Gonzalo es “mi asesor” y no cobra

Punto de Vista

 

Por Jesús Michel Narváez

 

Cuando un personaje con exceso de poder, como lo es el huésped temporal de Palacio Nacional habla para que los que lo escuchamos o leemos las crónicas de sus palabras entendamos que sus hijos son blancas palomas que cruzaron el pantano sin marchase una pluma, nos quiere mirar como ignorantes -se tendría que aplicar otro vocablo pero es suicida en estos tiempos- al “informar” que Gonzalo, el menor de sus hijos de su matrimonio con doña Rocío Beltrán -Jesús, el menor de sus hijos es producto de su matrimonio con Beatriz Müller- es su “asesor en la obra del Transístmico y no cobra”.

Su sesuda “reflexión” surge después de la visita de su vástago a la virtual presidenta electa. Y salió al paso para señalar: “no trabajará con Claudia”.

Con justa razón decía mi compañero y amigo de la radio, Miguel Ángel López Farías en su programa Urbe de Hierro que se transmite por Radio Cañón en el 760 de AM, que los hijos del presidente -no generalizó, habló del actual- no necesitan estar en ninguna nómina, aunque cobren. Porque están dedicados a los negocios merced el derecho de picaporte que tienen con todos los funcionarios solamente por ser quienes son.

Concuerdo con Miguel Ángel. Son escasos los vástagos de presidente que decidieron trabajar, aunque no durante los mandatos de sus padres. Ahí están los vetustos ejemplos de Cuauhtémoc Cárdenas y Miguel Alemán Valdés. Ambos jugaban en los jardines de Los Pinos. Los hijos de Luis Echeverría, los dos mayores, sí tenían empleos en su gobierno. De López Portillo, por supuesto, porque su José Ramón -se repite la historia con otro López- “es el orgullo de mi nepotismo”. Los de Miguel de la Madrid se emplearon en el Banco de México -con el respaldo de su padre- y los de Salinas de Gortari estaban muy pequeños cuando gobernó. De Zedillo, nada pasó hasta que uno de sus hijos apareció como socio de una secta dedicada al tráfico de mujeres.

Los adoptados por Vicente Fox no tuvieron un empleo en el gobierno, pero sí la luz verde para que hicieran negocios con el Infonavit que les redituaron carretadas de millones de pesos.

De Felipe Calderón y Margarita Zavala, no se conocen, por lo menos públicamente, a qué se dedicaron los vástagos durante el mandato. Los Peña Nieto eran pequeños.

Los del huésped temporal de Palacio Nacional, José Ramón, Andrés y Gonzalo, han estado en los negocios y uno de ellos, Andy, sí cobra como ¿qué? el hijo del presidente que le ha dado alas que lo hacen surcar los cielos de los todopoderosos. Inclusive, hay que recordarlo, cuando López sufrió el infartazo que lo puso al borde de la muerte, eran las fechas en las que bloquearía el Senado de la República por la reforma energética.  Su ausencia fue cubierta por Andy y la manifestación ¡fracasó!

Ya con su padre en el poder, los tres han hecho negocios, desde fundar la Chocolatería Rocío hasta tener amigos que son proveedores de materiales de construcción, de equipos de cómputo, de automóviles, de instrumentos y equipos médicos y, por supuesto, algunos negocios inmobiliarios.

De lo escrito, todo mundo lo sabe y se han difundido videos y audios en los que se escuchan las charlas que sirven para cerrar los negocios.

Ah, claro, papá pide “pruebas, ¿dónde están las pruebas?” y califica los señalamientos como “los ataques de los adversarios”.

La pregunta obligada es: ¿Gonzalo es asesor en qué área?

Presidente: no nos vea la cara de … usted, amable lector, completa la oración.

E-mail: jesusmichelmp@hotmail.com, Facebook Jesus Michel, X @misionpolitica y en Misión, Periodismo sin Regaños martes y jueves de 16 a 17 horas por Radio Cañón en el 760 de amplitud modulada

 

Acerca de misionpo 39318 Articles
Noticias nacionales e internacionales. Investigación y reflexión política.