El Terror es un Virus

Distancia de Rescate

Samanta Schweblin.
Random House.
Barcelona, 2015.
124 páginas

Por David Marklimo

Quizá no se tenga que leer ningún libro para entender que no hay nada más monstruoso que la naturaleza, que la vida en su conjunto es en extremo frágil. Lo estamos viendo estos días, y más o menos es lo que puede decirse del libro Distancia de Rescate, de la argentina Samanta Schweblin. Indispensable para estos días de pandemia.

En esta novela corta se condensa un relato repleto de recursos literarios, sentimientos y situaciones que, ligados con su lenguaje, confieren a esta historia una potencia terrorífica. El mundo rural, el campo, ese que siempre nos hace bien y nos desconecta de todo aquello que nos rodea, es el escenario de algo macabro y tenebroso.  Asociamos la belleza con algo terrible, la miramos con extrema desconfianza y, quizá, hasta con pavor. El conflicto central de la novela nos habla de una amenaza real: la contaminación, los transgénicos, el agua.

En estricto sentido, acudimos a un diálogo de dos voces inquisitivas, un adulto y un niño (uno cuenta y el otro guía). David guía la narración de los recuerdos de Amanda, exigiendo ciertos detalles de la historia. Hay algo que necesita ser contado, pero requiere que Amanda llegue hasta ese núcleo sin dejar ningún detalle en el camino. David necesita que ella se dé cuenta de lo que es importante, así que ahí vamos, con Amanda ordenando los acontecimientos, midiéndolos y contándolos de forma detallada. La tensión que crean estas voces narrativas se incrementa todavía más cuando Amanda hace preguntas, interrumpiendo el relato y David la urge a continuar, sin tregua, sin pausa, sin aliento. Sobrevienen las preguntas: ¿el estilo erosionado es equivalente a la erosión de la tierra? ¿Tienen su contingencia? ¿Qué es más aterrador, perder a un hijo, o perder su alma? ¿Envenenarnos con agua o con comida? ¿La ansiedad de no saber qué va a ocurrir o qué está ocurriendo? ¿Es posible observar sin ver? Esto consigue un ritmo vertiginoso y cierto vértigo al saber que hay algo en las sombras que queremos ver, aunque sabemos que nos va a desagradar y cuya imagen no vamos a poder borrar de nuestra memoria.

Samanta Schweblin.

Todo en esta novela nos sonará actual: un tema inmunológico, el enemigo llegado de afuera (el virus, el elemento tóxico) es a la vez lo más natural. E incluso pone en duda nuestra imagen del peligro, porque al emparentar sutilmente los transgénicos con el temor a la deformación, física y moral, de nuestra infancia, se trasciende de las dos voces, se desmonta el concepto de naturaleza y se nos coloca frente a un espejo. ¿Pudimos parar este desastre? ¿Qué tan irresponsable es el avance científico? ¿Cuál es el precio de nuestra burbuja, de nuestro miserable platito de comida procesada y calentada en el microondas? La “distancia de rescate”, ese instante en el que pasamos a la acción y a la denuncia, se transforma en el espacio del cuidado, una familiaridad con el mundo, un aforo donde el otro todavía nos importa. Fraternidad, le llamaban. El resultado de perderla, ya lo estamos viendo, es un clima de terror, donde la vida se transforma en un campo de batalla donde todos salimos vencidos.

Acerca de misionpo 38584 Articles
Noticias nacionales e internacionales. Investigación y reflexión política.