Gana el Publico y Atlas

Han pasado cinco meses desde aquella trágica tarde del 5 de marzo en el Estadio Corregidora y por fin, el futbol volvió a hablar teniendo a Rojinegros y Gallos Blancos sobre el terreno de juego.

Tras seis fechas, la “bicampeonitis” venía haciendo mella en los Zorros, hasta que enfrente se toparon a unos tristes emplumados de Mauro Néstor Gerk que se confirmaron como el peor equipo del Apertura 2022 y que incluso han rebasado la barrera de los 40 partidos como visitantes sin poder sumar de a tres. A lo Atlas, como les gusta decir por el rumbo de Colomos, el cuadro de Diego Cocca vino de atrás para imponerse 3 a 1 en el Estadio Jalisco.

Otra polémica arbitral y ahora le tocó turno al “Cantante” Guerrero. En el amanecer del cotejo, Herrera fue cargado por la espalda dentro del área, pero el silbante y el VAR decidieron hacerse de la vista gorda, caso contrario a la falta de Nervo sobre Sepúlveda, quien ya se enfilaba para encarar a Vargas, Guerrero mostró la amarilla, aunque yendo a consultar al monitor, el juez central corrigió su decisión y el zaguero argentino dejó con 10 a La Academia.

Después se dio la expulsión de Nervo, Ángel Sepúlveda aprovechó un centro preciso por izquierda y “El Cuate” no perdonó con sólido testarazo. La noche se le venía encima a un Atlas en inferioridad numérica y que se había cansado de fallar en el comienzo. Toño Rodríguez venía siendo factor al sacarle un frentazo pegadito al palo y después resolvió de manera correcta un mano a mano frente al peruano Flores.

La “Furia Rojinegra” hizo acto de presencia en el complemento, todo derivado de la roja a Mendoza. El juego tuvo un antes y después de que el elemento de los Gallos bajó a Quiñones y Guerrero lo envió directo y sin escalas a las regaderas. En la siguiente acción, Ocejo fue arrollado en el área por Silva y “El Hueso” Reyes solo se encargó de fusilar a Rodríguez desde el manchón penal. El bicampeón se encontraba de vuelta y ya encarrilado, no hubo poder que lo frenara. El canto del gallo se aplacó al 67´ de tiempo corrido cuando Ozziel Herrera desde la media distancia superó la estirada del meta queretano y así, en un abrir y cerrar de ojos, en un pequeño lapso de cinco minutos, los jaliscienses le dieron la vuelta.

Los gallos del Querétaro jamás tuvo reacción, los plumíferos encajaron el pico varios metros bajo tierra y Quiñones les puso el tercero y definitivo ya casi sobre el final. Los rojinegros parecen estar de vuelta con su segunda victoria del semestre, mientras que Querétaro sigue caminando solo, desangelado y en la oscuridad desde aquel triste suceso que marcó a la Liga MX.

Acerca de misionpo 22229 Articles
Noticias nacionales e internacionales. Investigación y reflexión política.