La Cuarentena del Cacomixtle

Los Dados de Dios

*Se Reduce la Delincuencia en la Ciudad de México

*¡Ese Virus no se ve! ¡Ese Virus no se ve!

*Los Ladrones si son Infectados Sienten los Efectos

*Delitos de Alto Impacto y Pillos Están a la Baja

Por Nidia Marín

Cacos, ladrones, rateros, mañosos, ratones, delincuentes, están en cuarentena por el coronavirus. Su nefasta labor diaria ha sido interrumpida por un virus que mide cuando mucho 120 nanómetros. No lo pueden ver, pero estos parásitos (los cacos) lo sienten en lo más profundo de su ser.

Tomando en cuenta que mientras las bacterias se miden en micras, los virus se miden en milimicras o nanómetros, que son unidades mil veces menores, y en Angstroms, que son diez mil veces menores, diremos que de acuerdo a algunos científicos en la envoltura del virus hay espaciadas formas como de palos de golf y de pétalos, mientras que su glucoproteína tiene forma de espiga.

Perooo, lástima Margarito, los pillos no pueden verlo porque sólo con microscopio es posible y su línea, su línea no es esa, sino la burda, la violenta, la salvaje.

Sí, no lo pueden ver, pero lo sienten si llegan a infectarse. Y no necesitan ser de la tercera edad y padecer del corazón o de diabetes para ser contagiados y quedarse moqueando y calenturientos en sus casas.

Aunque, la diferencia en estos días es que pueden apreciar “La Unión Hace la Fiesta: el primer festival latinoamericano online, donde bandas mexicanas y de diversos países latinoamericanos tocarán en vivo y podrán ser vistas por Facebook e Instagram a las 19.00 horas del 11 de abril

Más allá del comercial, hoy, de la misma manera que ocurrió en 2009 cuando apareció en México, una epidemia (después pandemia) ocasionada por un virus de influenza H1N1, capaz de pasar de persona a persona y que abarcó 120 países, en nuestro país hay cuarentena y así como entonces en la Ciudad de México y en la mayoría de los estados de la República, Los delincuentes también se han quedado en sus casas.

El Covid-19, la pandemia que afecta a México, se ha traducido en la capital de la República en la reducción de la delincuencia en casi la mitad de los delitos de alto impacto, al cometerse actualmente entre 284 y 288 delitos diariamente.

Hay menos secuestros, violaciones han descendido más de 50 por ciento, homicidios dolosos, los robos a casas habitación, asaltos a transeúntes, robo de negocios con violencia y robo de vehículos, lesiones dolosas, robo a transportes, robo a repartidores, robo a cuentahabiente, etc.

Las delegaciones donde se cometían el mayor número de los delitos son las de siempre: Gustavo A. Madero, Iztapalapa, Cuauhtémoc, Tlalpan, Coyoacán, Azcapotzalco, Álvaro Obregón y Benito Juárez.

Unos meses antes, en enero, aun se registraban índices importantes en la materia en la capital del país.

Y siguieron viento en popa en febrero por la ausencia de una alerta sanitaria, hasta estas últimas semanas en las cuales el rechazo a la política gubernamental de ocultamiento de datos, produjo entre los mexicanos y en los distintos gobiernos y organismo internacionales del mundo severas críticas contra el Presidente Andrés Manuel López Obrador (quien aún no se muestra convencido de acatar las reglas de contención del contagio) y su gabinete de salud.

Es de pena ajena, darse cuenta que es más elevado el raciocinio de los delincuentes que el de muchos encumbrados ciudadanos, hoy sometidos a los planteamientos absurdos y en contra de la población.

Duele decirlo, pero es la verdad.

Como ha señalado Luis Carlos Villamil Jiménez, profesor titular Universidad de La Salle al referir la importancia de la vigilancia epidemiológica, el establecimiento de programas de alerta temprana, la preparación de recurso humano de diversas disciplinas y sectores (agricultura salud y ambiente) que trabajen juntos, y compartan conocimiento, recursos económicos y comprendan estos hechos, teniendo en cuenta, la salud pública, la animal, la ambiental, que practiquen la cooperación entre instituciones y países.

Y también se requiere en casos de epidemias “…trabajar en forma coherente, se deben proponer otros enfoques inter y transdisciplinares; tal vez el comienzo de una nueva y útil etapa para la formulación de políticas sanitarias implique pensar en: “un mundo, y una salud”.

Acerca de misionpo 38575 Articles
Noticias nacionales e internacionales. Investigación y reflexión política.