El Deterioro Laboral de Controladores Aéreos, Generado por Funcionarios del SENEAM 

Los Privilegios del Poder 

VERÓNICA V. GONZÁLEZ Y ARNOLDO PIÑÓN 

El deterioro en en la calidad del control del tránsito aéreo a cargo del organismo Servicios a la Navegación en el Espacio Aéreo Mexicano (SENEAM) y que provocó la renuncia de Víctor Manuel Hernández Sandoval, por el acercamiento de dos aviones en el Aeropuerto Internacional «Benito Juárez» de la Ciudad de México, fue causado por cuatro ex dirigentes con el objetivo de desaparecer el Sindicato Nacional de Controladores de Transito Aéreo (SINACTA).

Desde la designación de Raúl Gumersindo Campilla Gómez como integrante del equipo funcionarios, quien influyó para que también fueron incorporados Gustavo Alcalá y Raúl Lujano, para sumar más tarde a Mauro Sánchez Méndez, emprendieron una persecución contra controladores afiliados a la organización sindical.

Campilla Gómez fue el primer secretario general del SINACTA, el cual en mayo de 1999, con la jurisprudencia de la Corte de Justicia de la Nación de permitir el pluralismo sindical en el sector público, cimbró a la burocracia nacional.

Hasta entonces, la Ley Federal de los Trabajadores al Servicio del Estado establecía que en cada dependencia solo podía haber un sindicato. Fue declarado inconstitucional el artículo 68, para permitir el surgimiento de sindicatos minoritarios -la otra excepción es el SITISSSTE que preside Carlos Alberto Hernández Nieto-.

En 2012, Campilla Gómez en una actitud arrogante, anunció que no buscaría una nueva reelección en la dirigencia. Pretendía erigirse en realidad en un líder irreemplazable. Le fallaron los cálculos y fue electo Ángel Iturbe Estropea como su sustituto.

Pese a que se le mantuvo la comisión sindical durante los siguientes seis años, incubó un odio en contra de sus compañeros que lo habían acompañado en la constitución del sindicato, incluido el abogado Alejandro Velázquez Méndez, quien utilizó los tratados firmado por nuestro país con la Organización Internacional del Trabajo (OIT) para liquidar la unicidad sindical en el sector público.

La gestión de Iturbe Estrop sondeó la posibilidad de suspender la compensación económica -a cuenta de las cuotas sindicales- que Campilla Gómez estableció para Sánchez Méndez, por el apoyo que les otorgó en la lucha por la creación del sindicato de los controladores aéreos, el primero de carácter gremial en el sector público.

Por iniciativa propia, el entonces secretario de finanzas del SINACTA, Gustavo Alcalá, suspendió el pago. Se creyó que había sido una decisión del secretario general.

Sánchez Méndez se unió a Campilla Gómez en el resentimiento contra Iturbe Estrop. Los odios se agudizaron en mayo de 2018, cuando Alcalá debió declinar a sus aspiraciones de convertirse en secretario general de ese sindicato, Lara evitar una apabullante derrota frente a José Alfredo Covarrubias Aguilar.

La designación de Hernández Sandoval en la Dirección general del SENEAM en diciembre de 2018, en el naciente gobierno del residente Andrés Manuel López Obrador, le dio ja oportunidad a Campilla de ser el funcionario de mayor influencia.

Integrado el equipo, dieron rienda suelta a sus ánimos de acabaral SINACTA y cobrar venganza contra Aguilar Covarrubias e Iturbe Estrop. Emprendieron la toma de decisiones en contra de controladores aéreos afiliados al SINACTA, con la finalidad de que se cansaran y se cambiaran a cualquiera de los otros dos existentes.

El SINACTA es el sindicato que agremia a la mayoría de los poco más de mil controladores de tránsito aéreo existentes en el país. Realizan una actividad especialmente estresada, debido a que de sus decisiones dependen las vidas de quienes viajan en avión.

Tan estresante es esa actividad, que cada determinadas horas de estar frente a pantallas, deben descansar un tiempo, para evitar el cansancio que les lleve a cometer que pueden ser fatales.

Los controladores aéreos tienen niveles salariales por encima de la mayoría de los trabajadores. Laborar horas extras se convirtió en una práctica cotidiana, hasta llegar a niveles excesivos, como consecuencia de las políticas que deterioraron las relaciones laborales en el SENEAM, impulsadas por el grupo de Campilla.

