¡Y qué tal una Cascarita de Fútbol, Beisbol o Fut-beis! 

*¿Dónde? En el Parque de Las Maravillas, Allá en San Miguel Topilejo

*También Puede Montar a Caballo o Disfrutar un Viaje en Cuatrimoto

*Hay Palapas Para Realizar Algún Festejo o Simplemente Para Convivir

*Al Parque se Puede Llegar en Pesero, Tomado en Huipulco que Diga Parres

*Apenas Concluyó la Feria del Elote que Pretenden Realizar Anualmente 

SUSANA VEGA LÓPEZ

Se le conoce como el Parque Las Maravillas. Es un lugar privilegiado y son terrenos comunales bien cuidados en San Miguel Topilejo; forman parte de la alcaldía de Tlalpan en donde es frecuente que muchos capitalinos realicen días de campo, en especial los fines de semana y es de entenderse pues el lugar permite el acercamiento con la naturaleza que se viste de hermosos paisajes.

Se encuentra a 40 minutos del centro de la Ciudad de México, en uno de los doce pueblos tlalpeños, en el kilómetro 37 de la carretera federal México-Cuernavaca; es paso turístico muy bonito concurrido por los amantes del medio ambiente.

Se recomienda llegar al filo de las nueve de la mañana para apartar una de las seis palapas que se encuentran en el lugar; enseguida prender el asador con carbón, ocote o leña para preparar un cafecito. Más tarde poner a asar la carne (bistec, costilla, T-Bone, chuleta…) la longaniza, las cebollitas de rabo.

Si bien está a media hora del estado de Morelos -la eterna primavera-, el lugar es frío por lo que es obligado llevar suéter o chamarra, además de pelotas, y juegos de mesa para hacer el día más divertido. 

Como es una zona donde hay mucho viento, es ideal para volar papalotes, un pasatiempo divertido que invita a correr para elevar el juguete.

Aquí, familias y amigos organizan actividades para entrar en calor: lanzar el balón de americano (ahora que es temporada), echarse una cascarita de fútbol, beisbol, fut-beis (como el beis pero en lugar de batear la pelota, se chuta), jugar al cinturón escondido (donde los participantes se cubren los ojos mientras uno de ellos esconde un cinto para que, a su llamado, comiencen a buscarlo y quien lo encuentra tiene la opción de corretear a quien se deje para azotarlo con el cinturón hasta que deje de correr porque ha llegado a la base).

Los fines de semana hay renta de caballos y cuatrimotos. Y si quieres acampar, deberás llevar todo lo necesario para pernoctar. La entrada al estacionamiento es de 25 pesos y si llegas a pie, el ingreso es libre. La renta de la palapa, 50 pesos.

LA FERIA DEL ELOTE

El Parque de las Maravillas fue elegido para realizar, por primera vez, la Feria Nacional del Elote del 14 al 18 de septiembre, en el marco de los festejos de la Independencia de México donde acudieron más de 15 mil visitantes en los cinco días que duró el evento.

La feria se realiza desde hace 34 años en el pueblo de San Miguel Topilejo, un poblado productor de elote de temporada. “Ahora quisimos realizarla en este lugar porque es maravilloso, como lo dice su nombre (Parque Maravillas). La gente está muy contenta, además, puede disfrutar de la naturaleza”, comentó a Misión Política Paula Valdez, una de las organizadoras de la Feria.

Afirmó que a este paraje natural “la gente acude a desestresarse, sobre todo, los fines de semana; los visitantes apartan las palapas para realizar algún festejo de cumpleaños, aniversario, o sencillamente para convivir”.

La Feria del Elote, que se pretende hacer cada año en este parque, incluyó actividades culturales, música en vivo con grupos de renombre, juegos mecánicos, así como vuelo y elevación de globo aerostático.

Doña Paula, entusiasmada, habló de la cartelera musical donde se estuvieron Los Dandys, la Sonora Dinamita, Campeche Show, Grupo Niche, el grupo de ska Salón Victoria, Los Cadetes de Linares y Germán Lizárraga y su banda Estrellas de Sinaloa. “Muy buenos grupos para todo público”, dijo.

Reconoció que reciben apoyo de la Corena (Comisión de Recursos Naturales), “la institución que nos ayuda a los campesinos, somos una zona rural, no tan rural”.

Para llegar al Parque de Las Maravillas en transporte público se puede tomar un pesero en Huipulco, que diga Parres (que está a cinco minutos).

