“Irresistible”

 

Un Montaje Político

HORACIO ARMANDO HERNÁNDEZ OROZCO

“Irresistible”, película de comedia política, dirigida por Jon Stewart, protagonizada por Steve Carrell (Gary Zimmer), Rose Byrne (Faith Brewster), Chris Cooper (coronel de la Marina Jack Hastings), Mackenzie Davis (Diana Hastings) y Brent Sexton (alcalde Braun); se estrenó el 26 de junio de 2020.

Gary Zimmer es un estratega demócrata que intenta ayudar al coronel Jack Hastings a ganar unas elecciones locales en un pequeño pueblo de derecha, pero la campaña se complica cuando a ese poblado llega su némesis Faith Brewster que apoyara al alcalde Braun para su reelección.

El punto de partida de esta película son las elecciones del 2016 en los Estados Unidos de Norteamérica, en donde la fórmula republicana de Donald Trump y Mike Pence derrotó a la fórmula demócrata de Hillary Clinton y Tim Kaine, en lo que fue considerado como uno de los mayores vuelcos electorales desde 1948.

VUELTA A 

LA PÁGINA

Sumido en la desesperación por los resultados de las elecciones presidenciales de 2016, el veterano consultor de campaña del Partido Demócrata, Gary Zimmer, ve un video del coronel retirado de la Marina, Jack Hastings, dando un discurso en apoyo a la población de inmigrantes en su ciudad natal de Deerlaken, Wisconsin, por lo que tratará de convencerlo para que participe en las próximas elecciones para la alcaldía por el partido demócrata.

La ayuda que ofrece Gary no es del todo desinteresada, pues lo que pretende es convencer a la población de votar por los demócratas en las próximas elecciones presidenciales, esto es, que se debe empezar con las pequeñas comunidades que han sido olvidadas por los partidos políticos.

Este tipo de estrategia electoral es básica; en la actualidad existen las redes sociales y los medios de comunicación que son cercanos a la gente, pero aún hay comunidades que carecen de ellos, y que pueden ser clave para una elección presidencial, sobre todo cuando los márgenes de diferencia son cerrados.

Varios de los candidatos hacen campaña proselitista en las grandes ciudades ante la masa, pero olvidan a esas pequeñas poblaciones que también generan votos.

DIFERENCIAS 

SOCIO-POLÍTICAS 

Gary viaja a Wisconsin. Al llegar a Deerlaken, experimenta la gran división cultural entre Washington, DC y los manierismos y creencias políticas más rurales de la gente del pueblo, se entrevista con Hastings y su hija Diana, a quienes les presenta su idea y plan irresistible.

Para algunos no será tentadora la oferta de competir en una elección y ello no implica una indiferencia hacia la política sino simplemente que se participa a través de otros canales como lo puede ser el activismo político.

El activismo político es una forma de querer cambiar las cosas cuando se estima que desde el Gobierno o las instituciones no se toman las cuenta propuestas o derechos de la gente, y a través de campañas no electorales su busca un cambio para lograr una sociedad más justa.

Hastings inicialmente se niega, pero luego cede y acepta postularse con la condición de que Gary sea su director de campaña, por lo que recluta a sus amigos y vecinos como voluntarios para la campaña.

CONTIENDA DE DOS

El alcalde Braun busca reelegirse, y pronto es financiado por el Comité Nacional Republicano, que envía a Faith Brewster para contrarrestar a Gary, y es aquí cuando inicia la verdadera contienda electoral.

Son pocos los casos en que existe un solo candidato a un proceso de elección popular, y bien valdría la pena reflexionar si en verdad se estaría frente a una contienda electoral y si fuese necesaria una campaña para convencer a los votantes.

En México, ya se registró un caso así. José López Portillo fue el único candidato en las elecciones de 1976 que contó con registro oficial, así que la contienda electoral fue de un solo aspirante, y existió un gasto en la campaña, viajes a distintas partes del país, letreros, carteles, pintas de paredes y mantas de apoyo, difusión de panfletos y muchas concentraciones masivas. Pero ¿en verdad era necesario ese gasto?

RECURSOS PARA 

LA CAMPAÑA

Gary lleva a Jack a Nueva York a fin de recaudar fondos para la campaña y de tal manera igualar el dinero y los recursos que los republicanos están invirtiendo el alcalde Braun. El coronel Jack da un breve y contundente discurso a los posibles donantes sobre cómo necesita la ayuda para su pequeño pueblo, las donaciones permiten mejorar los métodos de campaña.

Desde siempre, los recursos son indispensables en una campaña electoral, no sólo de carácter humano, sino los materiales y monetarios también.

Las cantidades que se invierten en las campañas llegan a ser desorbitantes, por lo que ha existido la necesidad de poner un tope a esos gastos y establecer reglas claras sobre los financiamientos a las campañas.

El Instituto Nacional Electoral llega a establecer los topes de financiamiento en las campañas electorales y la auditoría de los financiamientos.

JUEGO SUCIO

Las encuestas electorales están muy parejas, pero un error en la estrategia indica que el alcalde Braun va a ganar; Gary intenta convencer a Jack y Diana de que jueguen sucio, así que encuentra algo turbio en el pasado de Braun.

Una campaña sucia es la maniobra táctica dada en el proceso electoral que trata de desprestigiar al rival político a partir del engaño y la manipulación de la sociedad, instalando en ocasiones mentiras con la complicidad de medios de comunicación y actores del periodismo con poca ética, quienes se resguardan bajo la libertad de prensa y el sigilo de las fuentes.

Hay un final inesperado, pues el día de las elecciones sólo se emiten dos votos, uno para cada candidato, lo que da un empate, tanto Gary como a Faith están confundidos, y advierten que la contienda electoral fue un montaje, que ambos candidatos estaban de acuerdo para que los demócratas y republicanos invirtieran miles de dólares en las elecciones y así los políticos de DC los ayudaran con sus problemas.

El filme es una crítica mordaz al sistema político, sobre todo al estadunidense, pero no tan alejado de nuestra realidad política, donde se muestra la ferocidad de las campañas y los gastos excesivos que deshumanizan cualquier estrategia política mostrando la verdadera careta que predomina en este tipo de estructura partidista.

El personaje de Gary llega a afirmar: “Algunas veces, los buenos tienen que hacer cosas malas en busca de un bien mayor.”, pero ¿será acaso que los políticos mexicanos se toman muy en serio esta frase?

La mejor respuesta la tendrá como siempre nuestro amable lector…

Acerca de misionpo 39289 Articles
Noticias nacionales e internacionales. Investigación y reflexión política.