Estalla presunto coche bomba en el poblado de Xaltianguis

Un presunto coche bomba estalló cerca de la casa de justicia en el poblado de Xaltianguis donde se ubican los Policías Ciudadanos de la Unión de Pueblos y Organizaciones del Estado de Guerrero (UPOEG), encabezados por el comandante regional, Ernesto Gallardo Grande. De este supuesto atentado, no se reportaron personas lesionadas, pero sí, momentos de temor de los pobladores.

De acuerdo con información de lugareños consultados, poco antes de las cinco de la tarde de este miércoles, hombres desconocidos llegaron en un vehículo que colocaron unos metros delante de la comandancia, a un costado de un terreno baldío.

En el lugar, quedó un vehículo al parecer un Nissan Sentra que explotó y alcanzó otra unidad motriz que se encontraba estacionada, y la misma explosión provocó que ventanas de viviendas cercanas a la zona, reventaran.

El estallido, generó temor entre vecinos del poblado que manifestaron su sentir a través de redes sociales ante las explosiones casi simultaneas que escucharon. La gente, luego de la explosión, se asomó por la ventana y al ver que no había riesgo, salieron de sus casas para observar el incidente de violencia.

De corroborarse el estallido del presunto coche bomba, sería la primera ocasión que se registra un atentado de esta magnitud en Guerrero, ya que estos atentados se han registrado en Tamaulipas, Sinaloa, Tijuana Baja California, entre otros.

Por su parte el líder de la UPOEG, Bruno Plácido Valerio, informó que solo fue un carro el que explotó cerca de la comandancia y que en coordinación con las autoridades gubernamentales encargadas de la aplicación de la justicia, trabajan para saber qué tipo de artefacto tenía el coche que estalló.

Hizo un llamado a los miembros de la UPOEG que se encuentran distribuidos en el estado, para que estén alertas para establecer un nuevo sistema de coordinación y evitar que en otras coordinaciones se registre un nuevo incidente que pueda causar daño a los integrantes de la policía ciudadana.

El pasado 2 de marzo, una vivienda relacionada a la familia del comandante regional de la UPOEG, Ernesto Gallardo Grande, fue atacada a balazos por hombres armados en el poblado de Xaltianguis en Acapulco, cuando se llevaba a cabo un convivió; durante la madrugada derivado de la agresión un taxista fue asesinado a balazos y una mujer resultó herida.

Un día después en un nuevo enfrentamiento un hombre fue ejecutado, informó el dirigente, Bruno Plácido Valerio, en conferencia de prensa, ese mismo día por la tarde.

Mientras que el pasado 4 de marzo, en un intento de desarme de policías ciudadanas de la UPOEG, por parte de un convoy de efectivos de La Marina, Policías Federales y estatales sitiaron la casa de justicia en el poblado de Xaltianguis, provocó el cierre de la carretera federal Acapulco-México durante casi cuatro horas, donde un helicóptero sobrevoló la zona.

Personal de la Fiscalía General de Estado, Militares y de otras corporaciones policíacas, acudieron a la escena para realizar las investigaciones correspondientes.

Acerca de misionpo 37618 Articles
Noticias nacionales e internacionales. Investigación y reflexión política.