superior de la Federación demostraron que no fueron aves que cruzaran el pantano y salieran blancas y limpias.

Orta tendrá que responder por los presuntos delitos que se le imputan. ¿Y? Ello no hace que los capitalinos nos sintamos mejor y más seguros. Se necesita una policía eficiente y si buen García Harfuch está intentado que se cuente con una corporación de ese perfil, falta mucho camino por recorrer. El antecesor, por cierto, es de la 4t. ¿No que no engañan, no roban y no mienten? Y si de sincerarse se trata, hay decenas de morenos que actúan como Orta. Los de la playera guinda no son ni con mucho el ejemplo a seguir en la administración pública. ¿Cuántos más habrá y que no hayan entendido el mensaje de su jefe?

E-mail: jesusmichel11@hotmail.com, Twitter: @jesusmichelMx, Facebook: Jesus Michel y en Misión, Periodismo sin Regaños martes y jueves de 16 a 17 horas por ABC-Radio en el 760 de AM.

Acerca de misionpo 20600 Articles
Noticias nacionales e internacionales. Investigación y reflexión política.