Parloteos y Desesperanza

Artículo Invitado

*Minatitlán: Rebasadas las Autoridades

*Estrategias: muy Verdes y Parciales

*Inseguridad en Niveles muy Peligrosos

*Justificaciones sin Acciones Efectivas

Por Alejandro Zapata Perogordo

La masacre en Minatitlán se convierte en un caso emblemático, pues es un botón de muestra de lo que acontece prácticamente en todo el país, ya no existe lugar sin delincuencia organizada, echarse la pelota unos a otros como lo hizo el senador Martí Batres en contra del Fiscal veracruzano Jorge Winckler, no nos sirve para nada, simplemente son distractores que buscan sacar ventajas políticas lucrando con el dolor humano.

Jorge Winckler y Martí Batres.

Las autoridades están rebasadas y seguramente muchas de ellas son cómplices de criminales que siguen operando al amparo de la impunidad: venta de droga; secuestros; extorsiones; robos; derecho de piso; prostitución; homicidios y; hasta obra pública, son algunos de los giros controlados y operados a lo largo y ancho del país, que han minado las libertades y la tranquilidad.

Al gobierno, desde hace tiempo se le salió de las manos el tema; la crisis en materia de seguridad se encuentra en niveles extremadamente peligrosos y las estrategias adoptadas parecen estar muy verdes y parciales. Los discursos presidenciales resultan meros parloteos mañaneros sin integralidad, se observan como simples justificaciones sin acciones efectivas.

El fortalecimiento del Estado de Derecho debe ser una prioridad para el gobierno, establecer un país de leyes es fundamental para recuperar el orden, sin embargo, las señales enviadas y me refiero al famoso memorándum nos dicen que vamos por el camino contrario.

Tengo una coincidencia con el Presidente, pues los programas sociales a favor de los jóvenes pueden ser de utilidad para procurar se alejen de las actividades ilícitas, pero ello únicamente es una pequeña parte de todo un entramado preventivo, que desde luego pasa por el tema educativo, rubro controvertido en estos momentos y que a través de la historia ha sido, por decir lo menos, polémico, no obstante este gobierno ni siquiera lo menciona como piedra angular para combatir la inseguridad.

Una parte trascendental proviene en principio de que el problema no es solo del gobierno, ni tampoco se va a solucionar desde el centro y por decreto. El problema es de todos y por lo tanto estamos obligados a participar en la solución, en la medida que nos competa, en acciones transversales, con una estrategia específica incluyente en la que participen coordinadamente todos los órdenes y niveles de gobierno, pues mientras no se entienda en su amplitud la responsabilidad para abordar el tema y recuperar el tejido social, tendremos que conformarnos, resignarnos y hundirnos en la desesperanza.

El enfocar acciones para formar ciudadanos, coordinar tareas de prevención junto con los gobiernos municipales, abrir espacios de participación comunitaria en áreas de reconstrucción del tejido social, depuración en instituciones de seguridad, implementación del Policía de proximidad y muchas acciones adicionales que pueden implementarse en aras de atemperar la crisis que seguimos padeciendo cada vez con mayor crueldad.

Acerca de misionpo 10431 Articles
Noticias nacionales e internacionales. Investigación y reflexión política.