Plantea CEM reflexionar sobre migrantes y jóvenes en próxima asamblea

La Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM) celebrará del 29 de abril al 3 de mayo su 107 asamblea plenaria en la que planteará la atención a jóvenes, migrantes, sacerdotes y la protección de menores.

Los 150 obispos mexicanos se reunirán por una semana en la sede de la CEM-Casa Lago, en Cuautitlán Izcalli, y también participará el nuncio apostólico en México, Franco Coppola, los secretarios ejecutivos de comisiones episcopales y un representante de la Conferencia de Superiores Mayores de Religiosos de México (CIRM).

En un mensaje, el presidente de la CEM, Rogelio Cabrera López explicó que en la asamblea reflexionarán sobre los desafíos que tienen “en el acercamiento con los jóvenes, y en el proyecto pastoral que junto con ellos tenemos que llevar en nuestro país”.

Como segundo tema, agregó, se analizará la situación actual de los migrantes, “inédita, complicada” para México, “en el que están de por medio muchos otros problemas” entre ellos -dijo- “las relaciones internacionales con Estados Unidos”.

Cabrera López dijo que la Iglesia católica “quiere asumir su propia responsabilidad de acompañar y atender a los migrantes que se encuentran en situaciones desfavorecidas. Nos toca mirar para que los católicos y la gente de buena voluntad los mire con benevolencia, los considere amigos, no enemigos, nunca piense que son criminales sino que son seres humanos a quienes debemos nuestro cariño, respeto y nuestra ayuda”.

Hizo mención sobre el donativo que realizó el papa Francisco. Indicó que los 500 mil dólares ya se están entregando. Mencionó que “todas las casas migrantes, que son más de 115, han presentado sus proyectos” y especialmente se va a favorecer a las diócesis de las fronteras norte y sur del país.

Dijo que a nivel mundial vivimos una crisis humanitaria por la migración y pidió que cada gobierno, incluido el mexicano, busque “medidas responsables, humanitarias y respetuosas, sabiendo que tiene que equilibrar sus relaciones internacionales, especialmente con el norte del continente”.

Expuso que en la 107 asamblea plenaria también tratarán la formación permanente de los sacerdotes “para enfrentar los desafíos y retos que tiene la Iglesia en este momento”.

En Monterrey, donde es arzobispo, respecto al intento de linchamiento a una persona que presuntamente violó a una menor en el municipio de García, y el homicidio de otro niño en Santa Catarina, dijo que “los demonios están desatados en México” y pidió a la autoridad “contener esta fuerza criminal que hay en nuestros lugares”.

De igual manera, convocó a que cada ciudadano lime “en la propia familia las asperezas que hay porque quien está mal hace daño a los que están a su alrededor, es impresionante cómo el carácter y el temperamento de mucha gente está agrio, amargo y agresivo”.

Puso el acento en las redes sociales y pidió a los “fervientes seguidores” “que no le pongan más vinagre a los problemas que ya tiene nuestro país porque un corazón amargado se convierte pronto en un corazón criminal”.

Acerca de misionpo 34909 Articles
Noticias nacionales e internacionales. Investigación y reflexión política.