Los “duendes” andan sueltos

Punto de Vista

Por Jesús Michel Narváez

Es ilegal modificar un dictamen aprobado en comisiones y pretender engañar a 210 diputados de oposición. Se explica: “fueron los duendes legislativos”. Y no hay castigo.

Irracional argumento de Ignacio Mier. Una noche antes, en la comisión de Trabajo y Previsión Social, contra la oposición, la mayoría de Morena y aliados, aprobó el dictamen con el que se crea el Fondo de Pensiones para el Bienestar.

Desde días antes, se dio a la publicidad -interna- el documento. Se circuló y se discutió. Algunos cambios menores fueron aceptados. Las oposiciones sabían que perderían la votación y lo único para lo que se prepararon fue para el debate que daría n en el Pleno al ser presentado el dictamen.

Cuando los de Morena y aliados daban por hecho que se aprobaría, el diputado del PAN, Jorge Triana, llamó la atención de la presidenta de la Mesa directiva, Marcela Guerra, reclamando las, cuando menos en ese momento, 12 modificaciones al dictamen aprobado.

Ante el escándalo, Mier da el paso y retira el dictamen.

Su justificación fue echar la culpa a “algún secretario técnico” que equivocadamente envío uno que estaba desechado.

“Fueron los duendes”.

El engaño fue descubierto y quedó claro que los diputados oficialistas no tienen respeto por nada ni por nadie.

Bueno, por supuesto, que el “detalle” haya sido descubierto. Malo que Mier y sus correligionarios diseñaran la trampa y supusieran que las oposiciones no se darían cuenta y serían atrapados por la premura para discutir y aprobar.

El de la banda… presidencial, se llena la boca para afirmar que en “Morena no mentimos, no engañamos y no robamos”. ¿Cómo justificaría el engaño de su lacayo legislador?

Cuando se acercan las elecciones federales y el riesgo de perder de nueva cuenta la mayoría en el Congreso de la Unión, dos personajes han saltado a la palestra dando muestras de su capacidad para imponer acciones.

De un lado, Ricardo Monreal espeta: la mayoría manda, con lo cual descalifica a la minoría y establece una posición dura. Al hablar de la ley de Amparo, que descobija a los ciudadanos, apunta que con las modificaciones se termina la “dictadura del togado”. El choque con el Poder Judicial, no cede.

Y Mier trata de sorprender con los cambios y se encoge de hombros y dice: fueron los duendes.

Las reformas a la Ley de Amparo y de Amnistía, la primera para impedir que un juez de distrito conceda un amparo y su aplicación sea general y solamente surtirá efecto individual. Es decir, si algún acto cometido por cualquier funcionario de los tres órdenes de gobierno afecta es violatorio de derechos, los que resulten afectados tendrán que solicitar el amparo de manera individual. Ello dejará en estado de indefensión a los que menos recursos económicos tengan, porque no podrán pagar a los abogados. En la de la de amnistía, se otorga poder para decidir discrecionalmente a quien se la otorga el presidente de la República. En ambos casos, se trata de abuso de poder y, mientras las controversias constitucionales se resuelven en la Suprema Corte de Justicia de la Nación, las modificaciones estarán vigentes. ¿Por cuánto tiempo?, semanas, meses….

En la creación del Fondo de Pensiones para el Bienestar, los diputados se quieren y lo harán, apoderarse de 45 mil millones que miles de trabajadores han acumulado a lo largo de décadas y que por diversas razones no mueven sus dineros.

¿Abuso de poder?

¡Por supuesto.

Ah, pero estamos en el gobierno que no miente, no engaña y no roba.

 

Acerca de misionpo 37585 Articles
Noticias nacionales e internacionales. Investigación y reflexión política.