¿Palabra de Ministro?

Punto de Vista

Por Jesús Michel Narváez

Con motivo del inicio del segundo periodo de la Suprema Corte DE Justicia de la Nación, su presidente, el ministro Arturo Zaldívar Lelo de Larrea afirmó que el Poder Judicial de la Federación se mantendrá firme e independiente en la toma de sus sentencias.

¿Palabra de ministro?

La pregunta es válida, toda vez que en su gestión decenas de magistrados y jueces han sido reconvenidos por el Consejo de la Judicatura y en algunos casos suspendidos en sus funciones por razones que, presuntamente, violentaron el Estado de Derecho.

La mayoría de los integrantes del Poder Judicial de la Federación han mantenido el principio de independencia y han aplicado sentencias condenatorias o exculpatorias cuando los casos lo ameritan.

Hoy algunos jueces están “siendo investigados” y no por el Consejo de la Judicatura, el órgano regulador de las acciones judiciales federales, sino por la Presidencia de la República y la Fiscalía General de la República.

Jueces que ha aplicado el principio rector: ser garantes de la constitucionalidad irritan al huésped temporal de Palacio Nacional cuando conceden amparos en estricto apego a loa legalidad. Y los amenaza públicamente, en sus monólogos mañaneros.

Si se trata de amparos contra decisiones tomadas por quienes interpretan a su manera la Ley del Servicio Eléctrico o por aquellos que destruyen el medio ambiente y atentan contra los derechos humanos, estalla la ira.

Dos casos se han vuelto emblemáticos por el ejercicio abusivo del poder: Rosario Robles Berlanga y Emilio Lozoya Austin.

Y no se trata de defenderlos. Para eso tienen abogados y conocen sus derechos. No. Es cuestión de justicia apegada a la LEY.

El caso de la exsecretaria de Desarrollo Social y Desarrollo Urbano, ha sido denunciado como “una venganza política”. EL delito que se le imputa no requiere de prisión preventiva oficiosa. Y, sin embargo, lleva dos años 10 meses tras las rejas de Santa Martha Acatitla. 

El del exdirctor de Pemex cobró relevancia por haber sido cercano colaborador del expresidente Peña Nieto y al ser detenido llegó a un acuerdo con la Fiscalía General de la República y le fue concedido el ser “testigo colaborador”. Al no obtener la autoridad los nombres y las pruebas suficientes para judicializar carpetas en contra del expresidente, el exsecretario de Hacienda y otros encumbrados políticos de la pasada administración, se le declaró la prisión preventiva en el reclusorio Norte. Es decir, de haber obtenido el fiscal general los nombres buscados, el exfuncionario estaría comiendo o cenando pato laqueado.

Aquí, en estos casos, los jueces de las causas han sido mencionados como “jueces a modo” y, las defensas de ambos reclusos, afirman que se trata de venganzas políticas.

Sin embargo, en términos generales, porque dos togados no hacen verano, los jueces federales, los magistrados de los Tribunales Colegiados, mantienen la independencia incluso del ministro presidente de la Suprema Corte.

Deseable, por la salud del país, que el Poder Judicial se mantenga independiente y que actúe conforme a derecho. Zaldívar tiene la oportunidad de pasar a la historia como un defensor de la libertad y la justicia. 

Ojalá y no la arroje por el drenaje profundo y que cumpla su palabra.

E-mail: jesusmichelmp@hotmail.com, Twitter: @misionpolitica, Facebook: Jesús Michel y en Misión, Periodismo sin Regaños martes y jueves de 16 a 17 horas por el 760 de Amplitud Modulada

 

Acerca de misionpo 22229 Articles
Noticias nacionales e internacionales. Investigación y reflexión política.