En Puerta la Primera Gran Crisis del Sexenio que Está en Marcha

Tema Principal

*Durante 15 Meses la Violencia no ha Cedido

*Despertaron las Organizaciones Civiles y las Universidades,

*También Empresas del Sector Privado y Gobiernos Estatales

*Medios y Organismos Internacionales  Aplauden

*Urgente Mayor Sensibilidad Ante los Problemas

Por Jesús Michel Narváez

Dos feminicidios y el desdén presidencial para escucharlas. Cinco marchas y silencio gubernamental. Tres apariciones en Palacio Nacional –en donde grafitearon la Puerta Mariana- y solamente una “recomendación”: no pinten Palacio Nacional ni los monumentos históricos.

Los arteros asesinatos de Ingrid y Fátima perpetrados en febrero –y en noviembre el de Abril Pérez que parece haberse olvidado- despertaron del letargo en que se encontraban las organizaciones de la sociedad civil y tienen en jaque al Gobierno de Andrés Manuel López Obrador, cuya respuesta a los reclamos y las exigencias de frenar la violencia contra las mujeres se ha constreñido a un “decálogo” improvisado y sin sustento.

El lanzamiento, a través de redes sociales, de “El Nueve Ninguna Mujer se Mueve” encontró eco inesperado y tomó por sorpresa a las instancias de “inteligencia” de la administración presidencial.

El presidente López Obrador acusó a la “derecha de estar detrás del movimiento”.

Las mujeres soportaron quedarse sin respaldo en las estancias infantiles. Aguantaron que se redujera sustancialmente el recurso para la Atención de Víctimas. Callaron ante el recorte presupuestal de cuando menos 10 programas.

Pero despertaron y, siguiendo los pasos de las mujeres de Islandia, que en 1975 realizaron un paro total y que después se replicó en Argentina, convocaron a todas las mujeres a no hacer nada el lunes 9 de marzo, un día después de la conmemoración del 45 aniversario de haberse instaurado el Día Internacional de la Mujer y cuya primera sesión se realizó en el lobby del antiguo edificio de Relaciones Exteriores en Tlatelolco en 1975,

Y despertaron no solamente las mujeres sino las organizaciones civiles, las universidades, importantes empresas del sector privado y hasta gobiernos estatales, medios de comunicación y organismos internacionales que aplauden la decisión de las mexicanas.

ANTE EL DESPRECIO… NADIE SE MOVERÀ

Durante largos 15 meses la violencia no ha cedido. Los feminicidios aumentaron y de acuerdo con los números oficiales del Secretariado Ejecutivo Sistema Nacional de Seguridad Pública, cuya información proviene de las Fiscalías y Procuradurías, y no se conoce la cifra negra por lo que puede ser mayor, en el país son asesinadas 9.8 mujeres cada 24 horas.

El tema de fondo es que cuando una mujer, como el caso de Ingrid, primero, y de Fátima después son asesinadas en la Ciudad de México no hay forma de ocultar los hechos.

A través de redes sociales corre la información y todos aquellos que las utilizan se enteran y se suman a la condena. Sin embargo, el desprecio gubernamental, que pasa de un decálogo a la descalificación de la secretaria de la Función Pública, Irma Eréndira Sandoval o al aval y después la negación de la esposa del presidente, hizo finalmente que el reclamo de grupos femeninos se prepara para saltar de la capital del país a todas las entidades de la República Mexicana.

A la convocatoria se han sumado grupos antiaborto, pero prodefensa de las mujeres. Todos coinciden: hay que detener la brutalidad en contra de ellas.

Para el gobierno federal, los adversarios, los conservadores, la derecha, son quienes patrocinan el Nueve Ninguna Mujer se Mueve, señalamiento que ha sido desmentido por todas las vías de comunicación.

Ante lo inesperado, lo sorpresivo, el fiscal general de la República, Alejandro Gertz Manero, dio marcha atrás en su propuesta de reforma penal a la eliminación del feminicidio y junto con legisladoras –sin la participación de hombres- llegó al acuerdo de que se trabaje en una iniciativa que presentará la Conferencia Nacional de Gobernadores (CONAGO) para que se tipifique de igual manera el delito en todas las entidades de la Federación.

