Las últimas palabras de El Chapo antes de su sentencia

Y ahí estaba él, esperando el momento justo para pedir al juez, por primera vez, que le otorgara el permiso para emitir unas palabras ante el Tribunal.

El Chapo, quien lucía elegante y con bigote, o al menos así lo describieron los medios, sacó una carta, misma que leyó por 13 minutos.

Joaquín Guzmán Loera comenzó por agradecer al juez, a su esposa, a su madre, a sus hijas, e incluso a los guardias, al haber sido parte de este juicio, que duró más de tres meses.

Incómodo y con tensión reflejada en su rostro, El Chapo denunció las condiciones en las que permaneció recluido, antes de que se le dictara sentencia de cadena perpetua, más 30 años, la cual cumplirá en el ADX, al ser considerada la cárcel con mayor seguridad de los Estados Unidos.

En su denuncia, reveló que fue obligado a beber agua no potable, no se le permitía ver la luz del día, debía dormir con tapones hechos de papel higiénico y además, tenían conductas inadecuadas hacia él, las cuales, su abogado Lichtman aseguró que eran las que siguen con personas con con pena de muerte.

Por tanto, El Chapo aseguró que su juicio “no fue justo”, razón por la que su defensa ya informó, se interpondrá un recurso de apelación a la sentencia que se le dictó.

Joaquin Guzmán concluyó su lectura, y ahora sí, habría llegado el momento esperado, el juez Brian Cogan se dispuso a dar pie a la sentencia: cadena perpetua, más 30 años para el narcotraficante mexicano, a quien la Corte halló culpable por 10 cargos por narcotráfico.

Al escuchar estas palabras del juez, El Chapo dirigió su mirada hacia su esposa Emma Coronel, se tocó el pecho y le envió un último beso, ya que no podrá volver a verla no tener contacto con nadie, por su estado legal.

Acerca de misionpo 5809 Articles
Noticias nacionales e internacionales. Investigación y reflexión política.