El Festival Internacional Cervantino, la Cultura de 33 Países en su Apogeo

*Es un Puente de Amistad con las Naciones Consideró el Gobernador de Guanajuato

*Una Cálida Noche en la Alhóndiga de Granaditas, con dos Grandes Sopranos

*Y Hera Hyesang Park de Corea y María Katzarava, de México, Interpretaron “Barcarola”

*Pero Todos Corearon “La Vida No Vale Nada”, del Guanajuatense José Alfredo 

SUSANA VEGA LÓPEZ,

Enviada

GUANAJUATO, Gto.-  La ciudad de Guanajuato, reconocida como Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, está de fiesta. En total serán 19 días -del 12 al 30 de octubre- que turistas, asistentes y visitantes vivirán intensamente con una oferta cultural espectacular que se presenta en el marco del Festival Internacional Cervantino, (FIC) que este año cumple 50.

En Guanajuato se puede caminar entre callejones para ir de un escenario a otro. Son muchos los foros para la expresión de las artes: el Teatro Juárez, el Teatro Principal, el Teatro Cervantes, el Templo de la Compañía de Jesús, Oratorio de San Felipe Neri, Casa Corea, Casa de Mellado, así como museos, galerías, jardines, patios, foros y plazas públicas, por citar algunos sitios.

Además, se puede disfrutar de su gastronomía, de sus artesanías, y de las famosas “callejoneadas”, donde las tradicionales estudiantinas recorren calles al tiempo que alegran a los visitantes con los saltos, acrobacias y cantos que realizan los tunos, donde siempre sale el turno de la canción “De colores”, de quien no se sabe el autor.

Así lo pudo constatar Misión Política al asistir a la inauguración oficial del FIC en el Teatro Juárez, donde el gobernador de Guanajuato, Diego Sinhue Rodríguez Vallejo, dijo que estaban listos para ser la mejor celebración de la historia; que es el festival más importante de Iberoamérica y uno de los cuatro más importantes del mundo. “Es un recinto vivo; un vínculo de fraternidad; un punto de encuentro de emociones y de expresiones, de talento y de creatividad, de teatro, de música, de arte; el FIC es un puente de amistad con los 33 países participantes”.

Luego de dar la bienvenida a la República de Corea -la invitada de honor- señaló que, en verdad, la cultura une y se podrán estrechar más los lazos de amistad.

Y en cuanto a la Ciudad de México, afirmó que se hará notar en más de 200 representaciones en disciplinas como el teatro, la danza, la música, el cabaret, el circo, espectáculos para calle, exposiciones, presentaciones de libros y ciclos de cine, entre otras cosas.

En su oportunidad, la secretaria de Cultura federal, Alejandra Frausto, consideró que la edición número 50 llega con gloria, pues es una fiesta donde todas las culturas del mundo tienen cabida. “Estamos celebrando un aniversario de oro extraordinario”. La cultura une a todo el mundo; es un acto de paz que une a la humanidad, afirmó.

En punto de las ocho de la noche, como estaba programado, dio inicio, en la Alhóndiga de Granaditas, la presentación de las sopranos Hera Hyesang Park de Corea y María Katzarava, de México, acompañadas por la Orquesta Filarmónica de la Ciudad de México, bajo la batuta de Scott Yoo.

En la cálida noche unieron sus voces para interpretar “Barcarola”, de Jacques Offenbach y otras piezas clásicas. Ante el asombro de los espectadores que rebasaron la asistencia del lugar -por lo que algunos tuvieron que conformarse con escuchar desde la calle aledaña- resaltaron composiciones de autores mexicanos. Así, todos corearon “No vale nada la vida, la vida no vale nada. Comienza siempre llorando y así llorando se acaba. Por eso es que en este mundo, la vida no vale nada…”, de José Alfredo Jiménez.

También, muchos acompañaron, al unísono: “Júrame, que aunque pase mucho tiempo nunca olvidarás el momento en que yo te conocí. Mírame, pues no hay nada más profundo ni más grande en este mundo que el cariño que te di. Bésame, con un beso enamorado…”, de María Grever.

