“Confirmación”

Del Cine y las Leyes

Del Acoso Sexual a la Corte Suprema

Por Horacio Armando Hernández Orozco

“Confirmación” (“Confirmation”), película dirigida por Rick Famuyiwa, con la actuación de Kerry Washington (Anita Hill), Wendell Pierce (Clarence Thomas), Greg Kinnear (senador Joe Biden), Jeffrey Wright (Charles Ogletree), Trate Williams (senador Ted Kennedy) y Jennifer Hudson (Angela Wright); se transmitió por HBO el 16 de abril de 2016.

El presidente George W. Bush ha nominado al juez Clarence Thomas para ocupar un puesto en la Corte Suprema, durante el proceso de confirmación en el Senado, Anita Hill alegó que Thomas la había acosado sexualmente.

La cinta trata de las audiencias de confirmación de Clarence Thomas a la Corte Suprema y la controversia que se desarrolló cuando fue denunciado por acoso sexual por una excolaboradora, teniendo un impacto a nivel nacional, pues las audiencias fueron televisadas.

LA DENUNCIA

El presidente George H. W. Bush ha propuesto al juez Clarence Thomas para ocupar un puesto en la Corte Suprema; el equipo de trabajo del senador Ted Kennedy, quien integra el Comité Judicial, contacta por teléfono a Anita Hill, profesora de derecho en la Universidad de Oklahoma, quien denuncia que Thomas la acosó sexualmente 10 años antes.

En Estados Unidos, a diferencia de México, el ejecutivo federal propone a un solo candidato para ocupar una vacante en la Corte Suprema, y por mayoría simple se da la confirmación o no a la propuesta; los senadores que son afines al partido político del presidente darán su apoyo incondicional, mientras los de la oposición buscarán cualquier resquicio para sacar ganancia política.

Los medios Newsday y National Public Radio publicaron la acusación de acoso sexual, por lo que el senador Joe Biden decide citar a la denunciante y al denunciado en audiencia pública ante el Comité Judicial, a fin de escucharlos y tomar la decisión correspondiente.

LAS AUDIENCIAS

Joe Biden, a petición del senador Danforth, cambia el orden para recibir los testimonios, así que primero se le dará la oportunidad a Clarence Thomas para que declare, y posteriormente se escuchará a la denunciante.

Lo usual en cualquier proceso es oír en primer término la versión de cargo para que el acusado conozca los motivos de la acusación, pero en este caso, el senador Danforth manifestó que la denunciante ya había hecho públicos los cargos, que por esa razón debía escucharse al denunciado; pero ¿el hacer público un cargo es razón suficiente para alterar el orden en un proceso?

El juez Clarence sólo se limita a negar la acusación genérica de acoso sexual, pero sin una acusación formal el Comité Judicial no puede hacer preguntas concretas, así que excusan al juez para recibir el testimonio de cargo.

Anita Hill declara que Clarence le platicaba de sus gustos y proezas sexuales, de escenas de zoofilia en películas pornográficas, y en ocasiones era tan gráfico que resultaba repugnante; todos estos comentarios hacían que la denunciante se sintiera humillada.

El senador Specter le cuestiona ¿por qué hasta ahora denuncia esos hechos? Ella contesta que lamenta mucho no hacerlo antes, que en ese momento pensó que era lo mejor, quizás fue un error, pero no algo deshonesto.

El juez Clarence señala que todo este proceso es una parodia, que no debería ocurrir en los Estados Unidos, que se trataba de un linchamiento, de un acto de racismo y discriminación, porque él era un afroamericano, pero ¿cómo puede tratarse de un acto de discriminación cuando la denunciante también es afroamericana?

LA LITIS

Se suspende la audiencia por lo avanzado de la hora, y en ese momento todo mundo piensa que efectivamente se trata de un linchamiento contra un juez de color, sólo por tener ideas distintas a los demás, lo que se traduce en un acto de racismo y discriminación; ahora Clarence pasa a ser la víctima de una sociedad, de un Comité Judicial integrado por puros senadores blancos y de los medios de comunicación.

Pero ¿acaso la acusación no era por acoso sexual? Y lo que se debe debatir es si un candidato así es apto o no para llegar a la Corte Suprema.

Ahora nadie del Comité podrá afrontarlo sin que se le tache de racista, pero el senador Ted Kennedy pide el orden y les recuerda que el tema es sobre el acoso sexual denunciado, no es cuestión de racismo ni de discriminación.

Después vinieron más testimonios, la mayoría a favor del acusado, y existía otra mujer que también había sido acosada, su nombre Angela Wrigth, que fue citada pero que nunca fue llamada a declarar ante el comité.

LA CONFIRMACIÓN

Llegó el día para que el Pleno del Senado decidiera sobre la Confirmación o no del juez Clarence para integrar la Corte Suprema, la votación fue de 52 a 48, la más cerrada en su momento para designar a un juez asociado.

Además del acoso sexual, Anita Hill sufrió el acoso de Washington, el de los periodistas, el de los republicanos, el de la masa que se escuda en el anonimato para dañar su imagen; si bien no logró frenar la confirmación del juez Thomas, el caso sirvió para destapar otros escándalos de abusos sexuales como el que concluyó con la destitución del secretario de la Marina de Estados Unidos en julio de 1992 tras investigarse que algunas mujeres militares de la Armada fueron humilladas por sus compañeros durante una Convención en Las Vegas.

Años después, el 9 de julio de 2018, bajo la presidencia de Donald Trump se dio otra vacante en la Corte Suprema, el propuesto fue el juez Brett Kavanaugh; durante el proceso de confirmación, Christine Blasey Ford alegó que, a principios de la década de 1980, cuando ambos estaban en la escuela secundaria, Kavanaugh había intentado violarla y Kavanaugh negó “categórica e inequívocamente” que el suceso hubiera ocurrido.

En septiembre de 2018, Kavanaugh tenía el menor índice de apoyo en las encuestas de todas las nominaciones a la Corte Suprema; a pesar de todas las críticas, el 6 de octubre de 2018, el Senado aprobó su nominación como juez asociado del Tribunal Supremo con una votación de 50 votos a favor y 48 en contra, siendo ésta la votación más cerrada para un Confirmación.

El tema central es la idoneidad del candidato a ocupar un cargo en el Máximo Tribunal, pero ¿habrá algún caso en México en que un candidato a ocupar un cargo en la Suprema Corte de Justicia haya sido tan cuestionado?

Yo conozco uno, pero la mejor respuesta la tendrá como siempre nuestro amable lector…

Acerca de misionpo 9284 Articles
Noticias nacionales e internacionales. Investigación y reflexión política.