En Plena Crisis, Pemex Cumple 82 Años… ¿Resistirá el 2020?

De Fondo

Por Jesús Michel Narváez

Por razones de salud que me llevan al quirófano esta
 tarde, dejaré de escribir hasta que el médico tratante
me autorice desarrollar mis actividades profesionales.
Gracias por su compresión.
Y como diría Terminator: I’ll be back.

 

Perdimos la oportunidad de aprender a administrar la abundancia. Se dilapidó el dinero obtenido por las ventas al exterior y los yacimientos hallados después del Ixtoc y Cantarell no han sido lo suficientemente productivos como para Petróleos Mexicanos llegue a su octagésimo segundo aniversario en plenitud de facultades.

Por el contrario, sube el segundo escalón del octavo piso en medio de dos crisis: la financiera, cuya deuda supera los 108 mil millones de dólares y la caída de los petroprecios. A esos dos factores hay que agregar que la producción petrolera no está ni siquiera cerca de recuperar los espacios en los que el oro negro brotaba sin que se perforaran pocos.

Políticas equivocadas no solamente de ahora sino desde el sexenio de José López Portillo, 1976-1982, cuando México vendía en el mercado spot al precio que le venía en gana. Un sexenio atrás, se reconfiguraron las refinerías y se construyó el complejo petroquímico de Pajaritos. Fue hasta el 2003 que se anunció la refinería del Bicentenario, en Tula, y todo quedó en una alambrada tendida en el polígono de las 700 hectáreas en donde habría de tener asiento.

No es novedad saber los latrocinios cometidos por directores de Pemex –hasta la cirugía plástica de la esposa de uno de ellos se pagó con recursos de la empresa- además de las componendas existentes con el sindicato petrolero. Se llevaron  dinero a manos llenas. Hicieron negocios que en poco beneficiaron a la empresa y sí, como decía Emilio Portes Gil, salieron “comaladas de nuevo ricos”.

En la actual administración se tiene un una visión casi, casi, de miopía. Se han desoído los consejos de los expertos en materia petrolera y de los financistas que tienen conocimiento de qué pasará con el crudo en las dos próximas décadas. Una recomendación que se hizo generalidad: no construir Dos Bocas porque será poco productiva y para el año 2030 dejará de ser útil cuando la mayoría de los autos en el mundo y por supuesto en México dejen de ser de combustión interna y pasen a los eléctricos y cuando mucho habrá 10 por ciento de hibridos.

Se ha ignorado que trasportar gasolinas, diésel y gas es mucho más barato que hacerlo en pipas. La desconfianza de inversores nacionales y extranjeros ha impedido que se construyan nuevos ductos y se amplíe la red para dotar, por ejemplo, al Sur-Sureste de lo más necesario para la instalación de plantas: gas.

También la suspensión de las rondas para que empresas extranjeras y nacionales participen en la exploración y extracción de crudo y gas, ha frenado una posible inversión de miles de millones de dólares. La cancelación del fracking ha sido otro elemento que impide aumentar la producción a Pemex.

Hoy es el cumpleaños. Y seguramente el presidente encabezará el evento principal y anunciará que en su gobierno se frenó la caída de la producción y se terminó la corrupción en la Empresa Productiva del Estado. Habrá júbilo ficticio pero la crisis prevalecerá, aunque Andrés Manuel López insista en que todo se debe al neoliberalismo y seguramente insistirá en que habrá más recursos para la petrolera con el fin de que salde sus deudas.

Será el sereno, pero Pemex no parece tener salida aunque la luz en el túnel se vea a lo lejos.

E-mail: jesusmichel11@hotmail.com, Twitter: @jesusmichelMx, Facebook: Jesus Michel y en Misión, Periodismo sin Regaños martes y jueves de 16 a 17 horas por ABC-Radio en el 760 de AM.

Acerca de misionpo 7840 Articles
Noticias nacionales e internacionales. Investigación y reflexión política.