EL CAMPO DENTRO 

LA CIUDAD

“Queremos que se vuelva una feria no sólo local, sino nacional e, incluso, internacional. La entrada es gratuita y todos buscamos beneficiarnos para continuar con esta tradición del cultivo del maíz, del elote y seguir conservando las tierras de Topilejo”, afirmó Iván Bravo, productor de elote, y precisó que Oaxaca y Tlaxcala fueron los estados invitados.

Don Iván, una persona sencilla y entusiasta, comentó que desde que recuerda, sus abuelos y los abuelos de sus abuelos, se han dedicado al campo, oficio que heredó y aprendió desde niño.

Explicó que para que se dé un elote se tarda seis meses desde que se siembra. Primero tienen que barbechar, luego abonar y después surcar para hacer un sembrado de tradición. “Nosotros lo hacemos con una yunta de animales, así nos enseñaron, con una yunta de bueyes; trabajarlo con coa es la tradición, aunque ya entró la modernización con maquinaria agrícola, tractores, sembradoras de hilo para hacer la siembra con mayor exactitud y precisión del maíz”.

Indicó que se comienza a sembrar el 20 de marzo y la cosecha da inicio el primero de agosto para que el grano esté tierno.

Este alimento es rico en ácido fólico y vitaminas por lo que es muy recomendable su ingesta. Del elote se aprovecha todo: el grano, preparar masa, esquites o como ingrediente de algún guiso; las hojas, que se utilizan para envolver los tamales o elaborar artesanías; el pelo del elote para remedio medicinal; y el olote que después de algunos usos termina como alimento del ganado.

Los pelos del elote son un poderoso antioxidante ricos en vitamina C, A, hierro, ácido fólico y potasio por lo que, entre los beneficios medicinales, calma dolores musculares, ayuda a eliminar la retención de líquidos, combate infecciones urinarias. Se aconseja que las personas diabéticas tomen té de pelos de elote para regular los niveles de azúcar en la sangre.

LOS ESQUITES

Es fácil preparar esquites; el elote se desgrana. Se calienta aceite, se fríe el maíz, se le pone epazote, sal y se cocina con tantita agua para que hierva y esté listo el esquite, dice Iván.

Se le puede aderezar, al igual que a los elotes, con chile (del que pica y del que no), limón, y hay quienes le agregan mayonesa o crema.

El precio del elote depende del tamaño y la presentación. Si es cocido se vende a 15, 20, 25 o 30 pesos. Si es en docena, crudo, se maneja un precio de 60, 80 y 120 pesos el de mayor tamaño. “Que nos compren a los productores que seguimos sembrando en el pueblo de San Miguel Topilejo, donde todavía laboramos la tierra”.

En tanto, Efraín Bravo, quien forma parte del Comité Organizador de la Feria, consideró que como la Feria del Elote ha crecido, se decidió que se realizara en este paraje porque como el lugar es más amplio, la gente está más cómoda “y nos pueden visitar más personas. Ya en otras ferias han asistido casi 20 mil personas”.

“Tenemos un nuevo formato para que a esta feria nacional lleguen de muchos lados. Se trata de animar a quienes quieran trabajar para promover y vender sus productos… el espacio está abierto también a gente de otras regiones”. Aquí asisten productores, transformadores, artesanos.

-¿Transformadores?

-Sí, los que tratan el maíz para hacer productos como atole, pays, pan, pasteles, panqués, galletas, gelatinas, chileatole, helados, esquites, elote cocido o hervido y las tradicionales tortillas hechas a mano. La tortilla es una delicia que la gente de la ciudad nos favorece en comprarla para degustarla, señaló Efraín Bravo.

Este lugar es una nueva experiencia. La gente del pueblo ya piensa en hacer una Fiesta Navideña para reactivar la economía y realizar actividades que beneficien tanto a expositores como a visitantes.

“Queremos vender comida típica mexicana así como café, atole, pulque y cerveza artesanal. Ya tenemos proyectado hacer wiski a base de maíz. Primero Dios, ya el próximo año, si Dios nos presta vida, ya estaremos ofreciendo wiski elaborado con maíz de nuestra región. Ya hay en las tiendas wiski de maíz azul, es típico, no es de centeno o de otro grano, es de maíz”, dijo.

Así, pobladores hablan de un encuentro con el origen y futuro del campo de la CDMX y se quedan con la esperanza de realizar su festival navideño en este Parque de las Maravillas.

 

Acerca de misionpo 24700 Articles
Noticias nacionales e internacionales. Investigación y reflexión política.