Rusia y Corea del Norte firman un Tratado de Asociación Estratégica Integral

Rusia y Corea del Norte firmaron un Tratado de Asociación Estratégica Integral al término de las negociaciones entre los mandatarios de los dos países, Vladímir Putin y Kim Jong-un, reportó un corresponsal de Sputnik. Putin tildó el documento de importante y señaló que constituirá la base para las relaciones entre ambas partes durante muchos años.
El tratado sustituye a los documentos fundamentales sobre las relaciones ruso-norcoreanas, entre ellos el Tratado de Amistad y Asistencia mutua de 1961; el Acuerdo de Amistad, Buena Vecindad y Cooperación de 2000; así como las declaraciones bilaterales de 2000 y 2001.
Según Putin, el acuerdo de asociación estratégica que Rusia y Corea del Norte firmaron contempla la ayuda recíproca frente a una agresión.
“El acuerdo de asociación integral suscrito hoy prevé la asistencia recíproca en caso de agresión”, dijo el mandatario ruso al concluir las conversaciones con el líder norcoreano Kim Jung-un.
En el acuerdo, indicó el presidente, se plantean tareas de gran escala para la profundización de los lazos ruso-coreanos.
“Esto se refiere a las áreas política, comercial, inversiones, cultural, humanitaria, así como en la esfera de la seguridad”, puntualizó.
A su vez, Kim Jong-un aseguró que el tratado entre Corea del Norte y Rusia es de carácter pacífico y defensivo.
“Este poderoso tratado representa (…) nada más que un documento de carácter verdaderamente constructivo, orientado al futuro, de carácter exclusivamente pacífico y defensivo, diseñado para proteger y defender los intereses básicos de los pueblos de ambos países”, dijo Kim tras la firma del documento.
El presidente del Corea del Norte también calificó a Rusia como “el amigo y aliado más honesto”, y al presidente ruso como “el amigo más querido del pueblo norcoreano”.
“En este momento, cuando el mundo entero presta mucha atención a Pyongyang, a donde ha llegado la misión de amistad de Rusia, estoy con los camaradas rusos, nuestros amigos y aliados más honestos, en este salón ceremonial”, dijo Kim.
El nuevo convenio entre Rusia y Corea del Norte sustituye al Tratado de Amistad y Asistencia Mutua de 1961, al Tratado de Amistad, Buena Vecindad y Cooperación de 2000, así como a las Declaraciones de Moscú y Pyongyang de 2000 y 2001.
El asesor presidencial ruso Yuri Ushakov indicó que la creación de un nuevo documento se debe a la profunda evolución de la situación geopolítica en el mundo y la región, así como a los cambios cualitativos en las relaciones entre Rusia y Corea del Norte en los últimos tiempos. El tratado, continuó, busca garantizar la estabilidad en la región del noreste de Asia, entre otras cosas.
El presidente ruso, Vladímir Putin, acompañado por una amplia delegación de funcionarios rusos, llegó el 18 de junio a la República Popular Democrática de Corea en visita de Estado de dos días.
La delegación rusa incluye al ministro de Asuntos Exteriores, Serguéi Lavrov; al ministro de Defensa, Andréi Beloúsov; al vicepresidente primero del Gobierno Denís Mánturov; al vice primer ministro Alexandr Nóvak; al ministro de Recursos Naturales de Rusia; Alexandr Kozlov; al ministro de Salud, Mijaíl Murashko; y al jefe de Roscosmos, Yuri Borísov, entre otros.
Esta es la segunda visita de Putin a Corea del Norte; durante la anterior, realizada en 2000, se entrevistó con el entonces líder supremo, Kim Jong-il (1941-2011), padre del actual líder norcoreano.
Suministro de F-16 a Ucrania
El presidente ruso mencionó también a este respecto las declaraciones de Estados Unidos y otros países miembros de la OTAN sobre la entrega de armas de largo alcance y alta precisión, aviones de combate F-16 y otros equipos militares a Ucrania para atacar el territorio ruso.
“No son solo declaraciones, esos envíos ya se están produciendo y todo eso constituye una burda violación de las limitaciones a las que se comprometieron los países occidentales”, apostilló.
Las entregas de cazas F-16 y otras armas y equipos para atacar el territorio de Rusia constituyen una grave violación de las obligaciones internacionales por parte de Occidente, afirmó Putin.
“Todo esto es una flagrante violación de las restricciones adoptadas por los países occidentales en virtud de diversos tipos de obligaciones internacionales”, dijo.
De acuerdo con Putin, “ya no se trata de declaraciones, es lo que está ocurriendo”.
EEUU permitió anteriormente a sus aliados transferir los F-16 a Ucrania, mientras sus especialistas estén participando en la formación de personal encargado del manejo y mantenimiento de los cazas.
