Emiliano Zapata y el Problema Rural Mexicano

Las Revueltas de Silvestre

*El tipo de Tenencia de la Tierra y su Disfrute

*La Productividad Agraria y la Justicia Social

*La Realidad se Parece más a los Cuentos de Rulfo

Por Silvestre Villegas Revueltas

Hoy 10 de abril de 2019 se cumplen cien años del asesinato de Emiliano Zapata en la hacienda de Chinameca. Hoy por la mañana el presidente López Obrador afirmó que el nuevo esquema de apoyos para la producción agrícola será privilegiar a los pequeños productores y no como antaño, a los grandes productores ligados a consorcios nacionales e internacionales como la infame “United Fruit Company”, orquestadora de asesinatos perpetrados por guardias blancas, golpes de estado en Centroamérica y un muy negro etcétera. Asimismo, durante estas semanas sigue dando de qué hablar la carta presidencial, que más allá de si fue correcto o errado el procedimiento, lo que sí es una verdad incontestable es que a partir de la conquista española a los indígenas derrotados se les confinó jurídicamente en los llamados “pueblos de indios”. Los que decidieron continuar la lucha y jamás se rindieron ante el español, luego criollo y finalmente los terratenientes mexicanos, fueron aquellos indígenas que se parapetaron en las remotas serranías, selvas y desiertos de la actual República Mexicana viviendo desde hace siglos una existencia miserable, elemental e insalubre que ni la Independencia, ni la Reforma, ni la Revolución, ni el neoliberalismo les ha hecho justicia. Su precariedad contemporánea es igual a la de ciertas tribus del África subsahariana.

Los diversos indicadores muestran que el México actual es un país urbano pero, a pesar de que hace unas tres décadas la república aceleró el paso para diversificarse industrialmente, la transformación no se ha llevado a cabo plenamente porque una cosa es ensamblar televisiones Samsung, producir automóviles Nissan o Audi, implementar talleres, capacitar ingenieros y mecánicos para arreglar turbinas de  avión Bombardier en Querétaro -todos ellos esfuerzos muy loables-, y otra cosa es que adentro del país se produzca la tecnología necesaria para fabricar computadoras quizás llamadas Mexcom, motores para barcos también quizás llamados Motmarmex (el pochismo que nos caracteriza le pondría Sea Engines of Mexico) o una marca de celulares 100% con tecnología mexicana llamados Atl, como orgullosamente los chinos hablan de sus Huawei. Lo anterior quiere decir que mientras no demos el salto para generar tecnología propia, como lo dijo el inglés Walter Bagehot, “México nunca será propiamente un país industrializado”. Pero volvamos a Zapata y lo mexicano.

Los pensadores del México decimonónico como Tadeo Ortiz, Mariano Otero, Ponciano Arriaga y a inicios del siglo XX Andrés Molina Enríquez, Wistano Luis Orozco y el profesor morelense Otilio Montaño, todos ellos subrayaron que era condición indispensable para que el país se civilizara y estuviera a la altura de “las potencias” del momento, que la población rural mexicana saliera del estado de abatimiento en que se encontraba. Tres problemas eran y hoy son fundamentales e indisolubles: el tipo de tenencia de la tierra, su disfrute por parte de individuos y “pueblos”, la productividad agraria que podría terminar generar riqueza social. Para los liberales del tiempo de Benito Juárez: el individuo, la pequeña propiedad rural, el trabajo y la frugalidad familiar terminarían produciendo aquella riqueza que había sido la base económica de la clase media estadounidense en los míticos “Midwest” y Oeste americano.

Pero liberalismo agrario produjo en la realidad mexicana del porfiriato y de la post revolución durante los años 1920 y 1960 que existieran algunas zonas geográficas, algunas haciendas muy señaladas, algunos productos agrarios muy estimados que se caracterizaron por tener todas las características de una producción agraria industrial en extremo eficiente: las porfirianas haciendas azucareras, los ejidos lecheros y cárnicos de la Comarca Lagunera, las grandes extensiones tomateras en Sinaloa donde tenía sus intereses el recordado Manuel Clouthier. Dichos prósperos negocios agrarios convivieron con un universo de peones luego campesinos sin tierra, con tierra pero sin crédito y herramientas de trabajo, con ejidos que terminaron por rentar sus tierras a particulares porque adentro del mismo no había dinero, existía corrupción, y en términos generales el campesinado mexicano siempre fue usado para materializar los afanes políticos de autoridades locales, llámense candidatos luego presidentes municipales, gobernadores, diputados locales, etcétera.  Emiliano Zapata se levantó en armas porque desde los tiempos del virrey Revillagigedo pero muy especialmente con los liberal/conservadores del porfiriato, las haciendas se fueron apropiando de las mejores tierras y de los cauces del agua morelense. Muchas veces la violencia contra las comunidades de indios fue orquestada por administradores y capataces españoles, de aquí la muy antigua ojeriza contra el “gachupín” violento, especulador y siempre despreciativo de lo mexicano y sus habitantes.  Zapata en el Plan de Ayala y demás documentos zapatistas quería una reforma agraria donde convivieran los distintos tipos de propiedad salvo el latifundio, donde se les pagara bien a los campesinos por los productos cosechados, donde la modernidad se materializara en escuelas, hospitales y servicios para los pueblos. Ello fue materializándose parcialmente a lo largo de la república, pero en algunas muy señaladas zonas geográficas la cotidiana realidad se parece más a los cuentos de Juan Rulfo. Quizá peor porque antes era el abandono y ahora el crimen organizado no deja espacio libre, degradando con su violencia la vida cotidiana. México sigue siendo un país muy rural: exportamos aguacates a los Estados Unidos, fresas a la Unión Europea, productos cárnicos a los países árabes, pero nosotros como consumidores ya casi no vemos las pequeñas, dulces y no muy redondas ciruelas mexicanas, en cambio las cadenas de supermercados nos venden las ciruelas estadounidenses: grandotas, redondotas pero insípidas.

 

Acerca de misionpo 5460 Articles
Noticias nacionales e internacionales. Investigación y reflexión política.