La Nueva Normalidad Avasalla o Sorprende

Por Alfredo Mejía Montoya

Siempre la normalidad nos va a sorprender, siempre nos trae algo novedoso, siempre se descubren cosas nuevas, pero en la nueva normalidad se potencian más los cambios, la ruptura de paradigmas, las intenciones de lo que sucede y del porque sucede o para que, siempre hay algo que nos intriga y casi siempre es predecible, no hay que quebrarse la cabeza para considerar porque se hacen las cosas, y sabemos cuáles son las intenciones de ciertas medidas que se han venido formalizando en el país desde el centro del mismo.

A veces, creemos que las reformas que proponen han agotado todas las instancias de análisis, de estudio, de investigación y de consultas a los sectores interesados en temas diversos que regulan la vida del país, ya sea en temas políticos, económicos, sociales, de salud, laborales, seguridad, infraestructura o simplemente del crecimiento y desarrollo.

Y con asombro, nos hemos percatado que dichos análisis simplemente son de buró o simples ocurrencias y que cuando nos damos cuenta, ya están siendo votadas en la Cámara Baja del Poder Legislativo o dependiendo de la urgencia y la trascendencia comienzan por la Cámara Alta, y sin el menor preámbulo se presentan, se da lectura del cómo debe quedar la propuesta, la reforma o la adición a determinada ley, reglamento o la mismísima Constitución, y en la exposición de motivos, encontramos solo los motivos de los que proponen dicha iniciativa, no la del país… y el análisis, el estudio, los pros, los contras, el momento histórico, la oportunidad, la operancia y procedencia de tal o cual iniciativa de ley,… dónde esta?  Eso sin considerar la premura para hacerlo, como si se le fuera la vida si no lo hicieran.

Y esto lo hemos visto a lo largo de los años, en diversas décadas no olvidadas, que, arribando a nuestra memoria, aún nos preguntamos, no que ya no iba a ser igual que antes, y de pronto estamos inmersos en el porque se reformó la Constitución en tal o cual sentido; por que esta ley se modificó o simplemente porque no se legisla sobre este hecho, o sobre este tipo de actividades que benefician o perjudican al País. ¿Por qué? Y la respuesta la tenemos, cuando volteamos a ver al Congreso de la Unión, el responsable de que se modifiquen las leyes, las normas o reglas que limitan el actuar de los mexicanos en su beneficio obviamente, diríase políticamente hablando, y que sin más ni más, votan lo que se les encomienda, como sucedía en el pasado, dónde únicamente las iniciativas llegaban al Congreso, para que se levantara el dedo y fueran aprobadas. No, el problema no es que se legisle, sino el cómo se legisla, sin el estudio sustantivo y sobre todo la premura para ello…

Como la última que nos acaban de aplicar, respecto a la modificación de la Ley del Banco de México (BM) en sus artículos 20 y 34, y la adición de los artículos 20 Bis y 20 Ter. Considerando que el texto vigente del artículo 20, establece que solamente “los billetes y las monedas metálicas extranjeras” forman parte de la reserva internacional.

La adición al artículo 20 Bis, según fue para fortalecer la seguridad y legalidad de las transacciones en efectivo. Que tales billetes o monedas captados por bancos mexicanos (nótese dice Bancos Mexicanos y no Bancos del Sistema Financiero Mexicano) que no puedan ser colocados en el mercado interno o ser repatriados, podrán ser comprados por el BM para incorporarlos a la reserva internacional.  Asimismo, se adiciona un articulo 20 Ter que establecerá el procedimiento de compra de divisas y obligaciones.

La adición al artículo 34, en el sentido de que las dependencias y entidades de la administración pública federal que no tengan carácter de intermediarios financieros, así como la Fiscalía General de la República (FGR), mantengan sus divisas y no la obligación de venderlas al BM, que grave esa discrecionalidad convertida en ley.

Tal parece que dicha reforma trae nombre y apellido, porque, si se refiere a bancos mexicanos, el que recibe actualmente la mayoría de las remesas de los migrantes mexicanos en Estados Unidos, es Banco Azteca -banco mexicano, la mayoría son extranjeros-, y como no puede colocados en el mercado interno o repatriarlos, esta reforma obliga al BM a adquirir los excedentes de dólares para que no puedan repatriarse a Estados Unidos e incorporarlos inmediatamente a la Reserva Internacional. Y con ello el BM pueda otorgar crédito al Gobierno Federal y emitir bonos de deuda a favor de algún organismo paraestatal, como petróleos mexicanos para disminuir sus pasivos y cumplir con vencimientos de pago ya programados de su mega deuda de mas de 30 mil millones de dólares, solo como una idea.

Con esta obligación, tal parece que el BM puede rebasar la línea de la legalidad y provocar un blanqueo de capitales, que pondría en grave riesgo la estabilidad de la política monetaria en México, porque indudablemente miles de dólares serán considerados de alto riesgo y el BM no tendrá la posibilidad de establecer estándares para su adquisición. Aunado a que se pueden violentar acuerdos con instituciones extranjeras y limitar sus operaciones con el BM. Porque indudablemente en esos dólares provienen las remesas, que no son debidamente verificadas en cuanto a su autenticidad y; los pagos por mercancía de tránsito ilícito que la delincuencia organizada ingresa a México por las aduanas y fuera de ellas, y todo por los deseos de López Obrador y su operador legislativo en el Senado, Ricardo Monreal de obtener recursos fáciles para sufragar sus programas sociales, según lo expresan en la misma exposición de motivos de las reformas, en vísperas de las elecciones del 2021.

Ahora los operadores financieros de la delincuencia organizada (DO), ya no establecerán mas clúster de negocios para controlar y administrar los dólares provenientes de sus operaciones ilícitas, dándoles seguridad y certeza jurídica con la implementación de este sistema en que el BM legalizará los dólares blancos, y con ello la DO continuará con el trato preferencial que en materia de seguridad han tenido del régimen, desde hace más de dos años.

Y la autonomía del BM con este régimen, ¿ya no más? y si la exposición de motivos de la reforma aduce que tales recursos sufragarán programas sociales, entonces la ley también pierde su principal característica, como lo es la generalidad, ya que debería beneficiarse a todos, no solo a unos cuantos, aunque estos sean los más de 60 millones de pobres, ¿será por sus votos?…

Freedomm

a2m8m@yahoo.com.mx

Acerca de misionpo 16686 Articles
Noticias nacionales e internacionales. Investigación y reflexión política.