Los Países Bajos y Dinamarca fueron los primeros en acordar proporcionar los F-16 a Ucrania. La Casa Blanca confirmó que Kiev recibirá los aviones de combate de terceros países una vez que finalice la formación de sus pilotos.
A principios de mayo, Rusia afirmó que considerará los cazas tácticos F-16 como portadores de armas nucleares, independientemente de su modificación, y su suministro a Ucrania por EEUU y la OTAN, como “una provocación”.
Moscú advirtió en reiteradas ocasiones que la OTAN está “jugando con fuego” al suministrar armas a Ucrania, y que los convoyes extranjeros con armas serían “objetivo legítimo” para su ejército nada más cruzar la frontera.
Según el Kremlin, la política de Occidente de nutrir de armas a Ucrania no contribuye a las negociaciones ruso-ucranianas y solo tendrá un efecto negativo.
Seguridad en la península de Corea
En palabras del jefe de Estado ruso, Moscú está dispuesta a esforzarse por eliminar la amenaza de un conflicto armado en la península de Corea.
“Rusia está dispuesta a seguir realizando esfuerzos políticos y diplomáticos para eliminar la amenaza de una reanudación del conflicto armado en la península de Corea”, aseguró.
Estos esfuerzos se encaminan asimismo a “formar una arquitectura de paz y estabilidad a largo plazo que se base en el principio de seguridad común”, remarcó el mandatario.
Rusia, prosiguió, rechaza categóricamente “los intentos de responsabilizar a la República Popular Democrática de Corea [RPDC] del deterioro de la situación” internacional.
“La RPDC tiene derecho a adoptar medidas justificadas para aumentar su capacidad de defensa, garantizar la seguridad nacional y la protección de la soberanía”, arguyó el líder ruso.
En este contexto, continuo, la escala e intensidad crecientes de las maniobras militares de Estados Unidos en Corea del Sur y Japón socavan la paz y la estabilidad en la región.
“Se trata de una política de confrontación de EEUU para ampliar su infraestructura militar en la subregión, que va acompañada de un aumento significativo de la escala y la intensidad de diversas maniobras militares con la participación de la República de Corea, Japón y ejércitos hostiles a Corea del Norte”, detalló.
Según Putin, tales pasos socavan la paz y la estabilidad, así como amenazan la seguridad de todos los países del noreste de Asia.
A mediados de junio, la agencia Yonhap con referencia a fuentes militares informó de los simulacros militares conjuntos de EEUU, Corea del Sur y Japón programados para los finales de este mes.
La particularidad de dichas maniobras, según el medio, es su carácter multidimensional, o sea se llevarán a cabo simultáneamente en y bajo el agua, en el aire y en el ciberespacio.
Por su parte, Rusia en reiteradas ocasiones condenó los intentos de EEUU, Corea del Sur y Japón de establecer una alianza militar tripartita que está destinada no solo a la disuasión de Corea del Norte, sino a la de Rusia y China.
Régimen de sanciones de la ONU contra Pionyang
El presidente ruso también llamó a revisar el régimen de sanciones del Consejo de Seguridad de la ONU contra Corea del Norte.
“Quiero señalar que el régimen restrictivo indefinido del Consejo de Seguridad de la ONU con respecto a Corea del Norte, inspirado por EEUU y sus aliados, debe ser revisado”, expuso.
El líder ruso agregó que los clichés propagandísticos de los occidentalistas ya no pueden disfrazar sus planes geopolíticos agresivos, incluso en la región del noreste de Asia.
Moscú y Pionyang, continuó, coinciden en sus valoraciones de las causas profundas de la escalada de la tensión político-militar.
“Se trata de una política de confrontación estadounidense para ampliar su infraestructura militar en la subregión, que va acompañada de un aumento significativo en la escala e intensidad de diversos ejercicios militares con la participación de la República de Corea, Japón”, aclaró.
Tales medidas, según el mandatario ruso, socavan la paz y la estabilidad, así como representan una amenaza para la seguridad de todos los países de la región.
El Consejo de Seguridad de la ONU impuso las primeras sanciones contra Corea del Norte en 2006, después de que el país realizara por primera vez su ensayo de armas nucleares. Luego las sanciones fueron ampliadas en varias ocasiones.
Al finalizar las conversaciones con su homólogo norcoreano, el jefe de Estado ruso declaró que Rusia y Corea del Norte están en contra de las sanciones impuestas por motivos políticos, las cuales solo deterioran la situación internacional.
En sus palabras, dos países “oponen a la aplicación de sanciones y restricciones por motivos políticos. Esas acciones ilegítimas solo minan el sistema económico y político mundial”.
“Continuaremos rechazando la práctica de asfixiar con sanciones aplicada en calidad de herramienta, a la cual Occidente está acostumbrado a recurrir para preservar su hegemonía en la esfera política, en la economía y en otras ramas”, concluyó.
Acerca de misionpo 39453 Articles
Noticias nacionales e internacionales. Investigación y reflexión política.