LA GOTA QUE DERRAMÒ EL VASO

Durante la conferencia matutina del 11 de febrero, el presidente López Obrador se irritó ante las constantes peguntas sobre el feminicidio cuando quería hablar de la recuperación de 2 mil millones de pesos y del avión presidencial.

Las redes sociales –a las que sigue llamando benditas- incluido YuoTube se dieron vuelo con la información y lo menos que comentaron es que al Presidente le irritan las preguntas que no están en su guion.

“Miren, no quiero que el tema sea nada más lo del feminicidio, ya está muy claro. Se ha manipulado mucho sobre este asunto en los medios, no en todos desde luego, los que no nos ven con buenos ojos aprovechan cualquier circunstancia para generar campañas de difamación, así de claro, de distorsión, información falsa. Este es el caso”. Lo dijo después de que le insistieran en conocer qué medidas se tomarán para frenar la violencia en contra de las mujeres que termina cuando son asesinadas.

Ese día lo acompañaba Gertz Manero. El Presidente lanzó su compromiso y respuesta:

“Acaba de explicar el fiscal exactamente lo opuesto a lo que se ha difundido y ha quedado completamente claro que nosotros vamos a proteger a las víctimas y, de manera especial a la población vulnerable: a niños, mujeres, adultos, y que este es un gobierno que procura justicia. No vamos a hacer nunca nada en contra de los mexicanos, nunca. El asunto es que no hay un mal humor social, como había antes. Ahora hay un buen humor social, donde están encorajados (sic) es en los grupos de poder que se sentían los dueños de México y que tenían mucha influencia en medios de comunicación convencionales. Por eso, sigo sosteniendo que son benditas las redes sociales”.

A partir de ese momento, 11 de febrero, las organizaciones conformadas por mujeres decidieron convocar al Paro para el 9 de marzo y la respuesta, como bola de nieve que rueda por la ladera, comenzó a crecer exponencialmente.

¿LA PRIMERA GRAN CRÍSIS DE AMLO?

Frente a los problemas que aquejan al país y a sus habitantes, sin importar la gravedad, al Presidente se le resbala todo.

Al cierre del pasado año, el PIB no creció y la delincuencia con su violencia convirtió a 2019 en el año que más homicidios dolosos registró.

Comenzaba el segundo mes de su mandato y declaró la guerra contra el huachicol. Se generó una crisis. La falta de combustible se generalizó. Tres semanas para volver a la “normalidad”. Pese a la irritación social, AMLO la libró, aunque el huachicol continúa i así lo ha reconocido la petrolera mexicana.

Vendría la crisis económica cuando las calificadoras convirtieron la deuda de Pemex en bonos chatarra. El Presidente salió al paso y externó “en la economía vamos requetebién”.

Llegaría el reclamo de la CNTE por la reforma educativa y a pesar de las presiones y los paros, finalmente salió adelante.

Aparecería la amenaza de Donald Trump: o paran la migración o aplicaremos aranceles del 25 por ciento a todos los productos y artículos de exportación mexicana que lleguen a Estados Unidos. La Guardia Nacional, diseñada para combatir el narcotráfico y el crimen organizado para “devolver la paz a los mexicanos”, cambió su ruta y se estacionó en la frontera sur para dar gusto al residente de la Casa Blanca, que aplaudió la decisión del gobierno mexicano que, aunque lo niegue, construyó el muro entre México y Guatemala.

Desde marzo y hasta ahora, la crisis de los medicamentos está presente. El desabasto en todo el sector de la salud pública generó el reclamo nacional. Estalló en enero cuando oficialmente desapareció el Seguro Popular y entró en funciones el Instituto de Salud Para el Bienestar (INSABI). El tema llevó a la mayoría de los gobernadores de los estados de la Federación a rechazar adherirse al nuevo organismo, aunque finalmente cedieron en su negativa con lo cual se palió el problema pero la crisis de abasto prevalece aunque se haya anunciado que se importarán los medicamentos para que las farmacéuticas no chantajeen más al Gobierno.

