Morena Engañó al INE y los Siervos Actúan

Del ABC Político

*Patética Presentación de Arturo Zaldívar

*La Desconexión del PRI con los Ciudadanos

Por Gerardo Lavalle

A.- Cuando la dirigencia nacional de un partido, el que fuere, desconfía del padrón de militantes que por ley debe estar registrado ante el Instituto Nacional Electoral, las cosas no están bien.

Menos aun tratándose del partido oficial, el gobernante, en el que “no se miente, no se engaña, no se roba”.

Sin embargo, en Morena está ocurriendo.

Todo sale a luz pública durante el proceso de renovación de la dirigencia nacional y ante la “recomendación” presidencial de que el relevo se haga con el resultado de una encuesta, tema que rechazan dos de los aspirantes: Bertha Luján y Alejandro Rojas Díaz-Durán, quienes argumentan que ese método no está contemplado en los estatutos, asunto que reconocen los otros dos aspirantes: Yeidckol Polevnsky –al frente del partido por la licencia de Andrés Manuel López Obrador otorgada al comienzo de la campaña en 2018-, pero que sostienen que la “sugerencia presidencial” es la más adecuada cuando el padrón de militantes no es confiable y porque los “Siervos de la Nación” –el ejército personal en materia electoral de AMLO- hacen proselitismo a favor de Luján.

Bajo este argumento afloran dos engaños: el que se hizo con el INE al presentar un padrón digámoslo así, balín, y la defensa que hace el propio Presidente y María Luisa Albores González, titular de la Secretaría de Bienestar, en contra de la sanción del INE por el uso de la imagen presidencial y de Morena en las camisolas de los “Siervos de la Nación”.

En la primera parte hay que escudriñar quién hizo el padrón, de qué manera se incorporaron los nombres de los militantes –hace un par de meses Polevnsky anunció que no se permitiría el ingreso de tanta basura- y si son de carne y hueso o solamente existen en la imaginación.

Sorprende que en el INE hayan registrado el padrón, cuando con los otros partidos sus funcionarios son escrupulosos al máximo en la revisión de los listados.

En la segunda, hay que aplicar la frase: “admisión de culpa, relevo de pruebas”, porque las acusaciones públicas de la dirigente y su exigencia de que los Siervos y los súper delegados saquen las manos del proceso la dan la razón al INE en cuanto a que los Siervos realizan acciones de proselitismo a favor del presidente López Obrador.

En este mismo espacio se publicó que en la búsqueda de la dirección del partido quienes participan hacia el interior y los que desde sus puestos en el gabinete presidencial además de los estatales en donde gobierna Morena, se sacarían los ojos por lograr sus propósitos en aras de pavimentar el camino rumbo al 2024.

Quien quede al frente al partido tendrá el segundo lugar –el primero lo tiene ya sabe quién- para definir candidaturas en 500 distritos electorales, en 14 entidades del país, en donde se renovará gobernador, en los casi 400 distritos locales y en las más de 500 presidencias municipales.

En la nada sorda lucha por alcanzar el poder dentro del partido, se pone en riesgo la supuesta unidad de sus militantes y que, sin duda repercutirá en la imagen presidencial.

¿Quién puede poner orden?

Se presume que solamente una persona que ya dijo públicamente que no se mete en el parido, en los procesos electorales y no da ninguna línea.

Sea pues.

B.- Por regla general, en atención al respeto que se le debe dar al Poder Judicial Federal, el presidente de la Corte Suprema o del Tribunal Supremo como se les llama en diversos países, nunca habla del comportamiento de sus integrantes y menos a nombre propio para denunciar las “presiones” de los expresidentes y charle loas a quien gobierna en ese momento.

Arturo Zaldívar Lelo de Larrea, presidente en turno de la Suprema Corte de Justicia de la Nación acusó en un programa de televisión que se transmite por Canal 11 y cuyos conductores son Sabina Berman y John M. Akerman al expresidente Felipe Calderón de “haberme presionado y no solamente fui testigo”. Calderón desmintió el hecho y reviró: “así chantajea la 4t al Poder Judicial”.

Ante los hechos, hubo quienes aplaudieron “la honestidad” del ministro Zaldívar y otros tildaron de “posición patética y entreguista”. En Twitter, Facebook, Instagram y a través de la Internet están los comentarios. No los estamos inventando.

Y más allá de las razones que haya tenido el jurista, se evidenció que el Poder Judicial de la Federación perdió su autonomía y se ha convertido, bajo la presidencia de Zaldívar, en uno más de los instrumentos del Ejecutivo federal.

Además, los dimes y diretes llevan a la conclusión de que se trata de una mala telenovela en donde los villanos “son los otros” y los nobles no son “como los de antes.

Vaya exhibición.

C.- Alguien tiene que decirle al dirigente nacional del PRI que sus arengas en los “nuevos” spots que se transmiten por radio, televisión y redes sociales en nada ayudan a recomponer la imagen de corrupción y malos gobernantes.

Alejandro Moreno tiene que entender que las palabras se las lleva el viento y solamente cuentan las acciones que se emprendan a favor de la ciudadanía.

En sus reclamos y posicionamientos, Moreno no oferta lo que quiere hacer el PRI, si lo dejan, y argumenta de que se reposicionará el partido por los errores del Gobierno habla de que no hay proyecto.

Bueno sí lo hay: usar los desatinos del Presidente y su partido para hacer leña de un árbol bien sembrado.

Sus gobernadores y legisladores federales han mostrado de qué están hechos y no precisamente de carne, hueso y talento.

Si en el PRI no analizan por qué fue virtualmente borrado y se aferran a sus viejos esquemas, coadyuvará su dirigencia a acelerar el sepelio. Porque ahora existe una total desconexión del partido con los ciudadanos.

Al tiempo y nos amanecemos.

 

Acerca de misionpo 5460 Articles
Noticias nacionales e internacionales. Investigación y reflexión política.