Política Sindical del Gobierno de la Ciudad de México ¿con Vocación Democrática?

Los Privilegios del Poder

Por Verónica V. González y Arnoldo Piñón

La doctora Claudia Sheinbaum, no desaprovecha cada oportunidad que se le presenta para ensalzar lo que denomina “vocación democrática” de la Ciudad de Mexico.

¿Vocación democrática? La ciudad la tiene, sin duda, pero no siempre el gobierno que la doctora encabeza se distingue por su posición demócrata.

A un año de la vigencia de las reformas a la Ley Federal del Trabajo que introdujeron la obligatoriedad del voto personal, libre secreto y directo en la elección de dirigentes sindicales, en la Ciudad de México sólo un sindicato ha realizado elecciones totalmente democráticas.

Irónicamente, el Gobierno de la Ciudad de México, mediante una diversidad de argucias, se ha negado no sólo a reconocer al triunfador de ese proceso electoral, sino incluso se le niega la entrega de cuotas sindicales aportadas por los trabajadores.

Aún más grave, la doctora Sheinbaum posó para una fotografía con los integrantes de un llamado Directorio Sindical, cuyos integrantes fueron designados sin consultar a los trabajadores, figura no contemplada por los estatutos del Sindicato Único de Trabajadores del Gobierno de la Ciudad de México (SUTGCDMX) para el comité ejecutivo general.

Eso no conducirse con vocación democrática.

Vayamos por partes:

El 9 de enero en ese sindicato se realizaron elecciones. Se inscribieron dos candidatos por la presidencia: Hugo Alfredo Alonso Ortiz -por la planilla azul- y Armando Bautista -planilla roja-. Unas horas antes que iniciara la votación, el segundo de ellos se bajó de la contienda ante el pronóstico que sería derrotado con una enorme diferencia.

Votaron casi 32 mil trabajadores -de una membresía de unos 110 mil-, de los cuales 27 mil 200 lo hicieron por la planilla azul, mientras Bautista captó unos 4 mil 250. Se cumplió el pronóstico: ganó Alonso Ortiz por 7 a 1.

Previo a la jornada electoral, sucedieron hechos que hacían prever que a Alonso Ortiz -secretario general de la sección 1 “Limpia y transportes”- se le regatearía el triunfo, como ha sucedido.

Entre los hechos más importantes, dos son destacables: 1) el activismo del director general de Administración de Personal del GCDMX, Sergio Antonio López Montecino, para aglutinar en torno al candidato de la planilla roja, a 25 secciones, y 2) las maromas jurídicas del Tribunal Federal de Conciliación y Arbitraje para reconocer un antidemocrático e ilegal directorio para no reconocer el triunfo del candidato de la planilla azul. Eso no es conducirse con vocación democrática.

La antidemocrática intromisión de López Montecino en los asuntos sindicales tiene muchas lecturas, la más importante sin duda es que muestra el verdadero talante del gobierno de la doctora Sheinbaum: imponer un dirigente dúctil y agachón que permita grandes negocios a nombre de los trabajadores.

El 14 de noviembre fue declarada desierta la Licitación Pública Nacional Consolidada número SSCHA-DGRMSG-LP-11-19 de vestuario y equipo de trabajadores, en la que previamente la firma Elmeca, S.A. de C.V., de la que según proveedores el dueño es socio de José Medel en una revista laboral -en la que no pagan aportaciones del IMSS, INFONAVIT y afore de sus trabajadores-, sólo calificó para la partida 4 correspondiente a “uniforme camisola y pantalón azul marino y verde olivo” y que implicaba 10 mil 837 piezas.

Declarada desierta la licitación, sospechan proveedores, mediante adjudicación directa se asignaron las 34 partidas, algunas de las cuales fueron para esa firma. Tienen la certeza que la cercanía de Medel con la subsecretaria de Egresos de la Secretaría de Administración y Finanzas del GCDMX, Berta Gómez Castro, habría sido determinante.

