Urge Reflexionar Tras la Pandemia en Una Gran Reforma Urbana en México

Los Dados de Dios

*La Transformación es Necesaria y Urgente, Dicen

*Tocaría lo Institucional, lo Legal y lo Programático

*También Presupuestal a Nivel Nacional, Plantean

*El Modelo de Ocupación ha Causado Severos Problemas

Por Nidia Marín

No es nada nuevo, pero no se ha realizado y hoy padecemos, con la terrible pandemia, las consecuencias del dejar pasar.

Lo señalaron como “urgencia” hace algunos años. Sí, los especialistas plantearon así una Reforma Urbana que debía llevarse a cabo en México.

La advertencia era que dicha transformación tan necesaria debía tocar lo institucional, lo legal, lo programático y lo presupuestal a escala nacional.

Y señalaban allá por 2014 (hace apenas seis años) que dos de cada tres pobres en México vivían en una ciudad. Además, señalaban que el patrón de ocupación territorial que habían seguido las ciudades mexicanas “atenta gravemente contra la consecución de los grandes objetivos de país”.

Para ellos, la explicación era que nuestras ciudades crecían, de acuerdo a un modelo de ocupación del territorio en 3D (Distante, Disperso y Desconectado), caracterizado por la expansión desproporcionada, fragmentada y no planificada de la mancha urbana.

Decían:

“Así, mientras la población urbana de México se duplicó en los últimos 30 años, la superficie urbanizada se multiplicó por seis. Un modelo de ocupación territorial así resulta altamente improductivo, profundiza la desigualdad y genera altos niveles de contaminación y emisiones de gases efecto invernadero. A su vez, esta situación aumenta el riesgo urbano al cambio climático, potenciado por la ocupación de territorios susceptibles a fenómenos meteorológicos extremos”.

Y eso que no se pensaba específicamente en el renglón de la salud. Pero desde entonces, el Centro Mario Molina, el Instituto Mexicano para la Competitividad y CTS EMBARQ México presentaban una serie de ideas en la materia.

Por ejemplo, el primer paso, era contar con un Programa Nacional de Desarrollo Urbano y Vivienda que emanara de una visión estratégica y generara un desarrollo sustentable para las ciudades mexicanas. Para ello consideraban y yo creo que hoy también, necesario que la Federación recupere su rol como ejecutor de la política pública urbana nacional.

Pareciera una utopía, pero ellos argumentaban:

“Corresponde al ámbito federal generar los instrumentos técnicos y financieros que definan el desempeño de las zonas urbanas para que los estados y municipios puedan dirigir el crecimiento de sus ciudades de la forma en que el siglo XXI nos exige: sustentables, bajas en carbono, competitivas y con alta calidad de vida”

Ellos plasmaron 100 ideas para una Reforma y también recordaron que en materia ambiental, México se ha comprometido en distintas instancias internacionales a transitar hacia una economía baja en carbono lo que entre otras cosas implica reducir sus emisiones de gases de efecto invernadero en 30 por ciento respecto a la línea base tendencial de emisiones para el año 2020.

Con la pena, pero no se redujeron y lo que sigue siendo real es que el México contemporáneo es un país eminentemente urbano: el 78% de su población vive en una localidad urbana de más de 2,500 habitantes, y el 63% en centros urbanos de más de 15 mil habitantes.

El impacto, pues, de las ciudades no es menor: el conjunto de las 93 urbes con población superior a los 100 mil habitantes contribuye con el 88% de la Producción Bruta Total del País, concentrando el 83% del personal ocupado de México.

Consideraban que las ciudades no son sólo los lugares donde se genera el conocimiento y la innovación en ciencia y tecnología, sino también donde se concentran la producción e intercambio artístico y cultural. Son las puertas que abren nuestra economía y nos conectan con el resto del mundo”.

Pero hacían notar que el patrón de ocupación territorial que siguen las ciudades mexicanas atenta gravemente contra la consecución de los grandes objetivos de país.

Y nosotros añadiríamos que también es un atentado contra la salud, lo cual ya estamos viendo, viviendo y sufriendo en estos aciagos días de pandemia que no tiene para cuando reducirse precisamente en los mayores centros urbanos del país.

¿Entendimos o no?

Acerca de misionpo 16017 Articles
Noticias nacionales e internacionales. Investigación y reflexión política.