Fuera del Marco Legal: Tren Maya, Refinería Dos Bocas y el Aeródromo de Santa Lucía

*No Habrá Obras sin Aprobar Impacto Ambiental

  • *Inexistentes los Forzosos Proyectos Ejecutivos
  • *Dos Bocas ya fue Multada y Frenaron Desmonte
  • *Deberán Restituir las 80 Hectáreas de Manglar
  • *Vías del Maya, Para Otro Tipo de Ferrocarril
  • *Alanís: Centro Mexicano de Derecho Ambiental

Por Joel Armendáriz

Tres gemas de la corona gubernamental: el Tren Maya, la Refinería de Dos Bocas y el aeropuerto de Santa Lucía violan la ley ambiental y carecen de proyectos ejecutivos. Aunque las vías federales que se pretenden utilizar en el Tren Maya, en un recorrido de mil 500 kilómetros hayan sido tendidas desde 1951, no pueden ser utilizadas sin antes cumplir con el mandato de la norma y el aeródromo de Santa Lucía junto con Dos Bocas están fuera del marco legal, afirma Gustavo Alanís, director general del Centro Mexicano de Derecho Ambiental (CEMDA).

En entrevista con MISIÓN POLÍTICA el experto en temas ambientales sostiene que mientras no se cumpla con la aprobación del impacto ambiental “no se podrán realizar las obras”.

Establece que las vías que se pretenden utilizar para el Tren Maya fueron diseñadas para otro tipo de ferrocarril y, por tanto, a 70 años de su tendido no corresponden al proyecto, inexistente, por cierto, que comprende uno nuevo.

De igual manera el futuro aeropuerto internacional que sustituirá al cancelado NAIM no cuenta con proyecto ejecutivo y por consecuencia tampoco con la autorización ambiental.

Y en el caso de la Refinería de Dos Bocas se ha sentado un precedente: la multa aplicada por la Agencia de Seguridad, Energía y Ambiente (ASEA) a la obra obligó a que de inmediato dejaran de seguir desmontando la vegetación.

“El pasado 16 de noviembre nosotros interpusimos una denuncia ante la Agencia de Seguridad, Energía y Ambiente haciendo ver que se había llevado a cabo un desmonte de más de 200 hectáreas con el propósito de construir ahí con posterioridad la refinería en Dos Bocas, en Paraíso, Tabasco y básicamente lo que denunciábamos es que no se contaba en su momento y no se cuenta tampoco hoy en día, con las autorizaciones que se requieren desde el ámbito federal, para un proyecto de esta naturaleza, como lo es el haber sometido el proyecto a un procedimiento de evaluación de impacto ambiental, contemplado en el artículo 28 de la Ley Ambiental Federal y que tampoco habían obtenido el cambio de uso de suelo en terrenos forestales, contemplado en la Ley General de Desarrollo Forestal Sustentable”, explica a este semanario.

Para el director de CEMDA lo que está en juego con la multa es “es la legalidad y el estado de derecho”. Reconoce que “nadie dice que no se hagan las obras, que no se realicen las actividades, de lo que se trata es de que aquello que se lleve a cabo cumpla con la ley y en este caso vimos que se violaron estos procedimientos, tanto forestal como de impacto ambiental y, en consecuencia, si quisieran llevar a cabo la refinería más adelante, tendrán que someter al proyecto para que tenga sus autorizaciones tanto de impacto ambiental, como de cambio de uso de suelo en terrenos forestales”.

Admite que la reforestación de 80 hectáreas de los manglares afectados llevará tiempo. “No es una cosa de un día para otro, toma tiempo, a veces son cuestiones que naturalmente se dan, pero toman años”.

Pone el dedo en la llaga al afirmar que “es importante también la sentencia de la ASEA porque de alguna manera se había negado que había manglar en el terreno, particularmente por parte de la secretaria, Rocío Nahle, quien dijo sistemáticamente que no era selva y ahora la resolución viene a decir que tienes que reponer 80.2 hectáreas de mangle”.

Gustavo Alanís informa que el mangle es una especie que está amenazado, está en peligro de extinción, que tiene un régimen legal de protección especial, tanto por normas nacionales como por acuerdos internacionales, concretamente en México la norma 059, y a nivel internacional el Convenio Internacional sobre tráfico de especies de flora y fauna que están en peligro de extinción.

SANTA LUCÍA

Y EL TREN MAYA

Concebidas como obras prioritarias, tanto Dos Bocas como santa Lucía y el Tren Maya, carecen de proyectos ejecutivos y evaluaciones sobre el impacto ambiental.

MP:- ¿Los tres grandes proyectos se encuentran sujetos a multas por falta de autorizaciones?

“Por supuesto. Ninguno de estos proyectos se exceptúa del procedimiento de impacto ambiental, porque además el proyecto original que le dio vida a esta línea, de 1 mil 500 kilómetros era un proyecto distinto, porque hoy estamos hablando de un tren para carga, para turismo, etcétera. Se tiene que evaluar el proyecto en función del objetivo”.

MP.- ¿Tiene conocimiento si ya existe el proyecto ejecutivo para el Tren Maya?

GA.- No existe y cuando exista se tendrá que someter al procedimiento de impacto ambiental y a las consultas públicas, así como cumplir con los ordenamientos ecológicos, con las autorizaciones de cambio de usos de suelo, respetar las áreas naturales protegidas, las especies en peligro, en fin, hay una serie de elementos que estos proyectos tienen que ir cumpliendo para efectos de que puedan ir adelante.

MP.- ¿Para Santa Lucia hay proyecto ejecutivo o no se conoce?

GA.- No. No hay.

JM: Entonces estamos hablando de que las tres obras, las tres grandes obras, del Gobierno Federal en los próximos 6ª años, no cuentan con ningún proyecto ejecutivo, ningún permiso de medio ambiente.

GA.- No, ninguno de los tres

MP.- ¿Y qué significa eso?

GA.- Que no pueden ir adelante, no pueden iniciar porque estarían en falta, estarían en fuera de lugar en términos futbolísticos, entonces si quieren meter un gol en fuera de lugar pues sería inválido.

MP.- Habría que ver el VAR porque se equivocan mucho los árbitros…

GA.- Por eso es importante la refinería, porque está sentando un precedente al nuevo Gobierno, de que si quiere hacer las cosas las tiene que llevar a cabo bien, por eso es que yo aplaudo mucho el trabajo de la ASEA, porque les está diciendo que están incumpliendo y si quieren seguir adelante tendrán que hacerlo bajo las líneas de la ley.

“Reitero, legalidad y Estado de Derecho en materia ambiental”, apunta.

Tres gemas del gobierno encabezado por Andrés Manuel López Obrador que gracias a la decisión de la ASEA, organismo desconcentrado de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales, tendrán que cumplir con la legalidad o rebasar el Estado de Derecho. Alanís confía en que el precedente servirá para hacer todo dentro de la legalidad.

Acerca de misionpo 34951 Articles
Noticias nacionales e internacionales. Investigación y reflexión política.