Feminicidio de María José: Detalles de la fría confesión de Miguel “N” durante su audiencia

El feminicidio de María José ha conmocionado a los habitantes de la Ciudad de México. En una audiencia inicial llevada a cabo el pasado 19 de abril se definió la situación legal de Miguel “N”, señalado de asesinar a la joven de 17 años de edad y al menos a otras siete mujeres más.

Durante el proceso, el presunto feminicida serial reveló detalles escalofriantes sobre sus acciones, presentándose ante el juez con una calma que contrastaba con la gravedad de los hechos imputados. Estos detalles apenas salieron a la luz este lunes luego de que el periodista Carlos Jiménez publicara un par de videos de la audiencia.

En un relato que heló la sangre de los presentes, Miguel “N” describió con frialdad los eventos que llevaron al asesinato de María José, así como indicios perturbadores de una posible serie de crímenes.

En los videos de menos de un minuto de duración se puede observar a Miguel “N” compareciendo ante el juez con una aparente serenidad, consciente de sus actos. Sin embargo, sus palabras revelaron a una mente perturbada y despiadada al confesar sin reservas el feminicidio de María José y la agresión a la madre de la menor.

En su relato, Miguel “N” describió cómo, al ser descubierto por María José en el lugar del crimen, entró en un estado de “frenesí” donde sus acciones fueron impulsadas por un instinto asesino. Sus palabras, llenas de detalles macabros, incluyeron diálogos y gestos que pintaron un cuadro vívido de la escena del crimen.

El presunto criminal señaló que el día que decidió entrar a la vivienda de su vecina María José pensó que no había alguien más en el lugar y señaló que no era la primera vez que entraba a la casa, pues ya conocía el lugar; sin embargo, ese día la joven sí se encontraba en casa.

“No lo esperaba en serio porque ya había estado en todo el lugar antes y no esperaba que hubiera alguien ahí. La persona empieza a gritar: “¿Quién eres, qué haces aquí, qué buscas?”. Le dije “cálmate, cálmate, no les he hecho nada, no les he quitado nada, no vengo a agredir”. “Aléjate, vete” (le contestó su víctima). Me dio la impresión de que quería gritar hacia la ventana, creo que entré en un frenesí en donde no logré pensar, razonar mis acciones y mi primer impulso fue atacar a la persona”, confesó.

Con una escalofriante calma, Miguel “N” detalló incluso aspectos médicos de la asfixia, demostrando una comprensión detallada de los horrores que estaba infligiendo.

“Olvidé un detalle: cuando un cuerpo es asfixiado quitas las manos y hay una respiración agónica, eso es muy normal, yo para realmente no quedarme más tiempo en la posición de ahorcamiento, cuando acomodé el cuerpo busqué en la cocina una bolsa de plástico y se la puse en la cabeza a la víctima para que, mientras yo acomodaba el cuerpo, la víctima continuara con su estado de asfixia”, indicó.

El presunto criminal señaló que el día que decidió entrar a la vivienda de su vecina María José pensó que no había alguien más en el lugar y señaló que no era la primera vez que entraba a la casa, pues ya conocía el lugar; sin embargo, ese día la joven sí se encontraba en casa.

“No lo esperaba en serio porque ya había estado en todo el lugar antes y no esperaba que hubiera alguien ahí. La persona empieza a gritar: “¿Quién eres, qué haces aquí, qué buscas?”. Le dije “cálmate, cálmate, no les he hecho nada, no les he quitado nada, no vengo a agredir”. “Aléjate, vete” (le contestó su víctima). Me dio la impresión de que quería gritar hacia la ventana, creo que entré en un frenesí en donde no logré pensar, razonar mis acciones y mi primer impulso fue atacar a la persona”, confesó.

Con una escalofriante calma, Miguel “N” detalló incluso aspectos médicos de la asfixia, demostrando una comprensión detallada de los horrores que estaba infligiendo.

“Olvidé un detalle: cuando un cuerpo es asfixiado quitas las manos y hay una respiración agónica, eso es muy normal, yo para realmente no quedarme más tiempo en la posición de ahorcamiento, cuando acomodé el cuerpo busqué en la cocina una bolsa de plástico y se la puse en la cabeza a la víctima para que, mientras yo acomodaba el cuerpo, la víctima continuara con su estado de asfixia”, indicó.

Los eventos que llevaron a este trágico desenlace comenzaron el 16 de abril, cuando Miguel “N” ingresó a la vivienda de María José aprovechando que se encontraba sola.

De acuerdo con las indagaciones, una vez dentro, el agresor abusó sexualmente de la adolescente para luego asesinarla. La madre de María José, al regresar a su hogar y descubrir el horroroso escenario, intentó detener a Miguel “N”, pero fue brutalmente atacada, resultando gravemente herida. Fueron los vecinos, alertados por el incidente, quienes lograron detener al sospechoso, impidiendo su huida hasta que arribaron las autoridades.

El testimonio de María Fernanda, la hermana de María José, revela la desgarradora escena descubierta al interior de la casa: una mancha de sangre que presagiaba el horror, su madre gravemente herida, y María José en una posición anormal, semidesnuda y con claros indicios de la violencia sufrida.

Los padres de María José, tanto su padre biológico Ricardo Guillermo, como su padrastro Ernesto, describieron a la joven como una persona llena de esperanza y sueños, destacando su felicidad y su preparación para ingresar a la universidad.

(Agencias)

Acerca de misionpo 39291 Articles
Noticias nacionales e internacionales. Investigación y reflexión política.