Vigente, impacto generacional de ‘Cri-Cri’ a 90 años de su aparición

A 90 años de la aparición de Cri-Cri el Grillito Cantor su impacto generacional continúa vigente y es referente de la cultura e identidad mexicana gracias al genio creativo y riqueza musical de un hombre universal como fue Francisco Gabilondo Soler.

Un sinfín de anécdotas y aventuras se atesoran sobre el legendario personaje; una de ellas, es cuando se escuchó el primer programa de radio de Cri-Cri, transmitido el 15 de octubre de 1934, a las 13:15 horas. Desde entonces se volvió inmortal la rúbrica: ¿quién es el que anda ahí?

En esos días, no existía el personaje que actualmente se conoce, pues el Grillito Cantor surgió después por recomendación de Othón Vélez, gerente artístico de la XEW (creada por Emilio Azcárraga Vidaurreta), quien propuso a Gabilondo Soler que si en la emisión iban a programar canciones para niños éstas trataran sobre las aventuras de algún animalito.

Cri-Cri fue el alter ego del compositor mexicano, el cual se convirtió con el paso de los años en alma y piel de Gabilondo Soler, quien incluso festejaba su cumpleaños a la par del aniversario del Grillito Cantor, el 15 de octubre.

En 2024, el legado continúa vigente gracias a la difusión, preservación de la abundante obra y espíritu creativo que perdura del autor más prolífico para niños de habla hispana.

Jorge Saldaña, La voz de los sin voz, en 2007 aseguró: “Cri-Cri, que era un genio, encontró cómo criticar los defectos de la sociedad sin que en la XEW se dieran cuenta. Por ejemplo, señalaba a la mujer abandonada, al padre borracho o desentendido, a la mujer que tenía que contonearse para ir al mercado. ¿Por qué se contoneaba? Porque tenía que mantener a sus niños. Yo le planteo lo del contoneo al sicoanalista. Se tiene que contonear porque su pato es un haragán”.

En nueve décadas, el Grillito Cantor ha llevado al mundo de la fantasía a infinidad de personas que han transitado por un universo de canciones, bailes y personajes emblemáticos. Quién no ha cantado o bailado las historias o letras de Cri-Cri como en El ratón vaquero, Caminito de la escuela, La patita, El chorrito, Marcha de las letras, Di por qué, La muñeca fea y La olla y el comal.

También se recuerda que la visión de Gabilondo Soler fue más allá de la ficción y fantasía, pues se vio forzado a establecer su propia administración como artista, debido al rechazo de la música para niños por editores de este arte en los años 30, se señala en el sitio web de la empresa Gabsol, dirigida por Tiburcio Gabilondo, que es actualmente editora musical, administradora, supervisora artística y desarrolladora de nuevos proyectos alrededor de la obra del Grillito Cantor, no sólo en lo que atañe a derechos musicales, literarios, gráficos, e imagen del compositor, si no lo relativo a la marca registrada Cri-Cri.

 

Francisco José Gabilondo Soler nació el 6 de octubre en Orizaba, Veracruz, en 1907, y partió de este mundo con rumbo a la inmortalidad el 14 de diciembre de 1990, mientras dormía en su casa de Texcoco, estado de México.

Su biografía refiere: mostró gran interés por aprender y estudiar… pero no por ir a la escuela; como autodidacta, indagó en varias áreas del conocimiento, pero la que realmente lo apasionó fue la astronomía, que no pudo ejercer profesionalmente. También incursionó en boxeo, toreo, natación e, incluso estudió linotipia.

Sus primeros pasos en el piano fueron al lado de su abuela, descubriendo los tesoros de ella en su ropero; de alguna manera la señora Emilia hizo el papel de su mamá y el hecho se resalta porque tiene dos temas dedicados a ella, afirmó el cantante y actor Mario Iván Martínez.

Acerca de misionpo 37585 Articles
Noticias nacionales e internacionales. Investigación y reflexión política.