El Feminismo Tiene Razón

*Lo que las Mujeres Demuestran en los Hechos

*El Objetivo de la Equidad o Igualdad de Género

*Valorar las Diferencias y dar el Trato Equivalente

*Odio, Resentimiento, Intolerancia: Temores Infundados

Por Ezequiel Gaytán

El movimiento feminista de los años sesenta nació en un contexto de rebeliones juveniles ante la esclerosis mental de los gobernantes que pensaban que con haberles reconocido el Derecho a votar y ser votadas a las mujeres era suficiente espacio político y no vieron que ellas ya estaban preparadas, algunas con estudios universitarios, para asumir funciones de alta responsabilidad. Aún más, tampoco vieron que el intelectualismo feminista era un movimiento cultural que demandaba leyes equitativas, y si lo vieron se opusieron pues era un cuestionamiento serio, profundo, legítimo que ponía en una encrucijada la idea del patriarcado ideológico que subordinaba a las mujeres a ser dependientes económicas y controlarlas con violencia y psicológicamente.

El movimiento nació, en Estados Unidos y Europa y rápidamente llegó a Latinoamérica. De ahí que las mujeres también empezaron a demandar igualdad en el trato social, pues precisaban “yo nací libre, pero sin igualdad de oportunidades”, por eso fue un movimiento reivindicatorio y en nuestro país dicha igualdad se logró, pero sociológicamente siguió predominando el machismo.

Consecuentemente mujeres y varones que rápidamente entendieron la razón de ser de la lucha siguieron esforzándose por lo que ahora se denomina Equidad de Género. En la década de los años setenta una mujer, Margaret Thatcher logró democráticamente ser Primera Ministra del Reino Unido y en nuestro país en 1975, año internacional de la Mujer” a propuesta de la Organización de Naciones Unidas (ONU) se realizó la Primera Conferencia Mundial sobre la Mujer.

Empero, instituciones conservadoras vieron con desconfianza el movimiento y en la práctica el dominio masculino domeñó en los mandos superiores de las instituciones públicas, privadas y sociales. Aún más, en nuestro país el aborto, además de prohibido, criminaliza a las mujeres. Lo cual es a todas luces un acto de ignorancia y prejuicios típicos del Medievo.

Ya en el siglo XXI la Equidad de Género logró permear en muchos estratos de la sociedad mexicana y se le concibe como un conjunto de ideas, creencias y valores sociales con relación a las singularidades de los sexos y en contra de la discriminación hacia las mujeres debido a los prejuicios sociales.

Las mujeres demuestran en los hechos, día a día, que tienen las mismas o superiores capacidades que los varones a fin de tomar decisiones, pues poseen las habilidades y competencias que los perfiles de las empresas públicas y privadas requieren.

El objetivo de la equidad o igualdad de género es ofrecer a todas las personas, independientemente de su género, las mismas condiciones, oportunidades y tratamiento y considerar las características particulares de cada uno para garantizar el acceso de las personas a sus derechos. No se trata, por lo tanto, de eliminar las diferencias, sino de valorarlas y darles un trato equivalente para superar las condiciones que mantienen las desigualdades sociales.

Pero la reacción machista surgió con violencia y se incrementaron los feminicidios, léase: el asesinato a mujeres sólo debido a su condición de ser mujer. Lo cual refleja odio, resentimiento e intolerancia por temores infundados, pues es claro que todavía en nuestro país existe la creencia de que si la mujer trabaja es demostración de que el hombre no puede mantener económicamente su hogar y eso lo debilita.

La reacción, sobre todo de las jóvenes, ha sido la de no callar, ni ser sumisas. Han salido a las calles con el propósito de decir a todo el mundo que ellas no son abnegadas, ni sumisas. Que están luchando por una clara reivindicación de derechos, oportunidades y legítimamente son el futuro. Es un movimiento digno y no puede ser condenado por el hecho de que en sus manifestaciones se infiltren grupos corrompidos de personas encapuchadas que pintarrajean los monumentos y calles de la Ciudad de México. Ellas han retomado las calles y con el cántico “El violador eres tú” nos hacen ver a la sociedad en su conjunto que ellas triunfarán.

Acerca de misionpo 15978 Articles
Noticias nacionales e internacionales. Investigación y reflexión política.