La persecución alcanzó tales niveles que se cancelaron la mayoría de las licencias sindicales del SINACTA. Incluso se pretendió obligar a Covarrubias Aguilar y a Iturbe Estrop -secretario general y secretario de organización- a que revalidaran sus licencias de controladores aéreos.

 Presionaron hasta que el director general accedió a no prorrogar las licencias sindicales de ambos. 

En el Diario Oficial de la Federación, el 10 de febrero de 2020, se le notificó a Ángel Iturbe Estrop, secretario de organización del SINACTA, que el 15 de enero se habían dado por terminados los efectos de su nombramiento como servidor público por abandono de empleo «y repetida falta injustificada a sus labores».

Al secretario general, José Alfredo Covarrubias Aguilar, también a través del Diario Oficial se le notificó su despido, una vez que tampoco se le renovó su comisión sindical, al negarse, al igual que Iturbe Estrop a revalidar su licencia de controlador de tránsito aéreo, a lo que no estaban obligados por no estar frente a pantallas y realizar una labor de representación sindical.

Apenas el 1 de abril, Sánchez Méndez fue promovido a coordinador de ingenieria, en la Dirección General Jurídica del SENEAM,  a fin que obtuviera un mejor salario, aun cuando pudiera haber incurrido en el delito de usurpación de profesión.

Incluso existen dudas que el ex jefe del Departamento Jurídico del SENEAM tenga los conocimientos para haber desempeñado como encargado de esa área.

En un desplegado periodístico, el SINACTA acusó a Sánchez Méndez de ser un «extorsionador de sindicatos», mientras sostuvo que el resentimiento del ex director gene al del SENEAM obedecía a que antes de 2018 no aceptaron pagarle una cantidad importante de dinero por información privilegiada de auditorías de la OACI, autoridad internacional en materia de aviación.

El pasado domingo 8 de mayo, Hernandez Sandoval renunció a la Dirección general del SENEAM, luego que dos aviones estuvieron a nada chocar en el Aeropuerto Internacional «Benito Juárez» de la Ciudad de México y tras que la organización internacional de pilotos advirtió que existían riesgos de colisiones en el espacio aéreo mexicano. 



Enviado desde mi iPad

 

 

 

Obtener Outlook para Android

From: VERONICA VALDES <veronicav84@hotmail.com>
Sent: Wednesday, May 11, 2022 4:51:10 PM
To: MISION POLITICA <misionpolitica11@gmail.com>; VISION <visionpolitica@hotmail.com>
Subject: RV: Los privilegios del poder

 

 

 

 

Los privilegios del poder 

 

El deterioro laboral de controladores aéreos, generado por funcionarios del SENEAM 

 

 

Por Verónica V. González y Arnoldo Piñón 

 

El deterioro en en la calidad del control del tránsito aéreo a cargo del organismo Servicios a la Navegación en el Espacio Aéreo Mexicano (SENEAM) y que provocó la renuncia de Víctor Manuel Hernández Sandoval, por el acercamiento de dos aviones en el Aeropuerto Internacional «Benito Juárez» de la Ciudad de México, fue causado por cuatro ex dirigentes con el objetivo de desaparecer el Sindicato Nacional de Controladores de Transito Aéreo (SINACTA).

Desde la designación de Raúl Gumersindo Campilla Gómez como integrante del equipo funcionarios, quien influyó para que también fueron incorporados Gustavo Alcalá y Raúl Lujano, para sumar más tarde a Mauro Sánchez Méndez, emprendieron una persecución contra controladores afiliados a la organización sindical.

Campilla Gómez fue el primer secretario general del SINACTA, el cual en mayo de 1999, con la jurisprudencia de la Corte de Justicia de la Nación de permitir el pluralismo sindical en el sector público, cimbró a la burocracia nacional.

Hasta entonces, la Ley Federal de los Trabajadores al Servicio del Estado establecía que en cada dependencia solo podía haber un sindicato. Fue declarado inconstitucional el artículo 68, para permitir el surgimiento de sindicatos minoritarios -la otra excepción es el SITISSSTE que preside Carlos Alberto Hernández Nieto-.

En 2012, Campilla Gómez en una actitud arrogante, anunció que no buscaría una nueva reelección en la dirigencia. Pretendía erigirse en realidad en un líder irreemplazable. Le fallaron los cálculos y fue electo Ángel Iturbe Estropea como su sustituto.

Pese a que se le mantuvo la comisión sindical durante los siguientes seis años, incubó un odio en contra de sus compañeros que lo habían acompañado en la constitución del sindicato, incluido el abogado Alejandro Velázquez Méndez, quien utilizó los tratados firmado por nuestro país con la Organización Internacional del Trabajo (OIT) para liquidar la unicidad sindical en el sector público.

