De Laika, la Perrita Astronauta a la Tereshkova y Katya Echazarreta

Los Dados de Dios

NIDIA MARIN

Y Laika nunca volvió. Y el Sputnik tampoco. 

¿Para qué regresar si con ese viaje de 1957 y esa viajera se inauguraba la confrontación entre la Unión Soviética (hoy Rusia) y los Estados Unidos?

Han pasado 65 años desde entonces y en ese trayecto en el tiempo la URSS quedó desmantelada, aunque hoy pretende revivir glorias que nunca tuvo y, en cambio, aquellas esperanzas se tradujeron en un rechazo del resto del mundo, tal como hoy sucede, cuando por la fuerza, un ser resentido, mediante derramamiento de sangre, pretende quedar en la historia como héroe, sin tomar en cuenta que desde ahora para la mayoría de los habitantes de la tierra es el villano menos respetado.

¿Y por qué vienen ahora los recuerdos?

Por la recientemente festejada primera mujer mexicana que viajó al espacio: la ingeniera Katya Echazarreta, nacida en Jalisco y radicada en San Diego, California, Estados Unidos, con ambas nacionalidades.

Esto ocurre en la segunda década del Siglo XXI, cuando suman 59 años de que una fémina surcó el entonces infinito, Valentina Tereshkova (a quien por cierto entrevistó en su viaje a México el director de Misión Política, Jesús Michel Narváez), a bordo de la nave Vostok, de la entonces Unión Soviética. Posteriormente viajarían otras tres mujeres.

Hoy, en el mundo suman más de 70 las féminas que han viajado al espacio, entre las cuales está la mexicana.

En aquellos años era común que este tipo de profesionistas, los cosmonautas rusos viajaran a nuestro país. 

Así, también estuvo en México, en marzo de 1981, el cosmonauta Anatoly Filipchenke, quien acudió a un desayuno con el grupo de periodistas “20 Mujeres y un Hombre”.

Cuando el hombre ingresó al salón del desayuno, “las veinte” quedaron sorprendidas con su estatura: más de dos metros, aunque… después constatamos que no era tanto, tal vez 10 centímetros menos, porque el soviético portaba altísimas plataformas en los zapatos…

Acudieron acompañándolo, el embajador de la Unión Soviética en México, Rostislav Sergueev y el viceministro del Consejo de Ministros de la URSS, Iván Bodiul.

En la entrevista, el cosmonauta aseguró que en su país había un grupo de mujeres que ya estaban entrenando para ir al espacio. Además, expuso que como requisitos indispensables debían contar con estudios superiores, licencia de piloto y hablar ruso.

Filipchenke, también aseguró que en la Unión Soviética el 57 de féminas eran profesionistas o contaban con cargos ejecutivos dentro de la industria, el comercio, la arquitectura y demás.

Expuso que la mujer rusa también participaba activamente en política, lo mismo en el parlamento, que en el politiburó y demás, en un 38 y 40 por ciento de los cargos.

Y como en ese tiempo la Tereshkova presidía el Comité Femenino del Partido Comunista, la recordó con respeto y se despidió con un deseo: “que tengan un cielo limpio”.

En el libro de los recuerdos escribió:

“Para el grupo 20 Mujeres y un Hombre mis sinceros deseos de que logren, en todos sus asuntos, llegar a las alturas cósmicas, buena salud, el cielo despejado y…felicidad”.

UNA MEXICANA

EN EL CIELO

Hoy los viajes hacia la estratósfera menudean y se calcula que aproximadamente 600 personas ya han viajado al espacio.

Uno de estas es una mujer: la ingeniera mexicana, quien vía Jeff Bezos (y gracias a una organización de ayuda) viajó en la cápsula New Shepard, de Blue Origin, que despegó de Texas el 4 de junio pasado.

La mexicana astronauta es la segunda persona con nuestra nacionalidad en viajar al espacio. El primero fue Rodolfo Neri Vela (saludos afectuosos ingeniero) en 1985, a bordo de la Misión 61-B, en el Transbordador Espacial Atlantis.

Hay que acotar, en cuanto a las mujeres que suman ya 75 las que han surcado el espacio exterior. Aseguran que en la cifra están incluidas cosmonautas, astronautas, especialistas en carga útil y participantes de la estación espacial.

Por otra parte, respecto a Rusia, recientemente el Tecnológico de Monterrey en su revista TecReview informó que dicho país dejará de operar en la Estación Espacial Internacional (ISS) después de 2024.

Aseguran los expertos que la decisión pone en riesgo la sobrevivencia de la plataforma.

Es evidente que la confrontación con Ucrania llega con sus estragos hasta el espacio, específicamente a la cooperación internacional, ya que en la misma se ubican no sólo los países europeos, sino Japón, Estados Unidos y Rusia, después de que inició su ensamblado en 1998, sí, hace 24 años.

Resaltan que el cometido de las estaciones espaciales es el estudio de los efectos del vuelo espacial sobre el cuerpo humano a largo plazo y también como plataformas para numerosos y prolongados estudios científicos que sean útiles en otros vehículos espaciales.

En el artículo del TEC también se expone:

Rusia desempeña un papel clave en el mantenimiento de la estación en órbita, pero algunas naves se han visto afectadas por las sanciones occidentales debido a la invasión a Ucrania.

“El anuncio ruso de querer retirarse del ISS se produce 10 días después de que fuera nombrado jefe de Roscosmos, Yuri Borissov, quien sustituyó a Dimitri Rogozin, conocido por su estilo áspero y su desmedido nacionalismo.

¿Qué sucederá?

El fantasma de Laika los va a morder.

Pero, pronto lo sabremos, pero… aquí en la tierra.

 

  

 

Acerca de misionpo 25796 Articles
Noticias nacionales e internacionales. Investigación y reflexión política.