En México una vez más se Niegan a Cumplir Normas de Prevención Para las Pandemias

NIDIA MARIN

El miedo no anda en burros, dice el refrán. Hoy debido a la masacre mundial que significó la pandemia de Covid-19, desde hace dos años, en 2020 se estableció el Dia Internacional de Preparación Contra las Epidemias.

Cuando la pandemia no termina de cesar y ante las reacciones negativas en algunos países, como en México, de parte de las propias autoridades de la salud que se niegan a entender la gravedad del asunto y lo necesario de la comunicación que debe haber para todos los habitantes de la República respecto de las medidas precautorias, es urgente obedecer las normas internacionales.

El titular de la ONU, Antonio Guterres desde hace dos años consideró que la preparación para las epidemias en los diversos países se considera una inversión sólida que cuesta mucho menos que los gastos de construir nuevas unidades de urgencia en los hospitales, por ejemplo. 

Pero en México no se hace caso. Una vez más en este retorno de la bruja, la pandemia, ni siquiera hay las suficientes vacunas, independientemente de que nadie desea ponerse las cubanas.

Desde entonces, el dirigente de la Organización de las Naciones Unidas advirtió que las sociedades necesitan sistemas de salud más sólidos, incluida la cobertura de salud universal. Esas palabras en México no tuvieron efecto alguno, ya que a juicio del mandamás es mejor invertir en depredar la selva.

Y tristemente no se hizo caso en nuestro país de que las personas y las familias requieren más protección social, prueba de ello es la crisis que envuelve al IMSS y al ISSSTE y que pareciera a nadie de las autoridades de salud le importa.

Tampoco les interesa (por lo menos así se exhibe públicamente) que médicos, enfermeras que están en primera línea de la lucha contra las emergencias sanitarias, como las pandemias, requieren un mayor y mejor apoyo.

Y ciertamente, hoy como nunca “…los países necesitan una cooperación técnica más eficaz a nivel internacional y se debe prestar más atención a la invasión que las sociedades llevan a cabo en los hábitats de los animales salvajes: el 75% de las enfermedades infecciosas humanas nuevas y emergentes son zoonóticas”.

Sí, porque prevenir pandemias a través de la lucha contra el cambio climático y la pérdida de biodiversidad es cien veces más barato que enfrentar brotes como el de COVID-19, además de que tendría grandes ventajas para la salud de las personas y el planeta, asegura un nuevo estudio realizado por científicos internacionales. Se calcula que unos 850.000 virus desconocidos podrían causar pandemias si no dejamos de explotar la naturaleza.

Para respaldar ese dicho los científicos explican que “la mayoría (70%) de las enfermedades emergentes (como el ébola, el zika o la encefalitis de Nipah) y casi todas las pandemias conocidas, como la influenza y el VIH / SIDA, son zoonóticas, es decir, son causadas por microbios de origen animal”. 

Estos microbios, agregan, se “propagan” debido al contacto entre la vida silvestre, el ganado y las personas.

Además, alertan que otros 1,7 millones de virus actualmente “no descubiertos” viven en mamíferos y aves, de los cuales hasta 850.000 podrían tener la capacidad de infectar a los seres humanos.

De ahí que el planteamiento hecho por el titular de la ONU tenga su razón de ser. Los científicos explican que el riesgo de pandemias está aumentando rápidamente, con más de cinco nuevas enfermedades que surgen en las personas cada año, cualquiera de las cuales tiene el potencial de propagarse y convertirse en pandemia.

Desconocemos si tampoco las autoridades de nuestro país recuerdan que, además, Guterres consideró que, en todo este trabajo, la ciencia debe ser la guía. 

“La solidaridad y la coordinación son cruciales, dentro de los países y entre ellos; nadie está a salvo a menos que todos estemos a salvo”, especificó el Secretario General.

El remate fue recordar que el sistema de Naciones Unidas, que incluye a la Organización Mundial de la Salud “está firmemente comprometido a apoyar a los gobiernos en el fortalecimiento de la preparación para epidemias como una parte crucial de su trabajo para construir un mundo más saludable y lograr los Objetivos de Desarrollo Sostenible”.

Hoy, pues, es el Día Internacional de Preparación Ante las Epidemias. Lo que se desea es crear conciencia acerca del hecho de que los Estados deben comprometerse a velar por una planificación ante estas graves enfermedades.

Acerca de misionpo 34943 Articles
Noticias nacionales e internacionales. Investigación y reflexión política.