Y Después del Niño Ahogado Tratan de Tapar el Pozo, Cuando el Turismo Resultará Afectado

Informe Turístico

*Las Escenas de Terror que se Vivieron Dieron la Vuelta al Mundo

* La Orden de Atacar a la Población Indefensa y sus Familias, es de que Cobardes

*Más Grave si en Estas Acciones hay Participación Intelectual de Autoridades

*La Perversión en Este Asunto Tiene Alcances de Escándalo que Afectarán

*¿Es hoy el Narcotráfico un Gobierno Paralelo, Apoderado de Diversas Zonas?

*Revertir la Mala Imagen en el Exterior Será un Trabajo Interminable

ARTURO LINO GUZMÁN

Bajo ningún concepto son una buena señal para el sector turístico dar a conocer las escenas de terror que se vivieron hace algunos días en varios municipios de Guanajuato, Jalisco, Baja California y Chihuahua, en donde grupos delincuenciales, pertenecientes a los cárteles que operan en México, atentaron contra la población civil, porque las imágenes que se trasmitieron por los medios electrónicos y las plataformas digitales se proyectaron en todo el mundo y con ello se percibe una enorme indefensión, vulnerabilidad e inseguridad de la ciudadanía y del turista en general.

De hecho, en Estados Unidos ya se generaron alertas para que ciudadanos norteamericanos no realicen visitas, además de los estados arriba mencionados, a Michoacán, Tamaulipas, Colima, Sinaloa, así como Coahuila, Durango, Morelos, Nayarit, Sonora, Zacatecas y Estado de México, entre otros en los que se vive una ola de violencia incontenible. Por ello, existe una alta posibilidad de que el turismo internacional decida no viajar a destinos de México.

La orden de atacar, de causar pánico y miedo entre la población indefensa que se encontraba con sus familias, es de gente cobarde, pero es más grave si en estas acciones hay participación intelectual de algunas autoridades, de los niveles de gobierno que sea.

Se pudiera pensar que estos hechos fueron para distraer la atención de los mexicanos o formar cortinas de humo por lo que pasa en el país debido a la incompetencia gubernamental y de algunos empresarios de no tener, por ejemplo, medidas de seguridad, como sucedió en el caso de la industria minera y por la incapacidad para rescatar a los 10 trabajadores atrapados en la mina de carbón en Sabinas, Coahuila.

Asimismo, se pudiera suponer que también la distracción fue para pasar por alto la escalada inflacionaria; para evitar que se hable de la dilapidación de recursos en el Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles (AIFA); así como dejar de lado el cuestionar sobre la devastación de la selva y áreas naturales a causa de la construcción del Tren Maya; o de la violación flagrante de la Constitución y de las leyes que hace el Gobierno de la autollamada 4T. Si es así, la misión de los criminales, en especial de sus jefes, se cumplió.

La perversión en este asunto tiene alcances de escándalo y el turismo seguramente podrá sufrir afectaciones por esas causas, que no están del todo claras del por qué se realizaron los bloqueos con quema de autobuses, camiones y autos particulares con los que se bloquearon calles y avenidas. Lo curioso es que las autoridades no informan oportunamente y han sido omisas de dar a conocer las causas y si hubo acciones en contra de los delincuentes, para dejar sembrado el miedo, como instrumento de control, característica de los regímenes dictatoriales y fascistas.

Es claro que las estrategias que lleva a cabo el gobierno para garantizar la seguridad de los mexicanos son fallidas a todas luces, pues el reforzar las regiones o los estados con militares o Guardia Nacional luego de los incidentes violentos, no es efectivo, es algo así como “después de ahogado el niño hay que tapar el pozo” porque los delincuentes se han apoderado de zonas enteras y estratégicas del país, dictan sus reglas y son, prácticamente un gobierno paralelo.

El turismo es un sector sensible a estos eventos y a los propios mexicanos que tendrán sus reservas para decidir viajar a los destinos nacionales y más si las condiciones aéreas no son óptimas; en las carreteras prevalece la inseguridad, la situación se complica. Aun cuando los turistas domésticos ya estemos acostumbrados a estas escenas, no deja de horrorizarnos tanta violencia, pero sobre todo sentimos impotencia porque el gobierno no actúa en consecuencia.

Los centros vacacionales y los destinos turísticos en México son vulnerables ante la delincuencia y las imágenes que se han transmitido por televisión en todo el planeta; nos dejan como un país caótico con un gobierno indiferente, donde la impunidad es una característica de nuestra sociedad, en la cual hay desórdenes en las calles, en las avenidas y en las plazas turísticas.

Revertir la mala imagen en el exterior será un trabajo interminable de las secretarías de Turismo y de Relaciones Exteriores. Ahora más que nunca el país requiere de ingresos por divisas y una mayor derrama económica. Será interesante conocer la posición de las autoridades del sector y de la iniciativa privada al respecto de esta situación. 

 

Acerca de misionpo 24701 Articles
Noticias nacionales e internacionales. Investigación y reflexión política.