Y no quedó atrás la letra de “Mi Ciudad”, de Guadalupe Trigo, ya que no pocos cantaron: “mi ciudad es chinampa en un lago escondido; es cenzontle que busca en dónde hacer su nido; rehilete que engaña la vista al girar. Baila al son del tequila y de su valentía; es jinete que arriesga su vida en un lienzo de fiesta y color…”

Y es que la música es universal; une, da felicidad, te provoca sentimientos, regula emociones, te relaja, te entristece y, como dijo Nietzsche, “sin música, la vida sería un error”.

Cabe señalar que se inauguraron dos recintos: Casa Corea y Casa Chilanga. Esta última, con foto-murales en honor al intelectual Carlos Monsiváis. Así, en una de las salas se observan imágenes de Dolores del Río, María Félix, María Conesa, Lupe Rivas Cacho, Esperanza Iris, Mimí Derba y Celia Montalbán, porque todas ellas inspiraron a escribir algunos textos al citado escritor y cronista. Más allá, caricaturas de época, por decir algo.

CASA COREA

En el marco del Festival Internacional Cervantino se inauguró, como quedó escrito líneas arriba, Casa Corea, donde se pueden conocer algunas tradiciones que siguen vigentes. El nacimiento de una nueva vida es siempre una bendición. Y en Corea el primer cumpleaños de un niño se llama “Dol”.

¿Sabías que a los niños en Corea cumplen un año a los tres meses de nacido? Es que ellos cuentan los nueve de gestación, explica Viridiana Bravo a Misión Política.

“Cuando un niño celebra su Dol, los padres lo visten con ropa nueva; llenan la mesa de comida y realizan el Doljabi, una costumbre que consiste en poner varias cosas en una mesa especial para el cumpleañero: plumas, libros, brochas, arcos, cuchillos, granos dinero… y ahora celulares, video-juegos, monedas, pelotas… Lo anterior, con el fin de interpretar lo que serán los hijos según hayan agarrado: escritores, maestros, políticos, granjeros… por lo que, en su crecimiento les ayudan acercándolos a lo que hayan escogido porque esa fue su inclinación.

“Otra tradición coreana son los casamientos pues realizan una ceremonia de boda llamada Kkot-gama, toda vez que las bodas no sólo significan la unión de dos personas, sino la alianza entre dos comunidades enlazadas económica y socialmente. Para ello se da un proceso de discusión sobre el casamiento; el envío del regalo del novio; el intercambio de regalos; la ceremonia principal y la ceremonia posterior.

“Un detalle especial es que la novia es transportada en un ‘palanquín’ de flores (Kkot-gama), donde sólo cabe ella sentada”.

Cifras oficiales señalan que en la primera semana del FIC se calcula una asistencia de 100 mil turistas; la derrama económica, alrededor de 68 millones de pesos y una ocupación hotelera de casi el 90 por ciento.

Cabe mencionar que el Festival Internacional Cervantino cuenta con programas sociales como el “Proyecto Ruelas”, que tiene ocho años trabajando en comunidades vulnerables de Guanajuato para reconstruir el tejido social a través del teatro; “Circuito Cervantino”, que permite extender y llevar artistas del Cervantino a lo largo y ancho de México, y “Más allá de Guanajuato”, que consiste en acercar el festival a diferentes localidades.

Aquí el arte sí importa e importa mucho. Se recomienda bajar la app cervantina para enterarse de todas las actividades que se realizarán y que, muchas, serán transmitidas en línea, en la página web del Cervantino.

Si bien hay mucho por decir, es necesario tomar en cuenta el cartel del cincuenta aniversario del FIC. Se creó en el taller López Castro ubicado en la colonia Mixcoac de la Ciudad de México. Don Rafael López Castro, quien encabeza este taller, es autodidacta y a sus 75 años optó por la imagen del autor del clásico “El Ingenioso Hidalgo don Quijote de la Mancha” que muestra “pixeleada”.

Por cierto, el 50 por ciento de las representaciones se ofrece de manera gratuita al público. Para el Arte todo es posible. Todos deberían animarse para asistir, por lo menos, una vez, al Cervantino.

-.-.-

 

Acerca de misionpo 25997 Articles
Noticias nacionales e internacionales. Investigación y reflexión política.