La crisis de seguridad estalló en Culiacán. Ahí, en la capital de Sinaloa, fue detenido Ovidio Guzmán López, hijo del sentenciado Chapo Guzmán y la reacción criminal fue de tal magnitud que elementos de la Guardia Nacional y del Ejército fueron obligados a liberarlo. Y vendría después la masacre de la familia LeBarón. En el primero de los casos hasta felicitación de Donald Trump recibió y en el segundo ordenó un memorial. De ambos hechos salió sin rasguño alguno.

Surgió la figura de Evo Morales y su arribo a México. Su presencia obligó al fiscal general de Estados Unidos, William Barr a entrevistarse con el presidente López Obrador y el secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard y, aunque no admitida, formalizó la petición para que el expresidente de Bolivia abandonara el país con destino a La Habana. La crisis diplomática estaba por llegar. Y la dura piel del Presidente la resistió.

A finales de año, cuando se discutía el Presupuesto de Egresos de la Federación, las organizaciones campesinas y de productores agrícolas y ganaderos, cercaron el Palacio Legislativo de San Lázaro presionando para que los recursos al campo fueran reasignados. La paralización amenazaba la producción alimentaria. No obstante, y después de acusar a los dirigentes campesinos de “corruptos”, el tema se desinfló y el Presidente, otra vez, salió adelante.

Y remataría con la crisis del avión presidencial del que durante meses afirmó que se vendería y ya había cuando menos una docena de compradores y finalmente tendría que regresar. Ante el fracaso de la venta, dio a conocer que se rifaría. Diseñó la oferta para los jugadores de lotería e informó que la aeronave no sería rifada, sino que quien ganara el sorteo recibirá 20 millones de pesos por cachito. Una crisis que tendió la cortina de humo en dos temas torales: la falta de medicamentos y el avance de la violencia.

EL FEMINICIDIO ¿LO DERROTARÁ?

Después de observar cómo los problemas los “vuelve mínimos”, aunque sean mayores, el movimiento feminista es el inicio de la erosión.

Hasta el momento las respuestas han sido insuficientes y las descalificaciones no han mermado la irritación de la sociedad, no solamente de las mujeres, sino de todos aquellos que no encuentran en el Presidente López Obrador la sensibilidad para atender los problemas del que podría ser llamado por él como “el pueblo que no es bueno y no es sabio”.

El próximo lunes se sabrá de qué están hechas las mujeres de México y hasta dónde llegarán y cuántas hará el paro total.

DECÁLOGO DE AMLO

  1. Estoy en contra de la violencia en cualquiera de sus manifestaciones.
  2. Se debe proteger la vida de hombres y mujeres, de todos los seres humanos.
  3. Es una cobardía agredir a la mujer.
  4. Es un anacronismo, un acto de brutalidad, el machismo.
  5. Se tiene que respetar a las mujeres.
  6. No a las agresiones a mujeres.
  7. No a los crímenes de odio contra las mujeres.
  8. Castigo a los responsables de violencia contra las mujeres.
  9. El Gobierno que represento se va a ocupar siempre de garantizar la seguridad a las mujeres.
  10. Vamos a garantizar la paz y la tranquilidad en México.

UN DÍA  SIN HOMBRES

Irma Eréndira Sandoval

“Salgamos y ocupemos el espacio público solo para nosotras. Mejor un #parodehombres. Que ellos se queden en casa y no twitteen, no acosen, no insulten y nos dejen en  paz”.

Beatriz Gutiérrez Müller

#UnDiaSinNosotras, la convocatoria exhorta a todas las mujeres de México a suspender actividades el próximo lunes 9 de marzo.

“#Undíamásconnosotras está mejor.

Acerca de misionpo 14619 Articles
Noticias nacionales e internacionales. Investigación y reflexión política.