Pronto sabremos de qué está hecha la oposición; ¿resistirá los cañonazos?

De Fondo

Por Jesús Michel Narváez

La aplanadora guinda pavimentó el salón de sesiones de la Cámara de Diputados y aprobó por 328 votos a favor, el dictamen 328 votos a favor, 153 en contra y 2 abstenciones.
¿Qué significa? El aval en lo general, para la reforma y adiciona diversas disposiciones de la Constitución Política, en materia de Consulta Popular y Revocación de Mandato.

¿Y qué más implica?

Asfaltar el camino que andará Andrés Manuel López Obrador el primer domingo de julio de 2021, en donde se presentará como el Presidente que consulta al pueblo para saber si le revoca el mandato o lo ratifica por otros tres años.

Algo sui generis, porque el Presidente fue electo por cinco años y 10 meses, conforme al artículo 83 constitucional.

¿Quiere terminar antes o fortalecer a sus candidatos, sí, los suyos, que bajo la cobija guinda buscarán ganar los 300 distritos electorales y las seis gubernaturas que estarán en juego?

Durante la sesión de ayer en la Cámara de Diputados quedó expuesto el objetivo de las reformas.

La aprobación, con mayoría calificada, se dio en medio de un intercambio de señalamientos y pancartas con la leyenda “Sufragio efectivo, no reelección“ entre Morena y la oposición.

Miroslava Carrillo Martínez, de Morena, aseguró que la consulta popular con carácter revocatorio será la herramienta del pueblo para evaluar y, en su caso, cambiar a gobernantes, aquellos que desde el poder del Estado no cumplieron con su mandato constitucional.

Según la legisladora, la consulta popular y la revocación de mandato tienen la finalidad de inhibir la tendencia abusiva, unilateral o arbitraria de quien ejerce el poder público. “Estos instrumentos son propios de democracias modernas en las que se contempla a la democracia representativa con instrumentos de participación ciudadana”.

Sin embargo, la representante del PRI, María Muñoz, custionó el dictamen al considerar que Morena está dando a México un instrumento para una ratificación de mandato y no una revocación, lo que es problema conceptual porque están confundiendo una consulta con una elección.

Conceptual o no, el paso está dado.

Y ahora viene lo bueno: el Senado de la República, en donde Morena deja de ser aplanadora y se convierte en traxcavo, cuya potencia está sujeta al combustible que le brinden las oposiciones.

¿Será el tres a cero de Ricardo Monreal?

Estas reformas aprobadas por los diputados será la prueba de fuego para quienes desde las oposiciones pueden frenarlas.

No se trata de impedir que el pueblo decida si revoca o ratifica el ejercicio presidencial. No. Simplemente hay que razonar lo que está detrás y no es otra cosa que la reelección prohibida en la Constitución pero que, como ha dicho el Presidente: si hay limitantes se cambia y punto.

E-mail: jesusmichel11@hotmail.com, jesusmichelnarvaez266@gmail.com, Facebook: jesus michel, Twitter: @jesusmichelMex y en Misión, Periodismo sin Regaños lunes, miércoles y viernes de 11 a 12 horas por ABC-Radio en el 760 de AM.

Acerca de misionpo 37815 Articles
Noticias nacionales e internacionales. Investigación y reflexión política.