Más Allá de Endgame

La Tiendita de los Horrores

Por Emilio Hill

¿Se puede sobrevivir a Hollywood? Los números que arroja el mega blockbuster reciente Avengers: Endgame (Anthony y Joe Russo,2019) pareciera indicar que es un asunto difícil. Tan solo en México los datos que arroja Canacine son para dejar la boca abierta ante su apabullante presencia:  597.2 millones de pesos en la semana de su estreno con 9.1 millones de personas de asistencia.

Si bien estas cifras son fuertes y no dejan dudas sobre el éxito comercial de la película, hay que considerar varios factores. En primer lugar, el número de pantallas –salas- en los complejos cinematográficos donde se encuentra el filme. Aunado a la avalancha publicitaria que ha sido permanente desde que la franquicia tomó forma.

Ya se escuchan voces o se leen análisis que establecen un antes y un después para el cine de evasión. Algo hay de eso, pero no se puede olvidar, por la fiebre del filme, la historia de Hollywood. Todo tiene un principio y este caso, aunque más que notable, no es aislado.

Hace una década, lo mismo se decía de Avatar (James Cameron, 2009). Su recaudación en taquilla fue de $ 2.787,965.087. Y sí, voces se alzaron y tinta corrió para señalar que ya no había más allá. Doce años antes, en 1997, Titanic también de Camerón rompía récord de forma escandalosa: $ 342.171,034 en su primera corrida comercial. Luego tendría un reestreno.

Y aún hay más: ocho años antes, en 1989, la euforia se apoderaba de la civilización del espectáculo, que ya se perfilaba, con la batimanía: luego de muchos años de salidas en falso, por fin se producía un filme sobre Batman. La dirección corrió a cargo por el entonces Enfant terrible de Hollywood Tim Burton. El verano de ese año, se vio tapizado de cualquier tipo de productos sobre el personaje creado por Bob Kane y Bill Finger. En el horizonte del cine hollywoodense, parecía que era el fin de la historia.

Una década antes, Star wars: Episodio IV-Una nueva esperanza, sorprendía y convulsionaba a la industria con un éxito inusitado. Al mando de este filme se encontraba un atolondrado y joven director, George Lucas, quien ni de lejos pensó que su película marcaría nuevos usos y formas en la manera de entender mucho del cine.

La recaudación del primer filme sobre la multimillonaria franquicia sobre Star Wars fue de $775.398,007. De los de aquellos años.

Esta película, es un antes y un después más claro y directo que Avegers: Endgame. A partir de Una nueva esperanza, algo cambiaría en la manera de ver el cine: Son las películas y el fenómeno de cultura pop que representan, con su carga de consumo que se convierte en compulsión colectiva.

Un año después, por cierto, llegaba a las pantallas Superman (Richard Donner,1978), que puede ser considerada el viejo testamento de los filmes basados en súper héroes y/o comics. La recaudación fue de $300.218,018.

Cada determinado tiempo, diez años más menos, llega un largometraje que promete ser el fin de la historia. Lo es en su momento, a ninguno de estas películas se le puede escatimar mérito, pero si algo nos ha enseñado Hollywood es que es la cola de la serpiente: siempre a punto de devorarse y superar sus propias marcas.

La más reciente entrega de Avengers, el relato final de una serie que calentó motores por algo más de una década, tiene su lugar en la historia por sus números escandalosos, pero la industria del entretenimiento nos ha enseñado que si algo sabe hacer, es superar sus propias marcas.

Llegará en algún punto, un filme que rebase lo que parece hoy deja este filme del binomio Marvel-Disney. Es válido sorprenderse e, incluso, dejarse llevar por la euforia, pero no ignorar la historia.

El entretenimiento cinematográfico, si algo ha dejado claro es que tiene en muchos de sus pilares, a franquicias millonarias. Ahí está una de las más perdurables, la de James Bond, que desde 1962 es piso firme de la taquilla.

Esta serie, fue una de las primeras en comercializar juguetes y productos derivados basados en la serie. En muchos casos Es la película y las licencias que derivan y que se basan en contratos de muchos años, los que animan a las poderosas empresas a continuar explotando estos personajes.

La lección se empezó a aprender desde una de las primeras épocas de oro de Hollywood con El Mago de Oz (Victor Fleming,1939). Libros y juguetes del filme circularon.

Así es que es real que Avengers, es un hito, un golpe, pero de eso a que sea el Endgame de estos filmes, hay una distancia histórica.

Acerca de misionpo 5833 Articles
Noticias nacionales e internacionales. Investigación y reflexión política.