Y es que unas de las primeras acciones que realizó López Montecino al asumir la Dirección General de Administración de Personal, los últimos meses del año pasado, fue visitar las oficinas que Medel tiene -sede de la revista y de un engendro llamada Coalición del Frente Democrático de Trabajadores del Gobierno de la Ciudad de México y Alcaldías- en la colonia Santa Anita, en la Alcaldía Iztacalco.

Medel manejó durante años la oficina sindical de vestuario de los trabajadores de la ciudad donde acumuló una riqueza importante pero que dilapidó en frivolidades. En febrero de 2004 debió renunciar a la presidencia del SUTGCDMX acorralado por denuncias de manejo corrupto de cuotas sindicales, incluida la compra irregular de un equipo de fútbol.

Cada vez que puede presume su cercanía con la señora Gómez Castro y con López Montecino.

Y si bien el TFCyA no depende del GCDMX la influencia política es determinante. Valiéndose de la resolución del Juzgado Séptimo de Distrito en Materia de Trabajo de suspender las elecciones en ese sindicato pero que no fue notificada en tiempo, su presidente el chiapaneco Plácido Humberto Morales Vázquez, afirmó en diversas entrevistas periodísticas que las mismas eran nulas.

La tarde del 8 de enero una actuaria del TFCyA pegó un aviso en una puerta de acceso al SUTGCDMX dándole dos días para que se le notificara de la resolución judicial.

Luego el 21 de enero otorgó el reconocimiento gubernamental -toma de nota- al llamado Directorio Sindical para que en los siguientes tres meses reformara estatutos sindicales y convocara a nuevas elecciones.

Los estatutos vigentes de ese sindicato no contemplan esa figura para el comité ejecutivo general -sólo para secciones y establece quiénes deben integrarlo-.

Con esa toma de nota, el TFCyA violó los dos amparos -tramitados por cuatro secretarios generales seccionales sin personalidad jurídica- por fallas en las elecciones, lo que llevó a Hugo Alfredo Alonso Ortiz, en su calidad de presidente electo del SUTGCDMX a presentar denuncias penales por desacato judicial contra el pleno de magistrados del tribunal.

También presentó denuncias penales en contra del director general de Administración de Personal, y de la directora ejecutiva de política y relaciones laborales, Perla Marina Alexander Enríquez, también por desacato judicial.

En materia sindical, el GCDMX no tiene vocación democrática.

PARA LA AGENDA

Por cierto, ante el nulo crecimiento de Heladio de la Rosa y Maximiliano García -como ocurrió con Armando Bautista- como eventuales precandidatos a la presidencia del SUTGCDMX, toda vez que la doctora Sheinbaum no permitirá la permanencia de Alonso Ortiz -¿y la democracia sindical que tanto pregona este gobierno?-, se dice que le han pedido a Aarón Ortega Villa se prepare. Olvidan que Ortega Villa es el candidato eterno que siempre se queda a la espera de una oportunidad… En el ISSSTE cada vez son más  las voces que hablan de corrupción de la gente que ha impuesto en las áreas administrativas de hospitales el subdirector de personal. Javier Huerta Hurtado. En la siguiente entrega le detallaremos los intercambios de favores de las subdirectoras de administración de los hospitales regionales “Lic. Adolfo López Mateos” y “Gral.  Ignacio Zaragoza”, Elizamara Leslie Aguilar Ayala y Alma Ham Villanueva del ISSSTE: la primera contrato a dos familiares de la segunda, a cambio que una de sus hermanas fuese incorporada a la nómina. Corrupción en la 4T. Como corrupción es en la que incurre la jefa de la Unidad de Abastos e Insumos del López Mateos, Raquel Flores Hernández, ante la indiferencia -¿incapacidad?- del director Valentín Herrera…

 

Acerca de misionpo 13593 Articles
Noticias nacionales e internacionales. Investigación y reflexión política.