La gestión de Iturbe Estrop sondeó la posibilidad de suspender la compensación económica -a cuenta de las cuotas sindicales- que Campilla Gómez estableció para Sánchez Méndez, por el apoyo que les otorgó en la lucha por la creación del sindicato de los controladores aéreos, el primero de carácter gremial en el sector público.

Por iniciativa propia, el entonces secretario de finanzas del SINACTA, Gustavo Alcalá, suspendió el pago. Se creyó que había sido una decisión del secretario general.

Sánchez Méndez se unió a Campilla Gómez en el resentimiento contra Iturbe Estrop. Los odios se agudizaron en mayo de 2018, cuando Alcalá debió declinar a sus aspiraciones de convertirse en secretario general de ese sindicato, Lara evitar una apabullante derrota frente a José Alfredo Covarrubias Aguilar.

La designación de Hernández Sandoval en la Dirección general del SENEAM en diciembre de 2018, en el naciente gobierno del residente Andrés Manuel López Obrador, le dio ja oportunidad a Campilla de ser el funcionario de mayor influencia.

Integrado el equipo, dieron rienda suelta a sus ánimos de acabaral SINACTA y cobrar venganza contra Aguilar Covarrubias e Iturbe Estrop. Emprendieron la toma de decisiones en contra de controladores aéreos afiliados al SINACTA, con la finalidad de que se cansaran y se cambiaran a cualquiera de los otros dos existentes.

El SINACTA es el sindicato que agremia a la mayoría de los poco más de mil controladores de tránsito aéreo existentes en el país. Realizan una actividad especialmente estresada, debido a que de sus decisiones dependen las vidas de quienes viajan en avión.

Tan estresante es esa actividad, que cada determinadas horas de estar frente a pantallas, deben descansar un tiempo, para evitar el cansancio que les lleve a cometer que pueden ser fatales.

Los controladores aéreos tienen niveles salariales por encima de la mayoría de los trabajadores. Laborar horas extras se convirtió en una práctica cotidiana, hasta llegar a niveles excesivos, como consecuencia de las políticas que deterioraron las relaciones laborales en el SENEAM, impulsadas por el grupo de Campilla.

La persecución alcanzó tales niveles que se cancelaron la mayoría de las licencias sindicales del SINACTA. Incluso se pretendió obligar a Covarrubias Aguilar y a Iturbe Estrop -secretario general y secretario de organización- a que revalidaran sus licencias de controladores aéreos.

 Presionaron hasta que el director general accedió a no prorrogar las licencias sindicales de ambos. 

En el Diario Oficial de la Federación, el 10 de febrero de 2020, se le notificó a Ángel Iturbe Estrop, secretario de organización del SINACTA, que el 15 de enero se habían dado por terminados los efectos de su nombramiento como servidor público por abandono de empleo «y repetida falta injustificada a sus labores».

Al secretario general, José Alfredo Covarrubias Aguilar, también a través del Diario Oficial se le notificó su despido, una vez que tampoco se le renovó su comisión sindical, al negarse, al igual que Iturbe Estrop a revalidar su licencia de controlador de tránsito aéreo, a lo que no estaban obligados por no estar frente a pantallas y realizar una labor de representación sindical.

Apenas el 1 de abril, Sánchez Méndez fue promovido a coordinador de ingenieria, en la Dirección General Jurídica del SENEAM,  a fin que obtuviera un mejor salario, aun cuando pudiera haber incurrido en el delito de usurpación de profesión.

Incluso existen dudas que el ex jefe del Departamento Jurídico del SENEAM tenga los conocimientos para haber desempeñado como encargado de esa área.

En un desplegado periodístico, el SINACTA acusó a Sánchez Méndez de ser un «extorsionador de sindicatos», mientras sostuvo que el resentimiento del ex director gene al del SENEAM obedecía a que antes de 2018 no aceptaron pagarle una cantidad importante de dinero por información privilegiada de auditorías de la OACI, autoridad internacional en materia de aviación.

El pasado domingo 8 de mayo, Hernandez Sandoval renunció a la Dirección general del SENEAM, luego que dos aviones estuvieron a nada chocar en el Aeropuerto Internacional «Benito Juárez» de la Ciudad de México y tras que la organización internacional de pilotos advirtió que existían riesgos de colisiones en el espacio aéreo mexicano. 

 


Acerca de misionpo 21262 Articles
Noticias nacionales e internacionales. Investigación y reflexión política.