Sordo de Nacimiento, Pero Estrella de la NFL

*Una Historia de Esfuerzo que hoy Comparte Como Motivación

*José Miguel Luna es la Inspiración de Muchos Discapacitados 

*“Despierta tu yo del Futuro” fue la Conferencia del Consejo de Creadores México 

*Se Efectuó en el Auditorio Metropolitano de Puebla y fue un Mensaje Para los Estudiantes

*“Una Discapacidad es la Oportunidad de Maravillar a Aquellos que lo tienen Todo”, Dijo

*Pidió a la Sociedad y las Autoridades, Apoyar a Quienes Sufren Para Integrarse 

*Sí a Quienes Tienen Dificultades en la Cotidianeidad, la Educación, el Deporte, el Trabajo

SUSANA VEGA LÓPEZ,

Enviada

PUEBLA, Pue.- La palabra imposible no existe en su vocabulario; si bien es sordo de nacimiento, aprendió a hablar; no obstante esta discapacidad logró jugar fútbol americano en la NFL. Ahora es conferencista motivacional que viaja a donde lo llamen y siempre agradece el apoyo de sus padres. Este personaje se llama José Miguel Luna.

Nació como cualquier bebé pero al paso del tiempo sus familiares se dieron cuenta de que no escuchaba, por lo que comenzó su ir y venir a consultorios, clínicas y hospitales para tratar de mejorar su audición; sin embargo, el diagnóstico fue definitivo: sordo de nacimiento.

Y como todo niño que admira a su padre y a su hermano mayor, José Miguel siguió sus pasos y los hizo suyos: jugar fútbol americano, práctica que inició a los nueve años de edad, sin escaparse de ser víctima de burlas porque no escuchaba. Sin embargo, su condición no le impidió jugar este deporte de contacto que requiere entender las jugadas.

“¿¡Te imaginas, un sordo que llegó a jugar en las grandes ligas!? No fue fácil, pero lo logré, ahora también soy coach y atleta”, dijo a Misión Política en entrevista exclusiva, luego de haber participado en el Foro “Despierta tu yo del futuro” que realizó el Consejo de Creadores México en el Auditorio Metropolitano de Puebla, donde señaló que tuvo que insistirle a su padre para que lo llevara a practicar este rudo deporte que requiere disciplina, fuerza y precisión.

No le fue fácil.

Miguel agradeció a Creadores México por darle la oportunidad de llegar con su mensaje a muchos jóvenes estudiantes y también a visitantes de otros lugares que acudieron al foro, a quienes pretende motivar para que venzan sus miedos. 

“Me gusta viajar, hago turismo, y también me gusta platicar con gente de otros lugares que se muestran interesados en mi historia. Eso me permite asistir a otras ciudades, a otros países”, dijo.

“Día a día demuestro que, en el ser humano, una discapacidad es la oportunidad de maravillar a aquellos que lo tienen todo”, expuso como uno de sus lemas preferidos.

Explicó, que, si bien puede leer los labios, las barras de metal que tienen los cascos del fútbol americano a nivel de la boca se lo impiden, por lo que fue difícil acoplarse, entender las jugadas y encontrar su posición: tacleador defensivo.

Recordó que, al principio, cuando comenzó a jugar, un niño se burló de él. Corrió a decirle a su papá, quien lo motivó a defenderse. Regresó y le dijo: “yo soy sordo, pero tú eres gordo y feo”. Y, con esfuerzo, con entereza, se abrió paso.

LA INCLUSIÓN

Llegar a la NFL fue un triunfo que sólo han logrado dos jugadores sordos y uno de ellos es, precisamente, el mexicano Miguel Luna, quién venció cualquier augurio fatalista y convenció a su equipo para que usara un lenguaje inclusivo, con señas.

De allí lo fundamental que resulta la inclusión en la sociedad, la oportunidad de que se brinde a todas las personas lo necesario para participar en algún ámbito, ya sea deportivo, educativo, laboral… que se adopten políticas de integración que permitan a la gente con capacidades diferentes incursionar en cualquier tarea.

En una reflexión, pidió que la sociedad, las autoridades, apoyen a las personas que, como él, padecen de ciertas dificultades para ser integrados totalmente a la cotidianeidad, a la educación, al deporte, al trabajo. “Es importante apoyar a quienes, por algún motivo, no son comunes para mejorar, para aprender, para tener y seguir un sueño”, dijo.

En su hablar se nota un gran esfuerzo: toma aire, abre la boca, gesticula, marca muy bien las palabras y deja salir su voz sin escucharla, pero sí conoce el valor de las palabras. No es vital oírse sino expresarse, darse a entender.

El aprendizaje es muy importante para todos, aunque para algunos sea más complicado. “Es más difícil, tengo que hablar, que contar una historia, decir a las personas que no hay imposibles”, expuso.

Durante su conferencia explicó lo difícil que resulta para un sordo asistir a una fiesta para integrarse y socializar porque el baile está implícito. Entender a las personas, a los amigos, no le es fácil pues para comunicarse le deben hablar de frente para que él pueda leer los labios, pero si el interlocutor voltea hacia otra persona o a otra parte, de plano ya no supo de qué se trataba.

Lo mismo le sucedió en la escuela: los maestros se volteaban al pizarrón y él ya no entendía nada.

La entrevista se realizó en el restaurante de un conocido hotel ubicado en La Angelópolis, donde nos sorprendió verlo hablar por celular ¿?. Sí, veía la pantalla, leía los labios de su interlocutor y luego pegaba el teléfono a su boca para platicar.

La gente lo observa. Su entonación parece la de un extranjero. No le da importancia a las miradas. Continúa su conversación con su peculiar forma de hablar.

-¡Entonces hablas por teléfono!

-Sí, pero cuando no logro explicar, entonces escribo mensaje.

Es amable, sencillo, decente y, como dice, “con la mente positiva siempre”. Insiste en que para triunfar se debe trabajar mucho. “¿Si no trabajas, qué vas a hacer?”, pregunta. Y refiere que es muy difícil abrirse caminos en una sociedad donde hay carencias, falta de educación, tolerancia.

“Hay que quitarse el miedo, trabajar duro, levantarse temprano, hacer ejercicio, estudiar”. Todo es más difícil para las personas que tienen algún problema como el de él pero se puede triunfar en la vida.

“Yo tengo que hablar, contar una historia”, dice Miguel y reitera la necesidad de hacerle saber a las personas que pueden lograr lo que se propongan porque él, así, con mucho esfuerzo, lo ha logrado.

Es muy importante el apoyo de la familia, los hermanos, los compañeros, los amigos, la sociedad en general. Se debe trabajar muchísimo para mejorar. Gracias, soy sordo ¡y qué!, concluyó.

 

 

 

Acerca de misionpo 24701 Articles
Noticias nacionales e internacionales. Investigación y reflexión política.