Un Duelo de Fogones Donde el Máximo Ganador es el Comensal

*¿Dónde? En la Ruta Turística de Tabasco, Conformada por 17 Municipios

*Y se puede Disfrutar el Pischul, una Tostada con Frijol Apodada “Pizza Tabasqueña”

*O qué le Parece el Huliche, un Guiso Espesado de Masa que Puede ser de Pavo

*Ya Vienen los Festivales, del Queso y del Chocolate, Entre Otros

*¿Qué tal Navegar por el río más Caudaloso de México, el Usumacinta

*¿Y por qué no, de Pasadita Lanzarse de un Puente y Colgar Como Péndulo?

  de un puente y colgar como péndulo, flotar en un manantial 

 

SUSANA VEGA LÓPEZ

El cacao, el chocolate, el queso, el plátano y el maíz son los productos estrella, la materia prima, que se mezcla para participar en el duelo de fogones donde las cocineras forman parte de la promoción de la ruta turística que ofrece Tabasco y que se suma a otros productos turísticos para atraer a quienes buscan experiencias nuevas en el paladar de las personas.

Tabasco innova y tienen cocina de autor en la zona de Los Ríos y en la zona de La Sierra… Lo conforman 17 municipios como Tapijulapa, Comalcalco y Centla, entre otros, que cuentan con el programa de cocineras tradicionales para realizar platillos emblemáticos.

La gente quiere visitar las casas de los tabasqueños para vivir la experiencia de comer lo que cocinan; qué ingredientes utilizan, cómo lo preparan, en qué lugar y dónde comen, por lo que ya se programan visitas a los hogares de las cocineras que atienden a los turistas en sus patios o en sus comedores.

Allí, los visitantes conocen los fogones donde las cocineras y las amas de casa, elaboran sus alimentos que preparan con alegría, amor y la ilusión de dar una buena impresión a los turistas; de impactarlos con sus utensilios, artesanías, bordados y más para promover la economía del lugar. Por lo general estas cocineras ya compitieron en el Duelo de Fogones para formar parte de la ruta gastronómica.

Tapijulapa, Pueblo Mágico, cuenta con un platillo que se llama pischul, que es una especie de tostada o pizza que lleva frijol, queso, repollo… es la llamada “pizza tabasqueña”.

El huliche es un guiso espesado de masa que puede ser de pavo que lleva un sofrito, un guiso adobado con un arroz de menudencias hechas en fogón. También está la preparación del pejelagarto, un pescado único de la región que ha llamado la atención del extranjero.

Tabasco se modifica y transforma con cambios importantes en la gastronomía para poder deleitar a los turistas con costillas en salsa de cacao, camarones guisados y servidos en una cama de queso de poro, ceviche blanco, pischul, carne de pollo, pescado, res o cerdo cocinados al vapor envueltos en hoja de plato, por citar algunos de los platillos que se pueden degustar en la zona de la sierra y de los ríos.

La orografía, la flora y la fauna de Tabasco son tan diversa que te permite tener esos tipos de platillos no basados en un solo ingrediente. Así lo comentaron, en conferencia de prensa, el encargado de la Subsecretaría de Promoción Turística de la Secretaría de Turismo del estado de Tabasco, Rodrigo Calvario; el presidente de la AMAV Nacional, Eduardo Paniagua; y Jorge Ruiz, de la AMAV Tabasco.

Ellos vinieron a la colonia Roma de la Ciudad de México para anunciar el Octavo Festival del Queso que se llevará a cabo entre el 29 y 31 de julio, en el Centro de Convenciones del municipio de Tenosique, Tabasco, localizado a dos horas de Villahermosa, en donde se espera la asistencia de más de 50 mil personas.

Este 2022 llega con todo para comercializar y mostrar el rescate de las tradiciones y gastronomía basados en la industria lechera y del queso, donde también habrá capacitaciones, catas, maridajes, talleres, conferencias, exhibición y venta de quesos.

Un festival que se realiza continuamente donde se recuerda que en 2019 participaron alrededor de 50 productores y se comercializaron 7.3 toneladas de queso. Sin embargo, por la pandemia que se vivió, la fiesta se suspendió por dos años (en 2020 y 2021).

Allí también se anunció el Festival del Chocolate, en su onceava edición, a realizarse del 23 al 27 de noviembre, en Villahermosa, al capital, donde se espera la asistencia de 90 mil personas.

Tabasco produce el queso de poro, un producto especial y único de la región; es un queso semimaduro, laminado, en el cual se busca tener una marca común que se pueda comercializar en Campeche, Chiapas, Veracruz y en otras zonas como la Ciudad de México.

En Tabasco también se elabora el provolone ahumado, el queso fresco, queso de hebra, doble crema, el queso asado y el queso de búfalo, entre otros, además de las innovaciones como el queso de hebra relleno, el queso enchilado y el queso con especias, por citar algunos.                                                                       

Además de contar con la ruta del queso y la del chocolate se pueden realizar experiencias de aventura en una travesía por el río más caudaloso de México, el Usumacinta, aventarse de un puente y colgar como péndulo, flotar en un manantial.

Sonia García Domínguez, quien asistió invitada por la Oficina de Convenciones y Visitantes de Tabasco, nació en una comunidad originaria de artesanos con más de 500 años de antigüedad donde se preserva su cultura y sus tradiciones. Es experta en turismo comunitario por lo que se involucra de manera directa a renovar, junto con su familia, experiencias donde se incluyen talleres, cursos de artesanías y recorridos en plantaciones.

Ella elabora artesanías de palma para hacer tortillero, servilleteros; un oficio que aprendió de su papá. También trabaja la jícara, conocida como “el utensilio de los dioses”, que previamente lava, limpia y pone a ahumar para después labrarla y quedar lista para servir el pozol, el chocolate, el café o el agua.

Para el tejido de petates, bolsas de mano, abanicos, sombreros, petates, aretes, collares y más, utiliza la cañita, materia prima que no destruyen sino que siembran, podan, cortan, cuidan y preservan como el guano, una matita que a los dos años el cocoyo está listo para ser cortado. Se pone a secar al sol, se pinta y se trabaja para elaborar sus artesanías.

Ella portaba un vestido tradicional con blusa bordada por Alicia Hernández Días, en punto de lomillo, y una falda amplia que ella misma costuró. Es licenciada en contaduría pública, aunque se ha interesado más en promover lo que se elabora en su estado. Así, con una visión más amplia sobre el sector artesanal y turístico ha impartido talleres en hoteles, universidades, en casas, en parques y a donde la inviten.

 

Acerca de misionpo 24700 Articles
Noticias nacionales e internacionales. Investigación y reflexión política.