Los Abucheos Dirigidos a la Oposición

A la Vuelta de la Esquina

*¿Corren a los Gobernadores de los Mítines?

*Polarización y Maniobra: Peor que Nunca

*Problemas al Compartir los Reflectores

*Contribución al Desencanto con la Política

Por Iván Ruiz

¿Es un doble juego? Pareciera que sí. Los hechos hablan por sí mismos. En todos los estados a los cuales acude el Jefe del Ejecutivo Federal son abucheados los gobernadores que pertenecen a la oposición. Lo mismo en Baja California Sur que en Chihuahua o en Guerrero, igual en Campeche, que en Quintana Roo o en Zacatecas, Sonora, Aguascalientes, Michoacán y Nuevo León. También a los de Coahuila, Querétaro, Durango, Tlaxcala, Oaxaca y hasta en Veracruz, donde al parecer se les “chispoteó”.

Los crucificados de cada gira han sido, los mandatarios estatales, entre otros: Carlos Mendoza Davis, del PAN; Javier Corral Jurado, del PAN; Héctor Astudillo, del PRI; Alejandro Moreno Cárdenas, del PRI; Carlos Joaquín González, PRD; Alejandro Tello Cristerna, PRI; Claudia Pavlovich, PRI; Martín Orozco, PAN; Silvano Aureoles, PRD; Jaime Rodríguez, Independiente; Miguel Ángel Riquelme, PRI; Francisco Domínguez Servián, PAN; José Rosas Aispuru, PAN; Marco Antonio Mena Rodríguez, PRI; Alejandro Murat Hinojosa, PRI y… Cuitláhuac García Jiménez, Morena.

Es evidente que, en todas las entidades, incluidas las que gobierna Morena, hay quejas y reclamos a sus mandatarios, por lo que fuere, pero llevarlas como una política en cada gira presidencial contribuye aun más a la polarización de la sociedad. Además, existe un documento donde Morena fija las normas para tales eventos, con el abucheo para el gobernador (a) como consigna, lo cual han negado en ese partido.

Y es insuficiente que el Presidente diga que “es infantilismo político”, pero sirve para que la gente “se desahogue”, claro sólo en contra de los adversarios político-electorales.

Tampoco vale que diga que si los mandatarios estatales no desean ir a los mítines él irá a visitarlos. ¿Ya los está corriendo para que no le quiten reflectores?

La polarización está peor. Nada nuevo. En una de los últimos World Values Survey (Encuesta Mundial de Valores) se pidió a un conjunto de votantes elegibles de 55 países que se situaran en una escala ideológica izquierda-derecha de 10 puntos. En los nueve países de América Latina y el Caribe de la encuesta, la polarización de los votantes era de 52,5% -el 100% representaría la máxima polarización. Brasil y México eran los países más polarizados en la muestra de América Latina.

Al parecer eso no ha cambiado después del proceso electoral del año pasado. Por el contrario, se ha profundizado y, si es verdad que desde las más altas esferas gubernamentales se estimula en contra de gobernantes de la oposición, la situación será peor.

Tal vez los nuevos personajes que mandan federalmente en nuestro país no desean que concluya la actual “luna de miel” con los votantes, a partir de que en su informe 2018 Latinobarómetro advirtió que en todas las naciones se estaban acortando y precisó:

“El desplome de la aprobación presidencial de la región sí dice relación con la cantidad de casos que dan cuenta de escándalos de corrupción de exmandatarios en muchos países que han contribuido al desencanto con la política”.

López Obrador aun no tiene de qué preocuparse ante la elevada aprobación de los ciudadanos, pero de continuar esa estrategia de satanizar y abuchear a los gobernadores que no son de su partido, los resultados pueden llegar a ser que le salga el tiro por la culata o peor… que se registre algún atentado contra algún mandatario estatal, hoy que la violencia es galopante por todas partes.

Dice Latinobarómetro:

“La baja aprobación de gobierno en América Latina es un buen indicador del declive de la democracia. No estamos hablando de un gobierno, sino de gobiernos de 18 países que sufren del mismo mal, el cual es que América Latina no ha podido desmantelar la desigualdad, a pesar el crecimiento económico y de la movilidad social de un segmento de la población que ha permitido la existencia de una nueva clase media. Al mismo tiempo ha fallado en las garantías sociales, a pesar del aumento de educación y acceso a servicios públicos. Los gobiernos tienen pocas posibilidades de ser exitosos ante enormes contingentes de población que esperan un futuro económico mejor. En realidad, no se trata de una mejor economía, sino de una mejor distribución de la riqueza”.

Eso aun no lo logra el actual gobierno y no parece que lo consiga sólo con el “regalo” a diestra y siniestra de dinero.

Además, hoy, señala Latinobarómetro, los partidos políticos se encuentran en un momento especialmente negativo similar al que tuvieron en los años que precedieron la crisis asiática al final del milenio. El desencanto con la política ha llevado a la fragmentación de los partidos, a la crisis de representación y a la elección de líderes populistas. Estos datos dan cuenta de la crisis en que se encuentran los sistemas políticos de la región donde nadie es campeón.

Hoy, guste o no, Morena es partido.

Acerca de misionpo 5858 Articles
Noticias nacionales e internacionales. Investigación y reflexión política.